Última hora
This content is not available in your region

El reparto territorial del fondo COVID-19 enturbia el avance en la desescalada en España

euronews_icons_loading
Plaza Mayor de Madrid
Plaza Mayor de Madrid   -   Derechos de autor  AFPtv
Tamaño de texto Aa Aa

El dinero, el que se va a repartir y el que se dejará de ganar, enturbia el paso decisivo que ha dado España este lunes en la desescalada: la comunidad de Madrid, Cataluña y Castilla León, tres de las regiones más castigadas por la pandemia de la COVID-19, han entrado en la fase II y el resto del territorio nacional ha avanzado en esta misma fase o ha pasado a la III, mucho menos restrictiva.

Mientras en Madrid y Barcelona se han reabierto colegios y centros comerciales, en otros territorios crece el malestar por el reparto del fondo de 16.000 millones de euros no reembolsables que el Estado destinará a las comunidades autónomas para que hagan frente a las consecuencias de la pandemia. De este monto total, 9.000 millones irán a parar a gastos sanitarios, 2.000 millones a un fondo de Educación y 5.000 millones se destinarán a compensar la caída de ingresos derivada del parón económico.

El Gobierno cambió el criterio de atribución el domingo para favorecer más a las zonas con mayor población, lo que ha levantado ampollas en algunos territorios, no en todos, de la llamada España vacía o vaciada, regiones poco pobladas que aún no se habían recuperado de las consecuencias de la crisis financiera de 2008.

El panorama es desolador. El Banco de España ha actualizado este lunes sus previsiones económicas para este año y ha elevado desde un 13,6% hasta un 15,1% la caída máxima del PIB nacional. En el peor de los escenarios, el paro rondará el 23,6% este año y se acercará al 25% el año que viene. A pesar de que la recuperación comenzará en 2.021, hasta 2.023 no se alcanzarán los niveles de empleo y PIB de antes de la pandemia, que, recordemos, ha dejado más de 27.000 muertos y casi 242.000 dos mil infectados.