Última hora
This content is not available in your region

Estados Unidos mata a un poderoso general iraní en un ataque ordenado por Trump

euronews_icons_loading
Fotografía de uno de los dos vehículos calcinados en el ataque estadounidense
Fotografía de uno de los dos vehículos calcinados en el ataque estadounidense   -   Derechos de autor  Oficina de prensa del primer ministro iraquí / vía AP   -   HO
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos ha matado al general iraní Qasem Soleimani en un ataque con drones ordenado por el presidente Donald Trump. Las carcasas de dos vehículos calcinados marcan el lugar donde tuvo lugar el ataque, en la carretera del aeropuerto internacional de Bagdad.

El general Qasem Soleimani, blanco de este bombardeo aéreo estadounidense, era comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución y responsable de sus operaciones en el exterior. El Pentágono asegura que estaba desarrollando planes para atacar a diplomáticos y otros estadounidenses en la región.

En el bombardeo también murió Abu Mahdi al Mohande, vicepresidente de la milicia chií iraquí Voluntad Popular, así como otras siete personas.

Oficina del Líder Supremo iraní - vía AP
El general iraní Qasem Soleimani, muerto en el ataque estadounidenseOficina del Líder Supremo iraní - vía AP

Donald Trump ordenó el ataque

La Casa Blanca y el Pentágono han confirmado que el presidente Donald Trump ordenó la operación, que se produce tras el ataque de esta semana a la embajada estadounidense en Bagdad por manifestantes proiraníes.

En un comunicado, el Departamento de Defensa dice: "Por orden del presidente, las fuerzas armadas estadounidenses han tomado medidas defensivas decisivas para proteger al personal estadounidense en el extranjero, matando a Qasem Soleimani, el jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica - Fuerza Quds, una organización terrorista extranjera designada por Estados Unidos".

Departamento de Defensa de Estados Unidos

"Un implacable venganza espera a los criminales", afirma el ayatolá Jamenei

En un mensaje en farsi, a través de Twitter, el líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, ha advertido de que "la venganza será implacable", al tiempo que ha declarado tres días de duelo por la muerte de Soleimani.

El jefe de la diplomacia iraní, Mohamed Javad Zarif, se ha sumado a las advertencias a Estados Unidos al asegurar que este ataque supone una "escalada extremadamente peligrosa e imprudente".

"El acto de terrorismo internacional de EE.UU., apuntando y asesinando al general Soleimani -la fuerza más efectiva que lucha contra Daesh (ISIS), Al Nusrah y Al Qaeda - es una escalada extremadamente peligrosa e imprudente. Estados Unidos será responsable de todas las consecuencias de su malvada temeridad", afirma Zarif en un tuit.

"Trump lleva nuestro país al borde de una guerra ilegal con Irán" denuncian los demócratas

En Estados Unidos, las reacciones van desde el aplauso de figuras del partido republicano hasta las advertencias de los demócratas, que acusan a Trump de colocar a Estados Unidos al borde de una guerra con Irán.

El jefe del Pentágono, Mark Esper, advirtió este a Irán de que, si prosigue con su campaña de provocaciones contra intereses de Estados Unidos en Oriente Medio, "lo lamentará", ya que Washington está preparado para afrontar más "comportamientos ofensivos"

"Aprecio la acción valiente del presidente Donald Trump contra la agresión iraní" ha dicho en Twitter en influyente senador republicano Lidsey Graham. El general Soleimani "ha tenido lo que se merecía" señala el senador republicano Tom Cotton.

Mientras, los demócratas advierten del riesgo de escalada militar con Irán. "El presidente Trump lleva nuestra nación al borde de una guerra ilegal con Irán, sin aprobación del Congreso", denuncia el senador demócrata Tom Udall.

"No hay duda de que Soleimani tenía mucha sangre en las manos, pero este es un momento realmente espeluznante. Irán va a reaccionar y probablemente en varios lugares. Piensen en todo el personal estadounidense en la región", advirtió Ben Rhodes, antiguo consejero de Barack Obama.