Última hora

Quién es Carlos Mesa, el candidato que podría derrotar a Evo Morales en una segunda vuelta

Quién es Carlos Mesa, el candidato que podría derrotar a Evo Morales en una segunda vuelta
Derechos de autor
REUTERS/Manuel Claure
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Periodista, escritor, historiador y expresidente. Carlos Mesa de 66 años está lejos de ser nuevo en la política boliviana. Al contrario, a algunos les resulta demasiado familiar. Aclamado por muchos y contestado por otros, el pasado de Carlos Mesa como vicepresidente de unos de los gobiernos más polémicos del país no deja a nadie indiferente. Hoy, Mesa pide el voto útil del pueblo para poder llevar a su histórico rival a una segunda vuelta que también podría ser histórica.

Lee | ¿Qué está en juego en las elecciones presidenciales de Bolivia y por qué Evo Morales podría perder?

REUTERS/David Mercado

Un destacado periodista que se convirtió en político

Hijo de dos intelectuales de renombre, Carlos Mesa creció en La Paz, su ciudad natal, antes de mudarse a Madrid para terminar la escuela secundaria y continuar sus estudios. Después de tres años de la carrera Ciencias Políticas decidió regresar a su ciudad de origen en donde se licenció en Literatura.

En la década de los 70, el nombre Carlos Mesa comenzó a sonar en los medios de comunicación y unos años más tarde ya había ganado suficiente experiencia como para dirigir varios canales de televisión e incluso fundar uno de los canales nacionales más importantes de la actualidad. También ejerció como cineasta, realizando destacados documentales y largometrajes. Su trabajo periodístico ha sido reconocido con diferentes premios, incluido el premio Rey de España.

Pero en 2002 su carrera daría un gran giro. Gonzalo Sánchez de Lozada, empresario minero, le propuso acompañarlo como candidato a la vicepresidencia de su partido, el más importante de la época. Mesa, conocido por su afinidad a las propuestas neoliberales, aceptó la invitación.

La situación de los años 2000 no era nada fácil. El país sufría una grave crisis social y económica. Violentas manifestaciones acaparaban las calles y la población estaba cansada de la corrupción. Cuando Mesa aceptó el desafío, la situación estaba a punto de llegar al límite.

REUTERS/Ueslei Marcelino

De vicepresidente a presidente "por accidente"

A penas 15 meses pasaron antes de que la crisis estallara de verdad. En 2003 comenzó la llamada Guerra del Gas debido a que el Gobierno boliviano pretendía exportar este recurso a Estados Unidos a precios muy bajos. Fue la gota que derramó el vaso. La situación pasó a ser crítica y las protestas se volvieron más violentas. La Paz, sede del Gobierno, se quedó sin gasolina y comenzaron a faltar alimentos como pan y harina. El ejército, ordenado por Gonzalo Sánchez de Lozada, salió a reprimir a manifestantes de manera violenta, provocando enfrentamientos que acabaron con la vida de más de 70 personas y dejaron más de 100 heridos.

Aunque Mesa anunció que rompía relaciones con el presidente y su gabinete, permaneció en su cargo como vicepresidente hasta que Gonzalo Sánchez de Lozada decidió presentar su renuncia y huir a Estados Unidos. Mientras esto sucedía, Carlos Mesa era posesionado presidente, un cargo que solo asumiría por un año y siete meses. Las intensas protestas lideradas por Evo Morales, la fuerte presión por nacionalizar las reservas de gas y el poco apoyo que recibió del Congreso condujeron a su renuncia en 2005. Aunque Evo no fue su sucesor, esto abrió las puertas a su victoria en las presidenciales de ese año.

Para los que se le oponen, sus medidas neoliberales serían culpables de la crisis económica que atravesó el país durante su mandato. También lo acusan de ser el responsable de que Evo Morales haya llegado al poder y exigen justicia por ese periodo que ha sido apodado "Octubre negro".

REUTERS/David Mercado

En busca de una segunda oportunidad

Durante muchos años, Carlos Mesa se mantuvo al margen de la política, asegurando que no volvería a presentarse a la presidencia. Sin embargo estas elecciones, rumores sobre una posible reaparición en la política comenzaron a circular. Mucha gente lo veía como el único candidato que podría potencialmente vencer a Evo Morales y su participación como portavoz de la demanda marítima hizo que su nombre sonara con más fuerza en los medios.

En 2018 Mesa anunció su candidatura y como estaba previsto, se convirtió en la opción más segura para los que quieren sacar a toda costa a un presidente que, de ganar, acumularía casi 20 años de mandato.

Durante su campaña electoral, ha sido acusado de haber recibido dinero para ser candidato a vicepresidente en 2002. Mesa niega las acusaciones y asegura que el Gobierno maneja una guerra en su contra.

Para el expresidente, lo más difícil será pasar a segunda vuelta. ¿Pero de convertirse en presidente, podrá mantenerse en el poder esta vez?

REUTERS/David Mercado
Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.