Última hora
This content is not available in your region

Encerradas con su agresor: la violencia de género durante el confinamiento por el COVID-19

Una mujer en las calles de Madrid vacías por la cuarentena.
Una mujer en las calles de Madrid vacías por la cuarentena.   -   Derechos de autor  GABRIEL BOUYS/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Miles de mujeres de todo el mundo deben permanecer confinadas en sus casas con su maltratador. Es una de las dramáticas consecuencias de la cuarentena impuesta para luchar contra la propagación del virus Covid-19.

ONU Mujeres, el organismo de Naciones Unidas dedicado al desarrollo y promoción de la igual de género, advirtió de que las medidas de aislamiento social están generando un aumento de la violencia de género y la pobreza que viven las mujeres.

Se está viendo esta tendencia en la mayoría de países que sufren la pandemia. Primero fue en Asia, especialmente en China y Corea, y ahora en Europa, Italia, Francia o España. Una tendencia que comienza también a hacerse visible en América.

Francia: la violencia de género aumenta un 30%

En Francia el ministro del Interior, Christophe Castaner, apuntó en una rueda de prensa que la violencia había aumentado en una semana “un 32% en la zona de gendarmerie y un 36% en la zona de la prefectura de Paris”.

Si bien estos datos no revelan la realidad del conjunto de Francia - la zona de gendarmerie corresponde aproximadamente a las ciudades de menos 20.000 habitantes - el ejecutivo galo hace lo posible para frenar este pico de violencia de género que transcurre en la sombra de los domicilios confinados.

Christopher Castaner aseguró en la televisión pública francesa que se pondría en marcha un dispositivo adaptado a la situación de confinamiento para permitir a las víctimas pedir ayuda. Contemplan la posibilidad de hacer partes en las farmacias para desde allí alertar a las fuerzas del orden.

Por ejemplo, “si una mujer agredida puede ir sin su marido a la farmacia” a buscar medicamentos, es necesario que allí “pueda dar la voz de alarma”, explicaba el ministro del Interior.

En el caso de que su marido la acompañe al establecimiento, el ministro propone utilizar un “código”, “por ejemplo: mascarilla 19”. El uso de este código ya está en marcha en España. Se darán instrucciones a las fuerzas del orden para que puedan “intervenir de urgencia”. El ministro aseguró que la lucha contra la violencia de género será “una prioridad”.

“Junto con Marlène Schiappa (secretaria de Estado de Igualdad) vamos a trabajar para que haya servicios de protección en todo el territorio nacional”, añadió Castaner.

España refuerza el sistema de protección para las mujeres maltratadas

Al decretar el estado de alarma, Pedro Sánchez ya advirtió de que las víctimas de violencia machista viven “una doble amenaza por la violencia y por el virus” e instó a la responsabilidad de protegerlas.

Con ese fin el ministerio de Igualdad ha reforzado sistema de asistencia habitual, que sigue funcionando a pleno rendimiento, para atajar la violencia de género durante el confinamiento.

Para ello ha lanzado una campaña bajo el lema “Estamos contigo. La violencia de género la paramos unidas” y se ha publicado una guía de actuación con un recopilatorio extenso de teléfonos y correos electrónicos a los que las víctimas pueden acudir para pedir ayuda.

¿Qué hacer si tienes miedo por ti y los tuyos? ¿Sientes que están en una situación de peligro? Son algunas de las preguntas que intenta resolver esta guía que recuerda que las víctimas pueden salir de sus domicilios para pedir ayuda, acudir a un juzgado o a los cuerpos de seguridad sin ser multadas. También se pueden enviar mensaje de alerta por la aplicación para móviles ALERTCOPS, con un servicio de geolocalización directa a la policía.

En una situación de violencia en el es difícil hacer llamadas de ahí que, entre otras medidas, se haya puesto en marcha un servicio de ayuda psicológica y emocional inmediata vía chat en los teléfonos 682916136 o 682508807.

El ministerio trabaja en colaboración con las comunidades autónomas donde también se han reforzado los recursos para proteger a las víctimas.