Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Semana crucial para el Brexit en el Parlamento británico

Semana crucial para el Brexit en el Parlamento británico
Derechos de autor
رويترز
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Semana crucial en el Parlamento británico. Tras las vacaciones de verano, los diputados vuelven este martes a la Cámara de los Comunes, para un puñado de sesiones antes de que se haga efectiva, la semana que viene, la suspensión decida por el primer ministro Boris Johnson. El polémico cierre, de cinco semanas, se extenderá hasta el 14 de octubre, a solo dos semanas de la fecha límite fijada para el Brexit.

La oposición y una veintena de diputados rebeldes tories, a quienes Johnson ha amenazado con expulsar del Partido Conservador, van a intentar forzar una extensión del Artículo 50, más allá del 31 de octubre. Si no ganan la votación dejarán la vía libre a Johnson para abandonar la UE, con o sin acuerdo.

Tal resultado presionaría a Jeremy Corbyn, como líder de la oposición, para presentar una moción de censura al Gobierno. Si lograra suficientes apoyos de la bancada conservadora y ganara la votación, Corbyn intentaría formar un Ejecutivo alternativo antes de las elecciones generales, para evitar un Brexit sin acuerdo. Pero si el Gobierno sobrevive, continuará su camino hacia un Brexit duro.

Otra posibilidad sería que el propio Johnson optara por elecciones, dado que las encuestas están a su favor. De convocarse comicios generales, el Parlamento se disolvería y el Gobierno estaría en funciones, con la cuenta atrás para el 31 de octubre en marcha.

Pero hay una subtrama para el drama en el Parlamento. Lo protagonizan la activista anti-Brexit Gina Miller y el ex primer ministro conservador John Major. Ambos lideran un desafío legal a los planes de Johnson, en uno de los varios casos judiciales en curso. Incluso si Downing Street perdiera alguno de ellos, los fallos serían inmediatamente apelados ante el Tribunal Supremo, y el Reino Unido seguiría dirigiéndose hacia el Brexit, en espera de una decisión final

Para Bruselas, todo esto puede parecer una pérdida de tiempo, de la que Donald Tusk advirtió a Londres cuando se otorgó una extensión del Artículo 50, en abril.

Para los británicos de a pie, divididos y desesperados, la agonía continúa. Las batallas clave del Brexit podrían ganarse esta semana, pero hay más en el horizonte.