Última hora
This content is not available in your region

Las multinacionales reanudan poco a poco su actividad en China

euronews_icons_loading
Las multinacionales reanudan poco a poco su actividad en China
Derechos de autor  AP Photo/Ng Han Guan
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras la vida en Pekín transcurre con una relativa calma pese al coronavirus, los socios comerciales de la segunda economía mundial no ocultan su preocupación por el parón en las cadenas de producción.

Los analistas resumen la situación diciendo que en los últimos tiempos la economía china ha reducido su dependencia del resto del mundo, mientras que el resto del mundo depende cada vez más de la economía China. No en vano es el mayor exportador mundial por delante de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Por esta razón, las autoridades intentan mantener la actividad del comercio exterior como ha explicado el viceministro de Comercio chino, Ren Hongbin: "Ayudaremos a las empresas de capital extranjero a reanudar la producción y el trabajo. Nuestra prioridad son las empresas participadas por el capital extranjero para que recuperen la producción y la distribución con el objetivo de mantener la estabilidad de las cadenas de distribución mundiales", dice.

En Shanghái, la capital financiera china, el 80% de las multinacionales han reanudado la actividad. Es el caso de la farmaceútica Merck.

"Diría que entre el 60% y el 70% de nuestros operarios han regresado y han vuelto a sus puestos de trabajo. Se trata de responder a las necesidades de nuestros clientes y hasta ahora estamos en condiciones de atender sus pedidos", explica el presidente de Merck China, Allan Gabor.

Para muchos trabajadores el mayor problema es, precisamente, llegar a su centro de trabajo.

"Para los comerciales y los servicios administrativos, intentamos al máximo que trabajen por medios digitales, en línea o por teléfono, tenemos varios sistemas para que puedan reanudar completamente su trabajo", señala el presidente de Siemens Healthineers China, Jerry Wang.

Las autoridades chinas garantizan financiación y ayuda para las pequeñas y medianas empresas.

Mientras, los empresarios ofrecen bonus e incentivos a los trabajadores para que la maquinaria china funcione a pleno rendimiento.