Última hora
This content is not available in your region

Pacientes de cáncer en Reino Unido temen convertirse en víctimas colaterales del coronavirus

Pacientes de cáncer en Reino Unido temen convertirse en víctimas colaterales del coronavirus
Derechos de autor  AP Photo/Kirsty Wigglesworth
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando se cuentan los costos humanos del coronavirus, es improbable que los enfermos de cáncer graves sean contabilizados en las estadísticas oficiales.

Mientras que todos los titulares se centrarán en el número de víctimas de la pandemia del coronavirus, ¿qué pasa con los que se pierden el tratamiento para salvar vidas durante la crisis?

El servicio nacional de salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) se ha visto obligado a aunar gran parte de sus recursos en la respuesta al coronavirus, lo que significa que otras áreas del sistema han tenido que hacer sacrificios.

También existe la preocupación de que los pacientes con sistemas inmunológicos suprimidos -debido a la enfermedad o a tratamientos como la quimioterapia- puedan correr un riesgo mayor que otros de sufrir los efectos adversos del virus.

Para aquellos con cáncer, el NHS ha alentado a que continúen los tratamientos "esenciales y urgentes" para algunos pacientes y ha creado centros específicos "libres de COVID" para las cirugías; pero estas medidas no llegan a todos los enfermos.

"Con algunos pacientes, un retraso puede no importar demasiado, mientras que para otros puede ser importante", dijo a Euronews el profesor Karol Sikora, oncólogo y exdirector del programa de cáncer de la Organización Mundial de la Salud.

"Pero si se prolonga más allá de un par de meses - dos meses como máximo - tenemos un problema".

Reino Unido está llegando al final de su tercera semana de confinamiento, pero se espera que el Gobierno británico prolongue la cuarentena.

Francia, España e Italia también están listos para extender sus respectivos confinamientos para controlar la propagación de COVID-19.

Los pacientes podrían "morir antes de lo que lo hubieran hecho"

La semana pasada, la cuenta de Twitter de una enfermera británica se hizo viral después de que compartiera que tuvo que decir a tres pacientes de cáncer recién diagnosticados que no serían considerados para el tratamiento debido a la pandemia del coronavirus.

"Todos morirán más pronto de lo que lo hubieran hecho", añadió la enfermera Liz Alderton. "Estas son las cifras que no se cuentan".

Este tuit provocó respuestas de otros miembros del personal sanitario británico y de los propios pacientes de cáncer que dijeron haber tenido experiencias similares.

Vicki Meredew, del noroeste de Inglaterra, iba a someterse a una ronda de quimioterapia adyuvante para un cáncer cerebral terminal, cuando se le dijo que su tratamiento se aplazaría.

En una entrevista con Euronews, la mujer de 40 años dijo que estaba "un poco preocupada" por la forma en que el tratamiento continuaría, ya que su hospital había estado "muy sobrecargado" incluso antes de la pandemia.

"Fue mi enfermera de neuro-oncología la que se puso en contacto conmigo porque la consulta con mi oncólogo (incluso por teléfono) fue cancelada", explica a Euronews. "Para ser honesta, en ese momento dijo que se había pospuesto y que me enviarían otra cita una vez que tuvieran tiempo de priorizar y reorganizar".

"Entonces recibí una cita para finales de mes - pero después de haber hablado con mi enfermera de neuro-oncología de nuevo la semana pasada sobre los resultados de mi escáner, estoy segura de que esta también se va a cancelar".

Meredrew, que era psicóloga educativa e infantil antes de prejubilarse por problemas de salud, dijo que la nueva ronda de quimioterapia adyuvante -que viene después de su tratamiento principal de quimioterapia y radioterapia- "no es probable que afecte" a su tumor.

Pero, dice que su médico le dijo que "valía la pena intentarlo" para mantener el tumor estable.

"Estadísticamente, desde que presenté convulsiones por primera vez en junio de 2018, ya debería estar muerta (el glioblastoma tiene una esperanza de vida de 12-15 meses)", dijo, añadiendo: "Pero, afortunadamente, mi tumor parece sorprendentemente estable".

"Aunque mi escáner de seguimiento, del que todavía estoy esperando los resultados, estaba buscando un posible quiste en desarrollo donde mi tumor se ha reducido después de la radioterapia", continua.

Cuando fue por su reciente escáner, Meredrew dijo que el hospital estaba "desierto en cuanto a pacientes" pero que estaba "lleno de personal preparándose para el COVID-19".

"A partir de ahí, asumí que los pacientes de cáncer seguían siendo considerados urgentes y que continuarían siendo tratados", añade. "Sólo me quedaban dos ciclos de quimioterapia y mis recuentos sanguíneos han estado bien durante todo el tiempo, así que pensé, tal vez, que enviarían mi quimioterapia (la tomo oralmente) a mi médico de cabecera para evitar que fuera a citas en el hospital, para que pudiera terminar el curso".

"Estoy muy asustada"

Mientras tanto, otras personas en las redes sociales también han compartido sus historias de tratamientos y pruebas de cáncer que se han suspendido para ellos mismos, amigos o familiares.

Mary Ball de la ciudad Wigan, al noroeste de Reino Unido, dijo que su marido le dijeron que no podía ser operado, y que ahora tampoco estaba segura de que pudiera recibir quimioterapia.

"Todo es por el COVID-19 pero no será contado en las estadísticas", añadió. "No es justo. Se merece una oportunidad pero todo se ha detenido por el virus. Debería tener esperanza".

Un usuario de Twitter de Derbyshire llamado Paul dijo que su compañera había tenido recientemente "un crecimiento manchado" en su hígado.

"Le han dicho que no pueden hacerle una biopsia para comprobar si hay cáncer debido a COVID", explicó. "Tengo mucho miedo de que esto pueda ser la diferencia entre un resultado positivo y uno en el que no me atrevo a pensar".

Según el profesor Karol Sikora, los pacientes jóvenes con enfermedad de Hodgkin, leucemia y cáncer de testículo deben "continuar [el tratamiento] según lo previsto", pero aseguró para otros que creía que la pandemia sería un "bache temporal".

"Si están empezando la quimioterapia o la radioterapia, puede ser mejor retrasar el pico [de casos de coronavirus] por si se enferman", dijo.

"Después de que el pico baje, tenemos que conseguir que los pacientes de cáncer y los cardiovasculares reciban su tratamiento - tenemos que reconsiderar y empezar a priorizar el cáncer y la atención cardíaca".

En relación al pico de COVID-19 en el Reino Unido, que se espera para esta semana, Sikora añadió: "Este fin de semana es un mal momento para estar enfermo. No te enfermes en Pascua".

Aún no está claro cómo afectará el coronavirus a la atención del cáncer

El profesor clínico jefe de Cancer Research UK, Charles Swanton, dijo a Euronews que el "cuadro completo" de cómo COVID-19 afectará al cáncer "aún no está claro".

"Estos son tiempos sin precedentes y el NHS tendrá que tomar algunas decisiones muy difíciles", añadió. "Pero a medida que el virus se haga más común en el Reino Unido, sin duda añadirá más presión al NHS, a la disponibilidad de camas y [unidad de tratamiento intensivo] y, por lo tanto, a la prestación de servicios".

"También sabemos que los pacientes que sufren cáncer tienen un mayor riesgo de complicaciones por infecciones virales como la gripe, y COVID-19 probablemente no sea diferente."

Dirigiéndose al personal del NHS en particular, Swanton dijo que están trabajando incansablemente y se están adaptando a la pandemia de virus en consecuencia.

"Las decisiones de tratamiento caso por caso tendrán que basarse en los riesgos y beneficios de los pacientes en todo el servicio, ya que la atención hospitalaria puede exponer a los pacientes con cáncer al virus".

"Y los servicios hospitalarios serán cada vez más prioritarios para los pacientes con COVID-19 que necesiten atención urgente durante este momento tan difícil, lo que impactará en los recursos nacionales de salud en todas las áreas de la medicina".

"Cualquier paciente que esté preocupado por su tratamiento debe hablar con su médico y seguir cualquier actualización de la guía del NHS."

"Me preocupa el bienestar del personal del hospital"

Meredrew dijo que su antiguo papel como psicóloga la dejó preguntándose sobre la tensión mental a largo plazo que la crisis de COVID-19 tendría en el personal sanitario.

"Al haber tenido que trabajar en servicios de extensión como psicóloga, aprecio mucho que todos hagan lo mejor en un sistema con muy pocos recursos", asegura. "Desde mi perspectiva profesional, me preocupa mucho el impacto a largo plazo de todo esto en el bienestar del personal del hospital".

"En mi anterior función, formaba parte de un equipo que ofrecíamos apoyo psicológico a las escuelas después de incidentes traumáticos, y me pregunto qué es lo que hay para el personal del NHS ya que esto va más allá de lo que normalmente se esperaría de ellos".