Última hora
This content is not available in your region

Semanas laborales de 4 días: La pandemia del COVID-19 es la "excusa perfecta" para implementarlas

Christin Hume
Christin Hume   -   Derechos de autor  Unplash
Tamaño de texto Aa Aa

Si necesitas aumentar tu consumo de cafeína el viernes por la mañana para poner tu cerebro en marcha, no eres el único.

Ahora, ¿qué tal si saboreas ese café y no tienes que trabajar después?

Para innumerables empresas de todo el mundo, la crisis del COVID-19 ha provocado un desastre económico y ha dejado a millones de personas sin sus puestos de trabajo.

Pero activistas defienden que la pandemia del coronavirus es la oportunidad ideal para repensar los patrones de trabajo para impulsar las economías y mejorar el bienestar general, y que ahora es el momento de abandonar la semana laboral de cinco días y 40 horas.

"El COVID-19 nos da la excusa perfecta para analizar realmente cuál es el futuro del trabajo. Es algo terrible por lo que estamos pasando. Pero lo más emocionante es que podemos reinventar el lugar de trabajo", dijo a Euronews Charlotte Lockhart, CEO de 4 Day Week Global.

Lo que una vez fue una idea marginal ahora parece estar ganando impulso.

Nueva Zelanda ha tenido una de las respuestas más exitosas del mundo a la pandemia del coronavirus, pero su economía aún se ve afectada. Ahora la primera ministra Jacinda Ardern está apoyando la idea de una semana laboral de cuatro días para ayudar a impulsar el turismo interno y mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

"Escucho a mucha gente sugerir que deberíamos tener una semana laboral de cuatro días. En última instancia, eso realmente se queda entre los empleadores y los empleados. Pero (...) hay muchas cosas que hemos aprendido del COVID-19 y la flexibilidad de la gente que trabaja desde casa, la productividad que puede ser impulsada fuera de eso", dijo Ardern en una intervención en directo desde Facebook este mes.

¿Menos horas, mejor productividad?

Cuando Microsoft puso a prueba la semana laboral de cuatro días en una filial en Japón el año pasado, dijo que observó un aumento de la productividad del 40 por ciento. El experimento era parte de un proyecto que examinaba el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y su efecto en la productividad y la creatividad.

La semana laboral de 35 horas de Francia, implementada hace dos décadas, es famosa por ser una de las más cortas de Europa. Introducida por el primer ministro socialista Lionel Jospin para reducir el desempleo, ha alimentado una imagen estereotipada de una nación de holgazanes, pero Francia se adelanta regularmente al resto del mundo en términos de productividad.

Aunque es ligeramente inferior a la de los Estados Unidos y se ha ido ralentizando en los últimos años, el PIB por hora trabajada en Francia es aproximadamente un 25% más alto que en el resto de la Unión Europea y en el resto de los países más ricos del mundo, según los datos de la OCDE.

Lockhart dice que las sombrías perspectivas económicas hacen que la idea de una semana laboral más corta sea aún más oportuna, cuando "la atención a la productividad es más importante que nunca".

"La naturaleza humana es que no podemos trabajar plenamente durante 37 o 40 horas a la semana", dijo."Lo que defendemos es que si animas a tu personal a encontrar esos huecos en su día y luego dejas que puedan tener tiempo libre, descubres que tu empresa será un mínimo del 20% más productiva".

Mantener la concentración

El hecho de que vivamos en una era hiperconectada, y que más gente tenga dificultades para dejar de trabajar, es precisamente por lo que Lockhart piensa que la semana laboral de 40 horas ya no nos sirve.

"Cuando se instituyó por primera vez, no teníamos teléfonos inteligentes, ni correo electrónico y todas esas interrupciones, así que en realidad tenemos que crear algo de disciplina", dijo.

Los confinamientos durante semanas por el coronavirus han obligado a millones de padres a hacer malabarismos entre el cuidado de sus hijos y el intento de trabajar desde casa al mismo tiempo, luchando contra las constantes interrupciones y programando el trabajo en torno a las horas de la siesta de los pequeños.

"La diferencia que hemos tenido durante el confinamiento del COVID, por supuesto, es que hemos tenido que educar a nuestros hijos en casa al mismo tiempo. Pero si buscáramos una solución de trabajo flexible y remoto que se adapte a la mayoría de las empresas, creo que nos encontraríamos con que la productividad se dispararía", dijo Lockhart.