Última hora
This content is not available in your region

¿Qué es el pin parental que quiere implantar Vox en los colegios españoles?

Los líderes de Vox en el Congreso. De dcha. a izda. Santiago Abascal, Ivan Espinosa de los Monteros y  Javier Ortega Smith el 3 de diciembre.
Los líderes de Vox en el Congreso. De dcha. a izda. Santiago Abascal, Ivan Espinosa de los Monteros y Javier Ortega Smith el 3 de diciembre.   -   Derechos de autor  AP / Paul White
Tamaño de texto Aa Aa

En las redes sociales no se habla de otra cosa. El pin parental que ha introducido la formación de ultraderecha Vox en los colegios de Murcia y que intenta imponer en Madrid y quizás Andalucía.

Y es que el martes Vox amenazó con bloquear los Presupuestos regionales murcianos que han pactado el Partido Popular y Ciudadanos si no se introducía esta herramienta legal, que permitirá a los padres controlar la educación que reciben sus hijos en cuestiones como el género, la sexualidad y la homosexualidad.

El partido Vox, que ha obtenido 52 escaños en el Parlamento en las últimas elecciones, considera que es necesario por "el evidente adoctrinamiento" que "sufren nuestros menores en los centros educativos". Estiman que las clases de educación sexual o igualdad son una "ideología de género así como una educación afectivo sexual que incumple flagrantemente el artículo 27.3 de la Constitución Española y los derechos que les asisten a estos como padres".

Vox
Campaña de Vox en InternetVox

¿En qué consiste el pin parental?

Se trata de un documento que, enviado a los directores de los centros educativos, obligaría a estos a pedir autorización expresa a los padres cada vez que se traten materias o se realicen actividades, charlas y talleres que afecten "a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos" según explica Vox en su sitio web.

¿Qué valor legal tiene?

El documento de Vox venía precedido de una campaña similar de la organización ultra católica Haze Oír. Sin embargo los expertos consideran que no tiene cabida en la legislación porque estas actividades se desarrollan en horario lectivo y por lo tanto son obligatorias y puntuables para los niños.

El Gobierno espa´ñol ha anunciado que recurrirá por vía judicial la decisión de Murcia que viola los derechos de los alumnos. Para el Ejecutivo se trata de una "censura previa" de los centros educativos y el profesorado.

El Gobierno español argumenta que este tipo de "objeción de conciencia" educativa no está contemplada por la legislación.

De aprobarse podría sentar un precedente, y los padres que, pongamos por ejemplo quieren enseñar a sus hijos que la Tierra es plana podrían pedir el mismo consentimiento en las clases de ciencias naturales.

¿En qué regiones está implantado?

Sólo Murcia, desde el inicio del curso escolar. Esta semana Ciudadanos aceptó mantenerlo para conseguir aprobar los Presupuestos y ahora Vox está siguiendo la misma estrategia en la Asamblea de Madrid y podría ponerla en marcha también en Andalucía, donde ya se ha aprobado aunque todavía no se ha puesto en marcha.

En Madrid el representante de Ciudadanos Ignacio Aguado, se resiste.

¿Qué dicen los expertos y responsables políticos?

El debate ha dividido profundamente a la sociedad española. Como en el caso de la ley sobre el matrimonio homosexual, por citar un ejemplo, o las fricciones entre una sociedad muy progresista y una reacción muy conservadora son evidentes.

La ONG Amnistía Internacional considera que es una aberración legal porque los Estados tienen la obligación de proteger a los niños y nilas contra la intolerancia y la discriminación.

Defensores de este dispositivo como Hazte Oir consideran que se está vulnerando el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos.

El siguiente tuit de la plataforma resume en gran parte el debate.

El Partido Popular también ve en general con buenos ojos el 'pin parental', aunque lo apoya con menos ahínco que Vox.

Desde el partido de izquierda Podemos, socio del PSOE en la coalición de Gobierno también consideran que permitir a los padres elegir "a la carta" la educación de sus hijos es una barbaridad.