Última hora
This content is not available in your region

Reabren los zoos del Reino Unido, que casi no sobreviven a la COVID-19

euronews_icons_loading
Reabren los zoos del Reino Unido, que casi no sobreviven a la COVID-19
Tamaño de texto Aa Aa

Los zoológicos británicos reabren sus puertas, tras tres meses de cierre, que han hecho peligrar su supervivencia.

En el zoo de Londres, alimentar a los animales cuesta la friolera de un millón de euros al mes. Las últimas semanas, se habló incluso de eutanasia.

"Estábamos empezando a pensar en el peor de los casos. Si el bloqueo hubiera durado seis meses más y nuestras fondos se hubieran agotado, entonces hubiésemos tenido que ver cómo alimentar a todos estos animales. Afortunadamente, no hemos llegado a eso, pero si el bloqueo hubiera durado bastante tiempo, creo que todos los zoológicos habrían tenido que hacerse algunas preguntas muy, muy difíciles", cuenta Dan Simmonds, cuidador del Zoo de Londres.

Las visitan han cambiado. Ya no se puede interactuar con los animales. Las rutas son de un solo sentido y hay una nueva señalización, que recuerda a los visitantes que deben mantener las distancias.

"Creo que es comprensible que zonas del zoo permanezcan cerradas. Aún así, para mi hijo, de dos años y medio, al que le encanta ver al gorila, al tigre y a todos los animales fuera, ha sido una experiencia increíble y está súper feliz", señala una visitante.

"Se espera que las atracciones clásicas, como los pingüinos del Zoo de Londres, atraigan a muchos visitantes, pero ¿qué pasa con zoos más pequeños que dependen de experiencias interactivas? ¿Cómo van a hacer frente a la nueva normalidad?", se pregunta Victoria Smith, Euronews.

El Cedars Nature Center, en Hertfordshire, es uno de los zoológicos más pequeños del Reino Unido, donde viven las únicas mofetas rayadas del país. Solía ofrecer experiencias interactivas, pero ya no.

"Tocar a los animales será algo que el público no podrá hacer. Podrán acercarse, a menos de dos metros, para hacer fotos, pero todo cambiará para nosotros y para cualquier otro zoológico del Reino Unido", explica Nick Spellman, codirector del Cedars Nature Center.

Este establecimiento estuvo a punto de cerrar, pero un llamamiento a la comunidad local ayudó a salvarlo. Al igual que los otros zoos británicos, espera tener un verano movido, para salvar el negocio y a los animales.