Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Elecciones en Kosovo: Casi dos décadas después, ¿pesa el conflicto con Serbia en las urnas?

Elecciones en Kosovo: Casi dos décadas después, ¿pesa el conflicto con Serbia en las urnas?
Derechos de autor
REUTERS/Florion Goga
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los kosovares votarán el domingo 6 de octubre para elegir un nuevo parlamento en unas elecciones anticipadas.

La corrupción desenfrenada, el desempleo generalizado y las amargas relaciones con la vecina Serbia son temas que dominan las encuestas, y deben ser abordadas si el país quiere avanzar hacia la adhesión a la UE.

Las convocatoria de elecciones se desencadenó cuando el primer ministro Ramush Haradinaj dimitió después de que un tribunal de crímenes de guerra de La Haya lo citara para interrogarlo como sospechoso. Se refería a su papel en la insurgencia de 1998-1999 contra las fuerzas serbias. Pero, ¿qué importa más a los kosovares de cara a estas elecciones?

Lee | Los ciudadanos deciden el futuro de Kósovo en las elecciones legislativas

Kosovo y Serbia: todavía en conflicto

El Kosovo predominantemente albanés declaró su independencia en febrero de 2008, pero Serbia lo rechazó calificándolo de ilegal. Sin embargo las principales potencias europeas y los Estados Unidos sí lo reconocieron.

Lee | Los cinco países de la Unión Europea que no reconocen la independencia de Kosovo y por qué

¿Cuál es la situación casi 20 años más tarde? En resumen, Serbia considera a Kosovo parte de su territorio, pero Kosovo se considera a sí mismo un Estado independiente.

Tanto Serbia como Kosovo aspiran a la adhesión a la UE: Serbia como país candidato y Kosovo como candidato potencial. La UE insiste en que Serbia debe normalizar sus relaciones con Kosovo antes de adherirse.

En 2013, Kosovo y Serbia acordaron celebrar conversaciones con el apoyo de la UE, pero desde entonces se ha avanzado poco.

"Estas elecciones son importantes porque el diálogo entre Belgrado y Pristina está completamente paralizado. La reanudación del diálogo es una condición esencial para la normalización de las relaciones", dijo Alessandro Politi, director de la Fundación del Colegio de Defensa de la OTAN.

Pristina impuso un impuesto del 100% a las importaciones serbias, que dice que sólo se levantará una vez que Belgrado reconozca a Kosovo como Estado soberano.

Uno de los principales obstáculos es la situación de la minoría serbia de Kosovo concentrada en el norte, que Pristina lucha por controlar.

En 2018, los presidentes kosovar y serbio lanzaron la idea de una "corrección fronteriza", pero la propuesta fue criticada por países como Alemania, que teme que cualquier intercambio territorial pueda provocar inestabilidad al poner en tela de juicio otras fronteras de los Balcanes Occidentales.

Naim Rashiti, director ejecutivo del Grupo de Investigación Política de los Balcanes, dijo a Euronews: "En el plano interno, la disputa con Serbia no se considera una prioridad, ya que la gente quiere empleo, educación y mejorar su calidad de vida".

"En el futuro, seguiremos viendo la guerra comercial entre Kosovo y Serbia", añadió el experto.

¿Cuáles son las otras cuestiones clave que conciernen a los votantes?

Con la población más joven de Europa (la edad media es de 29 años), Kosovo ha experimentado un crecimiento económico anual medio del 4% en la última década, aunque más de un tercio de la población está desempleada.

Más de 200.000 kosovares han abandonado su país y han solicitado asilo en la Unión Europea desde que ésta declaró su independencia, con una población de 1,8 millones de habitantes.

Asegurar un trabajo bien remunerado a menudo requiere dinero en efectivo o conexiones políticas; de hecho, es este injerto el que frustra a una generación más joven de kosovares, que es más propensa a rechazar a los partidos tradicionales.

"Los jóvenes nacidos después de la guerra comprendieron el valor de la lucha de liberación, pero la corrupción que siguió llenó los bolsillos de los excombatientes. Ya no pueden encontrar trabajo, ya no pueden tener un visado para poder emigrar y no tienen suficientes servicios en casa", dijo Politi a Euronews.

"Un punto importante para Kosovo será el cumplimiento de los criterios de la UE para la lucha contra la corrupción, que son bien mensurables: sin ellos, los jóvenes kosovares no podrán disfrutar del sistema de visados facilitados para encontrar trabajo en el espacio Schengen", añadió.

La falta de infraestructura básica es otro tema de preocupación para los votantes.

"Hay regiones enteras en las que el 40% de la población vive sin aguas residuales", dijo Giorgio Fruscione, investigador del ISPI.

¿Cuál es el papel de la diáspora?

La diáspora de Kosovo se estima entre 700.000 y 800.000 personas.

Aunque los kosovares que vivían en el extranjero desempeñaban un papel influyente en la política del país, su influencia parece estar desapareciendo.

Esta vez, sólo 35.000 personas se han inscrito para votar, dijo Rashiti a Euronews, y añadió que muchos de ellos son ahora inmigrantes de más edad, de segunda o tercera generación, y están "cada vez menos conectados con la vida cotidiana de la sociedad kosovar".

¿Quiénes son los candidatos?

La insatisfacción con los resultados de la coalición de gobierno de tres partidos de Haradinaj significa que es probable que los partidos de la oposición reciban más apoyo, con la Liga Democrática para Kosovo (LDK) de centro-derecha y el nacionalista de izquierdas Vetevendosje compitiendo por el primer puesto.

En las últimas elecciones de 2017, tres exlíderes del Ejército de Liberación de Kosovo que se convirtieron en políticos, Haradinaj, Kadri Veseli y Fatmir Limaj, formaron la coalición, pero esta vez se presentan por separado.

Vjosa Osmani, la candidata de la LDK a primera ministra, dijo que creía que los kosovares estaban listos para ser dirigidos por una mujer por primera vez.

REUTERS/Laura Hasani
Vjosa Osmani, líder de la Liga Democrática de Kosovo (LDK), habla en un acto de campaña en Suhareka, Kosovo, el 27 de septiembre de 2019.REUTERS/Laura Hasani

"En más del 90% de los casos, son los hombres los que están involucrados en la corrupción. Una mujer ve el estado y cómo cuidar a nuestros ciudadanos de manera completamente diferente", dijo a Reuters.

Osmani, junto con Albin Kurti, de Vetevendosje, está tratando de aprovechar la ira por la corrupción para ganar votos.

Ambos están en contra de hacer concesiones territoriales a Serbia.

¿Cuál es el resultado previsto?

Las encuestas de opinión en este momento sugieren que ningún partido obtendrá suficiente apoyo en las elecciones del domingo para formar un gobierno, un resultado que se predice que conducirá a prolongadas conversaciones de coalición.

"La única coalición que veo que se está formando es entre los nacionalistas de izquierda y la LDK, si encuentran un consenso sobre un nombre", dijo Fruscione.

"El resultado es difícil de predecir y dependerá en gran medida de la participación", dijo Rashiti a Euronews.

"Es probable que los partidos de gobierno pierdan contra la oposición, pero tenemos que ver cómo se forma la coalición", añadió.