Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Una rumana al frente de la fiscalía europea anticorrupción

 Inquam Photos/Octav Ganea via REUTERS/File Photo
Inquam Photos/Octav Ganea via REUTERS/File Photo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La exfiscal anticorrupción de Rumanía, Laura Kovesi, ha obtenido los votos necesarios para dirigir la futura Fiscalía europea.

Y su elección no ha sido fácil ya que su propio país se oponía. Kovesi ha conseguido la aprobación del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, que representa a los países miembros.

El gobierno rumano había forzado su destitución en julio de 2018, a raíz de las investigaciones que había impulsado y que habían llevado a la cárcel a varios políticos, y sobretodo al líder del partido Socialista, el todopoderosos Liviu Dragnea.

La actual primera ministra del país Viorica Dancila forma parte del círculo cercano a Dragnea.

Su nombre se ha impuesto al del otro candidato, el francés Jean-François Bohnert.

Está previsto que la nueva fiscalía europea empiece a trabajar a finales de 2020, para investigar los casos de fraude al presupuesto europeo. "La Fiscalía Europea garantizará que las medidas adoptadas a escala de la UE vayan más allá y consigan llevar ante los tribunales a los autores de delitos penales que afectan al presupuesto de la Unión. Deseo mucha suerte a la nueva Fiscal General Europea a la hora de abordar los retos que se le plantean. Tanto la Comisión Europea como la OLAF apoyarán su labor de todas las formas posibles" dijo el comisario Günther H. Oettinger al conocerse la noticia.

Por su parte la comisaria Vera Jurova ha dicho que "Este acuerdo es una clara señal de que la UE se toma en serio la lucha contra la delincuencia financiera y la protección del dinero de los contribuyentes".

En Rumanía, Kovesi es un símbolo de la lucha contra la corrupción, muchos la consideran una heroína.

Rumanía es el segundo país más pobre de la UE y uno de los que tienen peores notas en los índices internacionales de corrupción. Aparece en el puesto 61 sobre 180 en la última lista de Transparencia Internacional, mejor que Hungría (64), Grecia (67), y Bulgaria (77), el último en la Unión Europea.

Este año los ciudadanos rumanos han celebrado masivas protestas cuando el Gobierno intentó limitar los poderes de la Fiscalía y la cúpula judicial.