Última hora
This content is not available in your region

CORONAVIRUS | Un torpedo en la línea de flotación del sector pesquero español

euronews_icons_loading
Europe Fisheries
Europe Fisheries   -   Derechos de autor  Emilio Morenarri/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La lonja medio vacía y la mayoría de las pescaderías cerradas... La pandemia del coronavirus ha impactado como un torpedo en la línea de flotación del sector pesquero español, en especial del dedicado al pescado fresco. Con restaurantes, bares y la mayoría de los hoteles cerrados, la demanda ha caído en picado, arrastrando consigo los precios, en algunos casos más del 50%. En el mercado malagueño de Huelin trabaja Maria Josefa Caballero, que no esconde que siente una tristeza infinita al verlo así:

"No, no estoy acostumbrada a ver esto. Llevo 40 años trabajando en el mercado y esto no lo he vivido jamás, en mi vida. Esto es de pánico. Porque traes 1.000 euros de pescado y solo vendes 100, 150 o 200 euros... No estoy acostumbrada a esto".

De hecho, nadie está acostumbrado a la desolación que muestra estos días el mercado de Huelin, que siempre suele estar desbordado de productos y clientes, un bullicio que le ha convertido incluso en una atracción turística.

La misma pesadumbre se vive en los puertos, donde hay cientos de barcos de pesca amarrados. No todos son por voluntad de los pescadores o del armador. Lo explica Javier Garat, secretario general de la Confederación Española de Pesca:

"En primer lugar, tenemos casos de (pescadores) infectados por COVID-19, lo que ha causado que los armadores amarren sus barcos en el puerto para evitar infecciones y respetar la cuarentena. En segundo lugar, aquellos (armadores y pescadores) que desean continuar su actividad encuentran dificultades , porque no hay suficientes máscaras o equipos de protección suficientes, o han encontrado problemas con la libre circulación de personas y mercancías, especialmente cuando los barcos tienen que descargar en terceros países. Y, en tercer lugar, algunos armadores se ven obligados a detenerse porque la tripulación tiene miedo , no quieren ir a pescar, o porque la actividad pesquera no es rentable ".

En pleno naufragio, el sector pide al Gobierno español un salvavidas al que poder asirse, como los expedientes de regulación de empleo temporal a los que se han acogido otras industrias. La pesca está incluida en el sector primario y está excluida de las ayudas del Ejecutivo.

Según Cepesca, alrededor del 70% de la flota en el mar Mediterráneo está en puerto. El sector pesquero español emplea a más de 30.000 pescadores y armadores en 8.900 buques pesqueros.

Periodista • Isidro Murga

Editor de vídeo • Isidro Murga