Última hora
This content is not available in your region

Los sanitarios británicos se protegen del COVID-19 con material casero por la crisis de suministros

Los sanitarios británicos se protegen del COVID-19 con material casero por la crisis de suministros
Derechos de autor  Jon Super
Tamaño de texto Aa Aa

Los hospitales británicos y el personal clave de primera necesidad se han visto obligados a recurrir a equipos de protección personal caseros mientras el gobierno intenta asegurar los suministros.

La administración de Boris Johnson ha sido objeto de críticas por la disminución de las existencias de mascarillas, batas y viseras.

La crisis empujó al gobierno a emitir nuevas recomendaciones para que las batas reutilizables o las batas de laboratorio de manga larga se pudieran usar en ausencia de batas de cuerpo entero que repelen los fluidos, lo que provocó las críticas de la Asociación Médica Británica.

Pero, mientras el gobierno se esfuerza por asegurar los suministros, surgen historias de personas que intervienen para llenar el vacío.

Una de ellas es Jacqui Hargreaves, profesora de tecnología de diseño en una escuela de Leighton Buzzard, una ciudad al norte de Londres. Ha fabricado más de mil viseras en poco más de quince días y están siendo utilizadas por personal de primera necesidad en todo el país.

Le dijo a Euronews que un padre de un estudiante de la escuela superior Vandyke - donde ella enseña - se había puesto en contacto con ella inicialmente diciendo que trabajaban en una farmacia local, que necesitaban protección y que no sabían qué hacer.

Como resultado, se puso a trabajar haciendo lo que ahora se ha llamado el Visor de Vandyke con su marido Steve y su hija Alice.

Foto: Jacqui Hargreaves
Alice, Steve y Jacqui Hargreaves han estado haciendo las protecciones desde casa.Foto: Jacqui Hargreaves

"Tenemos la suerte de tener un edificio al final del jardín que hemos convertido en un taller", dijo Hargreaves, añadiendo que consiguió otros materiales y una impresora 3D de su escuela.

Utilizando un manual de Internet, empezó a modificar los materiales y el diseño para hacer una visera más robusta que proporcionara una mejor protección y que pudiera usarse más de una vez.

Las viseras del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido tienen una almohadilla suave y están diseñados para un solo uso, dijo Hargreaves, pero sabe que hay personas que se están viendo obligadas a usarlas más de una vez ante la escasez de suministros.

"Así que empezamos con una táctica completamente diferente", dijo. "Nuestro diseño cubre la cabeza y la frente, y se puede lavar con agua con jabón".

Lo que comenzó como un proyecto de fabricación de unas pocas docenas de artículos para la comunidad, ahora funciona a una escala mucho mayor.

Foto: Jacqui Hargreaves
Los Hargreaves tienen un taller en el fondo de su jardín.Foto: Jacqui Hargreaves
Foto Jacqui Hargreaves
Arman los componentes a mano.Foto Jacqui Hargreaves

Hargreaves y su familia han fabricado más de 1.500 viseras para hospitales de Bedfordshire, Buckinghamshire, Londres, Oxford - y para la familia de un médico en Manchester.

Las residencias de cuidados también se han puesto en contacto con la profesora para pedirle ayuda, mientras que ella dijo que a las tres fuerzas policiales de su zona también les habían dado viseras Vandyke.

"He tenido gente parada en la puerta de mi casa llorando", dijo Hargreaves. "Algunas personas se niegan a ir a trabajar porque no se sienten seguras".

"Las residencias parecen no tener nada. Son las personas que están haciendo nuestras mayores peticiones en este momento".

"Pensamos que sólo abasteceríamos a la gente de la comunidad. No esperábamos que los hospitales también nos contactaran".

"No puedo creer que la gente de las UCI y los pabellones para el COVID estén usando máscaras caseras. Es increíble".

El gobierno británico se ha enfrentado a crecientes críticas en las últimas semanas tras un retraso en el envío de materiales de protección desde Turquía y denuncias de hospitales desabastecidos.

Foto: Jacqui Hargreaves
Jacqui Hargreaves dijo que han hecho más de 1.500 viseras protectoras.Foto: Jacqui Hargreaves
Foto: Jacqui Hargreaves
La visera es reutilizable y cubre a frente.Foto: Jacqui Hargreaves

Hargreaves bromeó con que su tarjeta de crédito había "recibido una paliza" por el proyecto, ya que ella misma había estado pagando la factura de los materiales después de que los de la escuela se agotaran.

Pero ahora está recibiendo el apoyo de una organización local, el Club Rotario de Leighton Linslade, y una página de JustGiving que ha recaudado más de 4.000 libras.

Peter Banwell del Rotary Club dijo que la organización ha estado trabajando para asegurar los materiales extra y ayudar a mejorar el desarrollo de las viseras."Estamos orgullosos de lo que ella y Steve están haciendo. Es increíble lo que han logrado hacer en su jardín trasero".

"Estamos tan impresionados por su imaginación y su determinación", añadió. "Lo que nos gustó particularmente fue la forma innovadora en que hizo el producto".

El director de la Vandyke Upper School, Timothy Carroll, dijo a Euronews que la familia Hargreaves y su departamento de tecnología de diseño habían estado haciendo un "excelente trabajo".

"Muchos miembros del público y del personal de la escuela han contribuido generosamente a un fondo de Just Giving y varias empresas locales han donado materiales para que la producción continúe", dijo.

"Una de las pocas cosas positivas que han salido de esta crisis sanitaria es el espíritu comunitario y con tanta gente que quiere hacer lo que puede para ayudar".

Foto: Jacqui Hargreaves
Las Viseras Vandyke se están suministrando a personal sanitario en los hospitales.Foto: Jacqui Hargreaves
Foto: Jacqui Hargreaves
El personal de la unidad de cuidados intensivos compartió su agradecimiento a los Hargreaves.Foto: Jacqui Hargreaves