Última hora
This content is not available in your region

Contra el racismo y la brutalidad policial en EEUU

euronews_icons_loading
Contra el racismo y la brutalidad policial en EEUU
Derechos de autor  AP Photo/Jacquelyn Martin
Tamaño de texto Aa Aa

Cientos de personas dieron su último adiós a George Floyd en Carolina del Norte, su ciudad natal.

Floyd, de 46 años, fallecido en Minéapolis el 25 de mayo se ha con vertido en símbolo de la indignación ante la brutalidad policial hacia los negros en Estados Unidos.

"No importa quiénes somos, de dónde venimos, ni cómo somos, ni a quién amamos, siempre que reconozcamos que estamos en la misma comunidad y que nos reconocemos todos como humanos. Y eso fue lo que se perdió en Mineápolis fue la humanidad de George Floyd", decía el reverendo Adrian Nelsonde la Iglesia Lomax AME Zion.

Muchos ven en est e día la oportunidad de cambiar las cosas y acabar con la discriminación.

El movimiento que en un principio se inició con furia, saqueos y fuego en Mineápolis tras el asesinato de Floyd, se ha tornado en una protesta pacífica para expresar el hartazgo ante una brutalidad policial que no deja de repetirse y ensañarse con los afroamericanos.

En Washington, miles de familias con niños engrosaban la protesta que ha recorrido la plaza "Black Lives Matters", rebautizada recientemente, con este lema: "Las vidas de los negros importan" a muy poca distancia de la Casa Blanca.

Allí han clavado la rodilla en el suelo ante la residencia del presidente Trump, que no se ha desmarcado del racismo.