Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿Qué ocurre con la seguridad aérea en Costa Rica?

¿Qué ocurre con la seguridad aérea en Costa Rica?
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué ocurre con la seguridad aérea en Costa Rica? El país centroamericano recibió el lunes con preocupación la noticia de que Estados Unidos ha rebajado su nota en seguridad aérea de 1, una calificación que tenían desde 1996, a 2.

La Administración Federal de Aviación norteamericana (FAA) ha prohibido además a las líneas costarricenses (Volaris Costa Rica y Avianca Costa Rica) abrir nuevas rutas hacia Estados Unidos, aunque podrá seguir operando las que ya están activas.

El Gobierno costarricense dice que subsanará rápidamente las deficiencias que puedan existir, si bien asegura que desconoce las razones concretas de la decisión.

La FAA presentó hace unos meses una auditoría con 22 observaciones sobre asuntos que el país debía resolver en cuestiones de licencia de personal, operación de aeronaves y aeronavegabilidad.

La rebaja en la calificación significa que Costa Rica carece de las regulaciones necesarias para supervisar las compañías aéreas de acuedo con los estándares internacionales mínimos o que su autoridad de aviación es deficiente en algún área.

Para Costa Rica, cuya principal fuente de ingresos es el turismo, la cuestión de la seguridad aérea resulta vital. En el aeropuerto de San José, los viajeros se muestran tranquilos.

"Pienso que el aeropuerto, aquí en Costa Rica, ha sido muy eficiente. He visto reguridad, agentes patrullando, para que todos se sientan seguros", comenta una turista estadounidense.

"No hay razón para afirmar que los aeropuertos en Costa Rica son peligrosos o que justique algo así, No entiendo esta historia. Creo que es un error", asegura otro joven estadounidense.

Las autoridades de Costa Rica confían en que no haya repercusión sobre el turismo y tráfico aéreo.