Última hora
This content is not available in your region

Ana Tijoux, sobre 'Un violador en tu camino' y el poder del arte para transgredir fronteras

Ana Tijoux durante una actuación (Archivo)
Ana Tijoux durante una actuación (Archivo)
Tamaño de texto Aa Aa

La última nación en ver representada su versión del himno feministaUn violador en tu camino, del grupo artístico Lastesis ha sido Kósovo. Pero antes de la plaza Skanderger de Prístina, esta representación que se ha vuelto más que viral apropiándose de técnicas de la música y del flashmob, ha conectado con millones de mujeres desde Chile a Mozambique, e incluso ha hecho mucho ruido en el jucio de Harvey Weinstein.

La protesta feminista se unió a un coro de reivindicaciones sociales, políticas y culturales que sacudieron el mundo en 2019, aunque en especial Latinoamérica, donde las desigualdades endémicas hicieron saltar las costuras en Colombia, Bolivia o Puerto Rico. No cabe duda de que en esta región las de Chile destacaron por profundidad, y sobre todo por éxito: el presidente Sebastián Piñera se vio forzado a proponer una reforma de la Constitución heredada de la dictadura de Pinochet. A muchos sorprendió que el aparentemente próspero país sudamericano estallara en una revuelta en la que sin duda los artistas han tenido un papel destacado para canalizar y propagar el descontento. Y si Lastesis llevaron la voz en el acoso a las mujeres, la de la desigualdad la sostuvo y sostiene la rapera francochilena Ana Tijoux (Lille, 1977).

"La voz la llevan todos, no solamente los músicos, es responsabilidad general de país"

"No ves que no estamos solos ¡Millones de polo a polo! Al son de un solo coro", dice la canción 'Shock' de Tijoux."Todos nos estamos cuestionando cuál es la salida política, creo que obviamente las protestas han llegado para quedarse, y es que siempre han estado, no es que llegaran… lo que pasa es que ahora se unificaron las luchas", explica a Euronews.

"De hecho nos reconocemos tanto con lo que pasa en el Líbano, como en Irak, Haití o tanto como en Colombia... nos reconocemos, se están peleando cosas muy similares, tiene que ver con la educación, la vida digna [...] siempre han estado y siempre hemos estado, lo que pasa que ahora nos hemos unificado, y por eso estamos siendo más visibles".

El título informal de voz de una revuelta es algo que sobreviene, no se pide ni se demanda. En el caso de Tijoux, sus canciones se convirtieron en himnos de los levantamientos sociales en Chile habiéndose trasladado ya a Francia, donde reside actualmente. La francochilena dejó el país sudamericano pocos meses antes de que la chispa terminara de explotar contra el Gobierno chileno.

"Cacerolazo" de Ana Tijoux

Tijoux lleva este título "con muchas contradicciones, porque uno quisiera, en mi caso, no estar cantando canciones así y que algún día las canciones no tengan ya sentido. Pero por otra parte... yo creo que los artistas estamos muy empoderados", aunque matiza que la voz la llevan "todos, no solamente los músicos, los cantantes. Es algo que una responsabilidad general, de país. Es una responsabilidad que llevamos como pueblo y que nos marca y nos identifica también. Creo que no es solamente la música... es obviamente la academia, el mundo sindical, el mundo campesino, el mundo estudiantil, los artistas".

La cantante se muestra en este sentido muy "emocionada", por el éxito transnacional de Lastesis: "Por fin la performance toma un lugar protagónico… la música siempre ha tenido un lugar protagónico y es bonito ver que otros soportes en este caso la performance, que siempre ha sido un arte que no ha tenido el espacio que amerita, creo que por fin tiene ese protagonismo que se valida por la profundidad del mensaje".

El arte puede "transgredir idiomas, fronteras y países"

Además la performance de este colectivo feminista, para Tijoux, renueva y reivindica el papel del arte como vehículo para transmitir una serie de ideas y reivindicaciones. "Demuestra totalmente que el arte, el arte en toda su forma y manera es una respuesta al poder. Es una crítica a todo lo establecido. Y con propuestas también, no solamente una crítica, son propuestas. Creo que por fin uno empieza a hablar de arte y a resignificar el arte. Porque durante mucho tiempo la cultura de la basura o del sistema se conviritió en una suerte de publicidad, una suerte de simpatía permanente sobre lo que se tiene que hacer".

"El arte no tiene que ser simpático, tiene que ser precisamente interpelador, tiene que provocar algo, tiene que generar algo en términos emocionales, y abrir el esternón del pensar", añade Tijoux. Lastesis han demostrado, según la francochilena, que se puede "transgredir idiomas, fronteras, países, que nos reconocemos en las luchas con nuestras singularidades, pero nos reconocemos, y eso demuestra que hay un papel internacionalista fundamental".

Lee | "Un violador en tu camino", el himno contra la violencia machista de Las Tesis, resuena en Kósovo