Última hora
This content is not available in your region

Testimonio desde Wuhan, la zona cero del coronavirus

euronews_icons_loading
Testimonio desde Wuhan, la zona cero del coronavirus
Derechos de autor  Screenshot
Tamaño de texto Aa Aa

Las calles están vacías, los comercios cerrados y el transporte paralizado. Un comienzo de año dramático en un país que debería estar sumido en las celebraciones del Año Nuevo lunar. Este viernes no veremos las calles de Wuhan teñidas de rojo, ni el bullicio de personas, en su lugar, las mascarillas y el silencio invaden la ciudad.

Lo último que se sabe es que la propagación del coronavirus ha obligado a las autoridades chinas a tomar medidas drásticas entre las que se incluyen el aislamiento de dos ciudades más. Las autoridades chinas han asegurado que, tras estos días de fiesta –la más importante del año-, en los que ha habido 3.000 millones de desplazamientos, el virus se ha propagado por el país.

En un intento desesperado por frenar su expansión, Pekin ha cancelado las fiestas y eventos que caracterizan estas fechas. Mientras fuera de Wuhan todo lo que hay es ruido, desde el epicentro del virus destacan la tranquilidad.

No estar solo, ayuda

Euronews contacta en la ‘zona cero’ con Oliver Cuadrado, coordinador de porteros del Wuhan Shangwen Three Towns, equipo de la ciudad donde se originó todo. Oliver cuenta cómo está la ciudad en estos momentos.

“Los aeropuertos están cerrados, el metro está cerrado y la movilidad está un poco más limitada. Una de las recomendaciones que hay son las máscaras, que todo el mundo lleve máscaras y todo el mundo en la calle lleva máscaras, nosotros incluidos", nos explica.

En cuanto a las calles desiertas, continúa: "Yo creo que es un poco también por el tema de las fiestas del Año Nuevo chino, que se nota menos ambiente de gente en la calle porque ha habido mucho movimiento, pero si es cierto que esa afluencia normal de gente no la hay”

Oliver reconoce que vive estos días con cierta tranquilidad. El club les mantiene plenamente informados sobre cómo deben actuar, y además, en sus filas cuenta con una veintena de españoles en distintos puestos. El no estar solo, ayuda.

“Tenemos información al minuto de todo y como somos varios aquí…. Sería otra cosa si uno estuviese solo. Si estás solo es más complicado, pero entre todos nos vamos ayudando si a alguno le sucede alguna cosa. De momento, estamos todos bien y hay tranquilidad”.

Aeropuertos cerrados

Marc Fernández Giralt, entrenador del Wuhan Shangwen y compañero de Óliver, se encuentra en Hong Kong. Relata como tanto él como sus compañeros de equipo tenían planeados viajes a distintos lugares del país. El miércoles 22 por la noche, les informaron de que no habría ningún problema para volar.

Marc Fernández

En tan solo dos días la situación era bien distinta. En su caso, su avión tenía que despegar el viernes por la mañana: "Las autoridades nos avisaron de que el aeropuerto se iba a cerrar a las diez de la mañana. Me acerqué pronto y comprobé que los vuelos internacionales no habían sido cancelados, con lo cual pude volar a Hong kong".

Aunque los vuelos internacionales aún estaban en marcha, todos los vuelos nacionales habían sido cancelados y el aeropuerto estaba a punto de cerrarse. Marc tuvo que pasar controles de temperatura al llegar a Hong Kong.

El entrenador está en contacto con los compañeros que se han quedado atrapados en Wuhan y destaca la tranquilidad con la que están llevando la situación. "Los responsables de la empresa han contactado con el consulado y conocen nuestra situación. Ahora mismo estamos a la espera para saber qué solución hay".