Última hora

Última hora

Mujer británica no siente dolor o ansiedad debido a una mutación genética

Mujer británica no siente dolor o ansiedad debido a una mutación genética
Derechos de autor
Vía Wikimedia Commons/ Joseluissc3 -
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando Joe Cameron se sometió a una delicada operación para una de sus manos, los médicos advirtieron que la recuperación no sería fácil, este tipo de operación causa normalmente fuertes molestias a los pacientes y por ello se les prescriben analgésicos.

En aquel entonces, Cameron de 66 años y residente de Escocia renegó de los calmantes ya que no sentía molestia o dolor alguno. Su anestesista, Devjit Srivastava, la derivó a especialistas en genética del University College London (UCL) y de la Universidad inglesa de Oxford, quienes, tras una serie de pruebas, observaron una mutación genética en un endógeno, que no tiene la funcionalidad completa de los genes normales.

Los investigadores lo denominaron FAAH-OUT, pero también hallaron que Cameron tenía una mutación en otro gen cercano que controla la enzima del FAAH, explicaron a través de un informe del British Journal of Anaesthesia publicado el martes 26 de marzo.

El gen FAAH es bien conocido por los médicos que investigan el dolor puesto que es vital en el proceso sensorial de los dolores, la memoria y el estado de ánimo de las personas.

Estas dos mutaciones en conjunto suprimen el dolor y la ansiedad, mientras que aumentan la sensación de felicidad y el proceso de curación.

"No tenía idea de que hubiera algo inusual hasta hace unos años (...) Yo pensaba que era normal", declaró Cameron a la BBC y agrega, "Miro hacia atrás y me doy cuenta de que no necesitaba analgésicos, pero si uno no los necesita, tampoco cuestiona el porqué".

Según relatos de la británica, si sufría alguna quemadura solo se daba cuenta por el olor a carne quemada y sus heridas sanaban bastante rápido.

Cameron de 71 años, no sintió dolor en sus partos ni sintió miedo cuando sufrió un accidente de tránsito unos años atrás. Es posible que su cuerpo jamás haya experimentado la adrenalina.

"Un peculiar genotipo"

Los científicos investigaron el historial familiar de la británica y consiguieron que su madre si era sensible al dolor al igual que su hija. Sin embargo, su hijo porta la segunda mutación por lo que su umbral de dolor está excesivamente alto, nunca toma analgésicos y con frecuencia se quema la boca con bebidas calientes y comida.

Sospechan que el padre de Cameron fue quien le transmitió la mutación.

El médico James Cox, del UCL y uno de los autores del informe, apuntó que los investigadores observaron que esta pensionista tenía un "particular genotipo" que reduce la actividad de un gen.

"Ahora que hemos descubierto cómo este nuevo gen identificado funciona, esperamos hacer más progresos en nuevos tratamientos" contra el dolor, dijo Cox.

También han indicado que puede haber más personas con la misma mutación genética y han pedido a cualquiera que no sienta dolor que lo haga saber a los investigadores.