Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Malmstrom: "sería muy perjudicial para EEUU y para nosotros si nos imponemos aranceles"

Malmstrom: "sería muy perjudicial para EEUU y para nosotros si nos imponemos aranceles"
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Ha estado a cargo de duras negociaciones en nombre de la Unión Europea con antiguos socios comerciales, como los Estados Unidos, pero también con otros nuevos, como China. La invitada de esta edición de The Global Conversation es la Comisaria Europea de Comercio, Cecilia Malmstrom. Está en una pausa del Brexit y nos encontramos con ella en Florencia, en un momento crucial para Europa.

Malmstrom defiende que "el comercio es algo positivo, crea empleo y trae mucho más trabajo del que destruye", y cree que deberíamos tener acuerdos comerciales con EEUU en beneficio mutuo dejando atrás la imposición de aranceles.

CECILIA MALMSTROM: "Bueno, comerciamos a cada segundo con EEUU, así que por supuesto somos socios comerciales. Deberíamos facilitar el comercio porque tenemos acuerdos comerciales básicamente con todo el mundo, ya sea en vigor o en fase de negociación, por lo que sería natural tener uno con Estados Unidos. Ahora las condiciones han cambiado un poco desde el TTIP, pero hemos dicho que podemos hacer algo limitado para recuperar parte de la confianza que se ha perdido y aprovechar eso para ver si podemos facilitar el comercio en beneficio mutuo, y creo que eso todavía es posible".

  • Las relaciones entre EEUU y la UE parecían normalizadas, pero el caso de Airbus contra Boeing parece haber reavivado las tensiones, ya que la UE está dispuesta a castigar las exportaciones de EEUU con aranceles de 12.000 millones de dólares. ¿Pueden 14 años de disputa sobre la ayuda estatal socavar la tregua que dos socios alcanzaron el pasado mes de julio?

CM: "Bueno, esperamos no tener que imponernos aranceles unos a otros. En cierto modo, se trata de una vía paralela porque, como usted ha dicho, ha estado en marcha durante 14 años con muchas investigaciones, y esas investigaciones han dicho que tanto la UE como Estados Unidos han hecho algunas cosas mal. Así que tenemos el derecho legal de imponernos aranceles, pero lo mejor sería no hacerlo, sino sentarnos juntos y ver cómo podemos gestionar esto en el futuro, cómo podemos establecer normas y estándares para los subsidios a los aviones, también en relación con el resto del mundo. Y esto es lo que ofrecemos a Estados Unidos, porque creemos que sería muy perjudicial para ellos y para nosotros si nos imponemos aranceles. Así que espero que podamos sentarnos y encontrar una solución negociada".

  • Mirando hacia el Este, hacia China, la UE está buscando una cooperación más estrecha con el gigante asiático. ¿Puede la UE considerar a Pekín un socio más cercano o más bien un rival sistémico?

CM: "Ambos, en realidad. China puede ser un socio en muchas áreas: cooperamos en algunas investigaciones, por ejemplo, en algunas cuestiones medioambientales. Tratamos de facilitar el comercio entre nosotros también. Estamos negociando un acuerdo de inversión, pero también intentamos decirle a China que tiene que seguir las reglas internacionales y las normas multilaterales. Porque la forma en que subvencionan a sus propias empresas, por ejemplo, hace dumping a los mercados internacionales, lo que perjudica a los productores y consumidores de todo el mundo. Así que espero que China pueda asumir una mayor responsabilidad para fortalecer y obedecer las normas multilaterales, porque también ha sido muy bueno para ellos".

  • Permanezcamos en el Este, pero vayamos a Japón, con el que la UE ha llegado a un acuerdo de libre comercio. Se trata del mayor acuerdo comercial del mundo: ¿qué mensaje envía al resto del mundo?

CM: "Bueno, envía un mensaje a Europa y a Japón, en primer lugar, de que queremos trabajar juntos, queremos hacer este acuerdo comercial, queremos abolir los aranceles, queremos abrir nuestros mercados y cooperar en una variedad de campos y de que queremos hacer frente - y este es el mensaje para el resto del mundo - queremos hacer frente al proteccionismo, trabajar juntos para facilitar el comercio, para mejorar las condiciones de las pequeñas y medianas empresas, es clave. Y también que estamos dispuestos a trabajar juntos para fortalecer la OMC y otras organizaciones internacionales. Y creo que en los tiempos del proteccionismo este es un mensaje importante".

  • Precisamente, usted ha negociado muchos acuerdos de libre comercio y algunos de ellos han provocado resentimientos antiglobales y alimentado movimientos populistas y también proteccionistas. ¿Cómo se defiende una política de libre comercio ante las personas que se sienten abandonadas por la globalización?

CM: "Durante mi mandato nos hemos comprometido mucho con aquellos que han sentido una falta de confianza en las políticas comerciales o una frustración general por la globalización. Ahora el comercio es algo bueno, genera empleo y genera muchos más puestos de trabajo de los que desaparecen. Pero hemos intentado comprometernos con estas personas, escuchándolas, publicando básicamente todo lo que hacemos, para ser el negociador comercial más transparente del mundo y creo que hemos visto menos protestas contra el comercio en los últimos años porque estamos tratando de comprometernos con la gente y de ver cómo el comercio puede ser beneficioso para las pequeñas empresas".

CM: "Por supuesto, debemos escuchar a Greta y a los millones de jóvenes que se manifiestan y nos piden que hagamos más. Hemos hecho mucho en la UE, somos el bloque medioambiental más ambicioso del mundo, pero podemos hacer mucho más. Ese sería uno de los mayores retos para la futura Comisión, Parlamento, Consejo, etc. Y nos comprometemos con nuestros socios comerciales a asegurarnos de que colaboramos en el desarrollo sostenible para que el comercio sea más ecológico, que podamos cooperar en la investigación, que podamos encontrar transportes más respetuosos con el medio ambiente, porque transportamos mercancías, etc. El comercio no puede hacerlo todo, pero puede hacer su parte y, en realidad, en los últimos años hemos llegado a ser mucho más ecológicos en nuestros acuerdos comerciales y eso continuará".

  • Con vistas a las próximas elecciones europeas. Las encuestas sugieren que los partidos de extrema derecha podrían ganar puntos. ¿Cree que suponen una amenaza para el proyecto europeo?

CM: "Es cierto que, especialmente en la extrema derecha, probablemente veremos un mayor número de diputados en el Parlamento Europeo. No serán mayoría, y probablemente no podrán crear un bloque -porque tampoco se gustan entre sí- pero pueden introducir dificultades en la maquinaria y hacer más difícil sacar leyes en el futuro. Por lo tanto, es algo que hay que tener en cuenta y por eso es aún más importante para todos los europeos, que pueden pensar que la Unión Europea no es perfecta -por supuesto que no lo es-, pero que fundamentalmente creen que esta es la forma en que resolvemos nuestros retos comunes y que estas personas vayan y voten masivamente por el Parlamento Europeo".

  • Siempre oímos que las instituciones europeas deberían estar más cerca de los ciudadanos a los que representan, así que me gustaría preguntarle si, entonces, es hora de que una mujer ocupe la presidencia de una de las instituciones europeas.

CM: "Absolutamente, sí, ya es hora desde hace mucho tiempo. Tenemos una alta representante, la Sra. Federica Mogherini. Eso es bueno, está haciendo un trabajo formidable, pero sí, creo que en el Consejo Europeo o la Comisión, debería haber una mujer al frente. Ya es hora, totalmente."

  • Hablando de usted, ha sido Comisaria dos veces seguidas, primero encargada de asuntos de interior y ahora de comercio. ¿Está buscando una tercera cartera?

CM: "No, no lo estoy. Por ahora me voy de la política, voy a hacer algo totalmente diferente".

  • Muchas gracias por haber estado con nosotros.