Última hora
This content is not available in your region

El embargo estadounidense deja frías las cocinas en Cuba, que se queda sin gas doméstico

euronews_icons_loading
Varias personas a la espera de la apertura de la venta de Gas Licuado, en el barrio del Sevillano, in Havana, Cuba, Tuesday, January 14, 2020.  (AP Photo/Ismael Francisco)
Varias personas a la espera de la apertura de la venta de Gas Licuado, en el barrio del Sevillano, in Havana, Cuba, Tuesday, January 14, 2020. (AP Photo/Ismael Francisco)   -   Derechos de autor  AP Photo/Ismael Francisco   -   Ismael Francisco
Tamaño de texto Aa Aa

Resignación en los corrillos que se forman en Cuba junto a los almacenes de distribución de botellas de gas licuado de petróleo. El Gobierno ha anunciado que toca otra vez apretarse el cinturón por culpa del embargo estadounidense: en la isla no hay suficiente gas para todos, así que habrá restricciones en los puntos de venta. La noticia ha caído como un jarro de agua fría en aquellos hogares, la mayoría, que utilizan este combustible para cocinar o para calentar el agua.

"Esto afecta al pueblo. Y por supuesto, afecta al Gobierno también porque tiene que tomar otro tipo de alternativas para resolver los problemas que no estaban previstos. Pero el que más se lo siente, como se dice en buen cubano, es el pueblo", explicaba un anciano de 87 años.

Y al pueblo le ha pedido el Gobierno que adopte medidas de ahorro gas y use de forma eficiente el combustible, un mensaje que hacen suyo algunos cubanos:

"Lo que hay es que regularse un poco más. No calentar tanta agua y esas cosas", argumentaba otro ciudadano.

"(Lo que haré será) Usar la olla eléctrica que tengo y esperar a que mejore la situación, porque es difícil", sentenciaba una vecina de La Habana.

Las sucesivas sanciones de Estados Unidos a compañías, armadores, buques y empresas de seguros que intervenían de una u otra forma en el suministro de combustible a la isla han dejado a Cuba sin proveedores y la producción interna no llega a cubrir la mitad del consumo. La Administración Trump castiga así a las autoridades cubanas por su apoyo incondicional al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Nada nuevo para un pueblo que en distintos grados ha sufrido el embargo estadounidense desde hace seis décadas:

"Al no entrar petróleo el país se paraliza, entonces eso es lo que ellos están buscando. Entonces aquí nuestros dirigentes están buscando la forma de ir regulando, ¿tú me entiendes? Para nosotros ir pasando esta serie de cosas, que hemos pasado muchísimas y hemos seguido adelante. Porque no es esta sola (escasez por el embargo), es una pila. Y no es de ahora, es de hace rato", sentenciaba Marcelino, un jubilado de 77 años.