Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿Por qué la gente arriesga su vida para tomarse el selfi perfecto?

¿Por qué la gente arriesga su vida para tomarse el selfi perfecto?
Derechos de autor
REUTERS/Alexey Pavlishak
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Devotos de Instagram retratándose a sí mismos nadando en un lago tóxico de Siberia es solo uno de los ejemplos más recientes de lo que la gente puede llegar a hacer para lograr el selfi más espectacular.

Para otros, esta búsqueda de reconocimiento en las redes sociales ha tenido consecuencias más graves: un estudio reveló que los selfis se cobraron la vida de más de 250 personas entre octubre de 2011 y noviembre de 2017.

Los investigadores, debido a que sólo analizaron las noticias publicadas de muertes relacionadas con selfis, dijeron que la cifra podría ser más alta, dada la posibilidad de que existieran casos sin documentar.

Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué impulsa a la gente a hacer esto? Euronews habló con la psicóloga Tracy Alloway para averiguarlo.

No culpes al selfi

Alloway explicó que no es necesariamente tomar el selfi lo que puede ser fatal. Según ella, antes de la foto, muchas personas ya estaban involucrados en actividades peligrosas.

"No es el selfi lo que llevó a su muerte, sino el hecho de que estas actividades ya se conocen como actividades de riesgo", dijo.

La psicóloga añadió que esta tendencia está relacionada con la forma en que una persona actúa online, pero también cuando no está conectada.

"Si alguien es típicamente una persona que asume riesgos o manifiesta ese tipo de rasgos cuando no está conectada, es probable que muestre el mismo comportamiento de riesgo online", dijo Alloway.

"De modo que las personas que habrían estado involucradas en estos comportamientos simplemente estaban sosteniendo un teléfono mientras realizaban una actividad muy arriesgada", precisó.

La clave está en la dopamina

Sin embargo, lo que impulsa a una persona promedio a arriesgarse por un selfi es la dopamina, dijo Alloway.

"Cuando vemos un 'me gusta' o un comentario positivo en nuestras publicaciones, hay una enorme descarga de dopamina y eso es una hormona que nos hace sentirnos bien".

La dopamina también ayuda a reforzar un cierto comportamiento, de modo que si una imagen recibe muchos 'me gusta' o atención positiva, anima a la persona a volver a hacerlo, dijo la psicóloga.

El estudio sugirió que los jóvenes y los turistas se ven afectados con mayor frecuencia debido al deseo de "ser cool".

Alloway dijo que hay dos razones que hace a los jóvenes más vulnerables: un cerebro subdesarrollado y que creen que son invencibles.

"La corteza prefrontal -la parte del cerebro que ayuda a tomar decisiones racionales- todavía está subdesarrollada", explicó.

Rusia: Entre los principales países con incidentes fatales por selfis

Rusia fue uno de los países con el mayor número de incidentes fatales por selfis, según el estudio.

En 2016, una chica de 12 años murió después de trepar por un balcón para sacarse una fotografía mientras estaba sentada en una barandilla en el piso 17 de su edificio de apartamentos. La policía cree que perdió el equilibrio y se precipitó.

Hace tan sólo unos meses, otra joven murió después de subir a un transformador eléctrico cerca de Moscú para hacerse una foto. Falleció por las quemaduras después de recibir una descarga eléctrica.

Aunque no ha causado ninguna muerte, un lago en Siberia, Rusia, comenzó a atraer a instagramers por su color turquesa, pero sus aguas 'paradisíacas' no eran lo que prometían.

A pesar de haber sido bautizado como las Maldivas siberianas, se trata en realidad un vertedero industrial.

Alexei Cherenkov, usuario de Instagram, publicó una foto de sí mismo navegando por las aguas contaminadas a bordo de un unicornio inflable. Dijo que fue allí para hacerse una buena foto porque su "ciudad es gris y este es uno de los lugares más bellos que hay".

"El sarpullido ya ha desaparecido, pero no recomendaría probar esta agua", calificó su experiencia.

Algo similar ocurrió en España en julio, cuando varias personas se enfermaron después de bañarse en el Monte Neme -un vertedero tóxico en Galicia, al norte de España- tras confundirlo con un lago de color turquesa, perfecto para atraer 'me gustas' a sus cuentas de Instagram.

Algunos instagramers dijeron que sufrieron irritaciones en la piel y problemas estomacales.

"Los fines de semana es una especie de romería y es un sitio peligroso, porque es un paisaje generado por los jugos industriales", dijo a Euronews Ramón Varela, periodista ambiental y portavoz de Salvemos Cabana, quien enumeró los dos problemas principales de este área. Por un parte, es una zona de fácil acceso y, por otra, el riesgo de taludes puede suponer caídas de hasta 30 metros de altura.

Lee | Cuando instagramers españoles confunden una cantera minera con un idílico lago turquesa

Caídas desde lugares elevados

Precisamente, las caídas son los accidentes fatales relacionados con selfis más comunes. Por ejemplo, en España, dos británicos fallecieron en julio después de caer de unos 10 a 12 metros mientras intentaban autorretratarse en Alicante, dijeron las autoridades.

En Lyon, el año pasado, una mujer de 20 años murió cuando se precipitó desde una grúa, dónde había subido para tomarse un selfi.

En Milán, una niña de 15 años murió después de subir a lo alto de un centro comercial y caer 40 metros por el conducto de ventilación en 2018. Un mes antes, un hombre de 20 años perdió la vida tras una caída de ocho metros en un lago.

En Liguria, las autoridades italianas establecieron barreras para impedir que la gente cruzara los ferrocarriles para tomarse fotos con la costa italiana de fondo, después de que un hombre resultara gravemente herido de esa manera.

Ferrovie dello Stato Italiane

A principios de este año, un hombre se precipitó desde los acantilados de Moher en Co Clare, Irlanda, mientras se sacaba un selfi. Se cree que era un ciudadano indio que estudiaba en Dublín.

¿Pero la gente no se da cuenta del peligro que representan estos comportamientos de riesgo?

Alloway dijo que cuando a la presión del tiempo se añade la toma de decisiones, la gente tiende a ser impulsiva, lo que explica, por ejemplo, que haya gente que se haga selfis con osos salvajes.

"Es la idea de que sólo tengo unos segundos para hacerme una foto con el oso, lo que hace que sea más probable que tome una decisión impulsiva debido a la presión del tiempo", explica la psicóloga.

"El cerebro está diseñado para minimizar la pérdida, así que tendemos a pensar: 'Mejor lo hago ahora o perderé mi oportunidad, el oso se irá'".

Entonces, ¿cómo podemos disuadir a la gente de los comportamientos de riesgo?

Dado que es más probable que los jóvenes tomen decisiones arriesgadas, Alloway dijo que una manera de evitar una tragedia era ayudarles a reconocer que no son inmortales y crear conciencia.

Con este fin, el Ministerio del Interior ruso elaboró un vídeo y un sitio web dedicado a advertir sobre el peligro de arriesgar la vida por un selfi.

"Un selfi cool te puede costar la vida", dice y añade ejemplos de cómo alguien puede morir mientras intenta capturar su perfil más intrépido para sus seguidores en Instagram.