Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Las naranjas valencianas podrían ser la última víctima de la guerra entre Boeing y Airbus

Las naranjas valencianas podrían ser la última víctima de la guerra entre Boeing y Airbus
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En la Comunidad Valenciana, una región mediterránea del levante español, han saltado las alarmas ante la posible amenaza a su principal producto agrícola: el c´ítrico. La Unió de Llauradors, una de las mayores organizaciones agrarias de la zona, publicó el viernes un comunicado que las naranjas y mandarinas valencianas podrían verse sometidas a un arancel incrementado en un 100% por parte de Estados Unidos y pedía acción al Gobierno autonómico y nacional.

La región de Valencia es la principal productora en España de naranjas y mandarinas -que a su vez es el mayor exportador de cítricos del mundo- una tradición que no solo es clave para su economía, sino que también tiene un profundo arraigo en la cultura e idiosincrasia valencianas.

Por otra parte, los productores valencianos han vivido este año una de las temporadas más catastróficas en la historia reciente de la citricultura, con unas pérdidas para los agricultores que la Unió de Llauradors calcula en más de 270 millones de euros.

Si esta medida entrase en vigor, el mercado estadounidense quedaría totalmente cerrado a los productores españoles de naranja, pues se verían incapaces de hacer frente a estas nuevas barreras arancelarias impuestas por el Gobierno de Donald Trump. Sería un país más fuera del alcance de las exportaciones españolas de cítricos, que, ya tuvo que frenar sus exportaciones a Rusia por el veto impuesto en 2014.

Aunque el principal mercado de los c´ítricos españoles es Europa, Estados Unidos representa un mercado importante para regiones como Alicante, donde es el primer destino para la exportación fuera de la Unión Europea.

Esta medida podría suponer otro golpe para un sector que se encuentra en crisis desde hace más de una década.

Los expertos apuntan como principales problemas del campo valenciano el modelo de producción minifundista y fragmentado, la desorganización en el tipo de variedades cultivadas y la falta de profesionalización de la agricultura, pues principalmente los productores son "agricultores a tiempo parcial", personas con otras profesiones que no se dedican al cultivo con exclusividad.

Además, la entrada en Europa de cítricos provenientes de países terceros - principalmente de Sudáfrica- gracias a los acuerdos de libre comercio de la Unión Europea han asestado el puntapié que ha desencadenado la gran crisis de la temporada 2018-2019, provocando que muchos agricultores decidiesen dejar que sus naranjas y mandarinas se pudriesen en el suelo, pues el hecho de recogerlas les generaría pérdidas.

¿La causa? La guerra comercial por la aviación

Pese a que la alarma entre agricultores españoles se haya desatado hace unos días, el listado de productos que Estados Unidos ha amenazado con tasar al 100%, en el que se incluyen los cítricos, fue publicado el pasado 12 de abril. Es más, como reacción a esta, la Unión Europea lanzó su propia lista cinco días después, e incluía cientos de productos -hasta el kétchup- que podrían ser susceptibles de una subida arancelaria de hasta un 100%.

Desde hace 14 años Estados Unidos y la Unión Europea están inmersos en una batalla por las subvenciones a sus principales empresas de aviación, la americana Boeing y la europea Airbus. La Organización Mundial del Comercio (OMC) dictó que la Unión Europea dio subsidios de manera ilegal a Airbus, un hecho que habría dejado en desventaja a la compañía americana Boeing.

Es por ello que la Oficina de Comercio de los Estados Unidos publicó en abril una lista en la que figuran 413 productoscuyos aranceles podrían ser aumentados hasta en un 100%, como medida punitiva contra la UE por el caso de Boeing. Según indicó Carles Peris, presidente de la Unió de Llauradors, un 36% de los artículos listados son agropecuarios.

Por otra parte, la OMC confirmaba en uno de los últimos informes del litigio que las subvenciones estadounidenses a Boeing también causan un daño significativo a Airbus, "incluida la pérdida de ventas", según escribió la Comisión Europea en un comunicado, por lo que la UE reaccionó con otro listado.

"Estados Unidos tiene derecho a imponer barreras comerciales equivalentes al valor comercial que el país perdió por los subsidios a Airbus", declara John James Barceló a Euronews, profesor de la Universidad de Cornell. "Pedirá ser compensado por una cantidad exagerada y la Unión Europea puede retar esa cantidad".

Por otra parte, el profesor Barceló explica que la estrategia que está siguiendo Estados Unidos en este caso es la de generar alarma entre los sectores exportadores europeos, emitiendo largas listas de productos con algunos productos clave, y conseguir que estos presionen a la Unión Europea y a sus gobiernos nacionales para eliminar por completo las subvenciones a Airbus.

"No es que EEUU tenga interés en que haya barreras arancelarias. Boeing tampoco quiere aranceles en las naranjas, le interesan las importaciones. Pero se intenta persuadir a estos países (la Unión Europea) para cambiar la ley", explica Barceló.

Se trata de una de las disputas más largas y complejas con las que la Organización Mundial del Comercio ha tenido que lidiar y se espera que tome una decisión respecto a la entrada en vigor de los aranceles a final de año. Una vez que la OMC se haya pronunciado, la decisión será definitiva e inapelable.

"Al final, Estados Unidos no subirá los aranceles a todos estos productos del listado, ya que la arbitración de la OMC debe determinar la cantidad antes. No puede imponer barreras en productos que pueden producir pérdidas mayores a la Unión Europea que la que ha establecido la OMC", aclara el profesor de la Universidad de Cornell.

Naranjas, aceite de oliva y... kétchup

La imposición de nuevos aranceles para los cítricos europeos afectaría directamente a los productores españoles y no llegaría a suponer un problema para el abastecimiento norteamericano, pues el estado de Florida, junto a Sao Paulo (Brasil), es la mayor región de productora de naranjas del mundo, según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Además, cuentan con otros exportadores importantes, como Sudáfrica.

"Me parece factible que las naranjas sean finalmente sometidas a más aranceles. EEUU tiene una gran industria productora en Florida y hay unas elecciones cerca. Puede que quieran asegurar el apoyo republicano en el estado. Después de todo subir los aranceles a las naranjas españolas sería algo que alegraría a los agricultores de Florida", explica el profesor Cornell

Donald Trump participa en una mesa redonda con agricultores en un huerto de calabazas en Boynton Beach, Florida, Estados Unidos, el 24 de octubre de 2016REUTERS/Jonathan Ernst

La Unió de Llauradors también ha alertado de que otros sectores productivos podrían verse en peligro, como el del vino, la carne de cerdo -España es el principal exportador de productos porcinos, solo superada por Alemania- y el aceite de oliva, otro sector especialmente sensible para pa´´ises europeos como España e Italia.

En el caso del aceite de oliva, la situación que originaría un arancel del 100% podría volverse en contra de Estados Unidos. El país norteamericano importa el 95% del aceite de oliva que consume y depende fuertemente del mercado europeo, pues su principal exportador es España, seguido por Italia y Grecia.

Según reportó el medio especializado Olive Oil Times, las tarifas arancelarias sobre el aceite podrían derivar en una astronómica subida de precios para los consumidores estadounidenses y una eventual escasez de este producto en el mercado.

La UE también ha amenazado con aumentar el arancel de productos agroalimentarios, como pescado y marisco: salmón, langostas, gambas, cangrejo, bacalao... e incluso el kétchup, el icónico producto norteamericano.

Estados Unidos incluyó helicópteros, aviones, piezas para la construcción de aeronaves y todo tipo de productos elaborados con acero, metal y zinc, entre muchos otros productos.