Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Uganda es país de acogida

Uganda es país de acogida
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En abril de 2019, han llegado entre 80 y 100 refugiados al día a las costas de Uganda, según los datos de ACNUR. Muchos de ellos huyendo del conflicto en la vecina República Democrática del Congo. "En el camino estaban disparando, y las balas volaban justo detrás de nosotros. Vine aquí a buscar ayuda porque oí que en Uganda te ayudan como refugiado", cuenta un refugiado congoleño.

Durante años, Uganda ha abierto continuamente sus puertas a los refugiados, en un momento en que muchos países del resto del mundo los están cerrando. "Hasta ahora he registrado a 86 individuos", indica un funcionario del ACNUR.

Los refugiados recién llegados parecen seguros de que serán recibidos en Uganda. "Sabía que cuando llegara a Uganda habría paz y conseguiría comida y ropa", nos cuentan.

Hoy en día Uganda acoge a 1,2 millones de refugiados, el mayor número de África y el tercero del mundo. Sin embargo, Uganda se encuentra entre los países más pobres del mundo y depende en gran medida de la ayuda exterior. Una parte sustancial de esa ayuda se destina a apoyar su política de puertas abiertas.

En los dos últimos años, la Unión Europea, por ejemplo, ha destinado más de 150 millones de euros a ese propósito.

Los refugiados pueden vivir, cultivar, trabajar y moverse libremente en Uganda. Un enfoque migratorio que debería inspirar a otros países, según Chris Nolan, director de The Refugee Law Project. "En cierto modo, es un modelo para que otros países demuestren que acoger a la gente y dar un poco de espacio, dar cierta libertad de movimiento y dar cierta libertad para el empleo, puede funcionar y no crea automáticamente una gran crisis para el país receptor".

Parte de la estrategia europea de apoyo a Uganda consiste en impedir que los refugiados busquen el norte, como muchos otros procedentes de naciones africanas han hecho huyendo de la violencia, la persecución y la guerra y terminando en desvencijados barcos en el Mediterráneo tratando de llegar a las costas de Europa.

El embajador de la Unión Europea en Uganda, Attilio Pacifici, lo admite. "Se han dado cantidades significativas de dinero a Uganda para apoyar esta política muy, muy progresista. Aceptando refugiados que vienen de un país vecino, bueno, lo hacemos cuando sucede en nuestro vecindario inmediato. Uganda está haciendo eso, ¡bienvenidos! Entonces tendremos que ayudar. Por supuesto, en el proceso, menos refugiados tomarán el camino a Europa".

De vuelta a las orillas del lago Albert, los recién llegados están listos para ser trasladados a su nuevo hogar. Un asentamiento cercano donde se les entrega una pequeña parcela de tierra en la que empezar a construir una nueva vida.