Última hora

Última hora

Trump: "el califato desaparecerá esta noche"

El presidente Donald Trump en Lima, Ohio. Estados Unidos. 20 de marzo 2019.
El presidente Donald Trump en Lima, Ohio. Estados Unidos. 20 de marzo 2019. -
Derechos de autor
Reuters/ Carlos Barria
Tamaño de texto Aa Aa

Con mapa de Siria en mano, el presidente Donald Trump afirmó este miércoles 21 de marzo que el último reducto del grupo terrorista Estado Islámico (EI) será liberado por las fuerzas respaldadas por Estados Unidos "para esta noche".

No es la primera vez que el líder republicano anuncia la inminente caída del grupo, aunque seguido a estas declaraciones anteriores, se ha reportado el resurgimiento de células armadas que no ha permitido marcar el punto final en este conflicto bélico internacional. Sin embargo, sin señales de lucha este miércoles y la avanzada militar en el este de Siria, todo parece indicar que las aseveraciones de Trump podrán ser muy pronto confirmadas.

"Solo queda un minúsculo punto rojo", apuntó Trump mientras comparaba, presúntamente, un mapa de los terrirotios del EI antes de su llegada al Gobierno y uno actualizado.

Reuters/ Carlos Barria
El presidente de Estados Unidos Donald TrumpReuters/ Carlos Barria

"Cuando me hice cargo, era un desastre. Estaban por todas partes, por toda Siria e Irak", dijo Trump que a finales de años había declarado retirar al menos 2 mil soldados del territorio sirio, sin embargo, anunció durante esta rueda de prensa que su país mantendrá a 400 soldados en Siria "por cierto tiempo".

Por su parte, El ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, cuyo país ha participado en la campaña, expresó que esperaba el anuncio de la "derrota territorial final" para los "próximos días".

Una pérdida total del campamento de Baghouz, sería el evento que marcaría el 'no retorno' del también conocido como Daesh. Un duro golpe después de su derrota en Irak en 2017.

Pero no se puede subestimar al grupo yihadista. El Instituto para el Estudio de la Guerra ha indicado que la red terrorista está lo suficientemente ampliada, específicamente al norte de Irak, para mantener su status clandestino y seguir llevando a cabo ataques mortales.

El Estado Islámico ha caído, pero no ha sido derrotado

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) que emprendieron una ofensiva contra el último bastión del grupo islámico, continúan sus operaciones de "barrido" en Baghouz este jueves 21 de marzo, declaró un comandante.

"Las operaciones de barrido continúan en el campamento de Baghouz", detalló en una breve declaración enviada a periodistas, el líder de operaciones de las FDS, negando los informes sobre la caída yihadista en el este del país.

"Si la historia es una guía, la reconquista del territorio controlado por el Estado Islámico puede ser una victoria efímera a menos que Irak y Siria solucionen el problema que dio lugar al movimiento extremista en primer lugar: los gobiernos que enfrentan a un grupo étnico o sectario contra otro".
Robert Burns
Periodista especialista en la seguridad national y militar estadounidense para la Agencia Associated Press.

Según las fuerzas combatientes apoyadas por la coalición internacional, desde enero, unas 67 mil personas han abandonado el enclave, incluidos 5 mil yihadistas detenidos tras su entrega.

Contrariamente y a pesar de los alentadores pronósticos, Stephen Biddle, profesor de asuntos internacionales de la Universidad de Columbia ve una gran posibilidad de que EI siga siendo una amenaza insurgente en Irak y Siria con una intensidad que "probablemente aumentará".

"Sospecho que los analistas en 2025 que mirarán hacia atrás sobre esto, verán el desalojo del EI de su último territorio contiguo y las celebraciones estadounidenses asociadas como otro ejemplo de reacciones excesivamente estrechas y miopes a eventos secundarios", dijo Biddle a la Agencia Francesa de Prensa (AFP).

Muchos apuntan que el problema ahora es lograr el objetivo político de reconciliar a los grupos internos rivales en ambos países.

La guerra en Siria que abarcó cinco años, dos presidencias estadounidenses y gastó más de 100 mil bombas, ha dejado más de 370 mil muertos y millones de desplazados y refugiados desde 2011, según datos cifras recogidas por la AFP.