Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El Reino Unido en el laberinto del Brexit

El Reino Unido en el laberinto del Brexit
Derechos de autor
REUTERS/Dylan Martinez
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En busca de salidas ante la encerrona del Brexit. Theresa May trata de desbloquear la situación en el Parlamento sobre las alternativas al acuerdo negociado con Bruselas. Una reunión maratoniana para solucionar el embrollo y entre las opcion es está el dejar la Unión Europea por las bravas o convocar elecciones. Se espera que May someta su plan a una cuarta votación esta semana.

"Creo que debemos reconocer que el acuerdo de la primera ministra es el mejor que hay sobre la mesa, asegura Andrea Leadsom, Líder del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes. El problema con las opciones que fueron rechazadas anoche es que ninguna buena para el Reino Unido ni cumplen las expectativas del referéndum, ni satisfacen a quienes querían permanecer en la UE. Pero es el mejor compromiso,

Ante el actual punto muerto, si May no logra que el parlamento ratifique su acuerdo, tendría la opción de pedir a la Unión Europea una prórroga más extensa. O bien adentrarse aún más en el laberinto al optar por una salida sin acuerdo o bien renunciar y convocar elecciones,

"Esto no tiene sentido, dice este londinense jubilado. Parece una encerrona entre los parlamentarios que no consiguen decidir y la Primera Ministra que no logra obtener la mayoría".

"De todos modos tendremos problemas, sospecha una ingeniera entrevistada en las calles de Londres. Espero que al final logremos solucionarlos. Dejemos que el país trate de estabilizarse y elabore un plan de salida, aunque creo que esto no le está haciendo ningún bien a nadie ".

El acuerdo que se ha votado tres veces, es vinculante y hace referencia a un periodo de transición el hasta finales de 2020. Establece los derechos de los ciudadanos británicos y comunitarios y la factura que el país deberá pagar unos 45.000 millones de euros. También recoge la controvertida salvaguarda irlandesa, para evitar una frontera entre las dos Irlandas.