Última hora
This content is not available in your region

Apple e Irlanda celebran la decisión del Tribunal General de la UE y Bruselas estudia recurrir

euronews_icons_loading
Apple e Irlanda celebran la decisión del Tribunal General de la UE y Bruselas estudia recurrir
Derechos de autor  IERTE
Tamaño de texto Aa Aa

Victoria sonada para Apple y duro varapalo para Bruselas. El Tribunal General de la Unión Europea anuló este miércoles la reclamación económica hecha por la Comisión Europea a Irlanda, de 13.000 millones de euros más intereses, en concepto de impuestos no abonados por Apple a Dublín entre los años 2003 y 2014.

La Comisión reclamó esa suma en 2016 alegando que el gigante tecnológico se había beneficiado en Irlanda de una serie de ventajas fiscales ilegales. La sentencia, no obstante, asegura que no queda demostrado que Dublín concediera dichas ventajas a Apple.

"La Comisión apoya plenamente el objetivo de que todas las empresas paguen la parte que les corresponde de los impuestos", defendía su portavoz Dana Spinant tras conocer la sentencia. "Si los Estados miembros conceden a ciertas empresas ventajas fiscales que no están al alcance de sus rivales, esto perjudica la competencia leal en la UE. Y también priva al erario público y a los ciudadanos de fondos para inversiones muy necesarias", se lamentaba Spinant.

Un largo primer asalto

Tanto Apple como el Gobierno de irlanda, que apelaron en su día la decisión de Bruselas, han celebrado públicamente la sentencia. La compañía estadounidense lo ha hecho recordando que es "la mayor pagadora de impuestos del mundo", mientras que desde el ministerio de Finanzas irlandés no querían dejar pasar por alto el daño que todo este asunto ha hecho al país:

"Este es un asunto que ha causado dificultades de reputación para Irlanda durante los muchos años en que se ha desarrollado", decía el ministro de Finanzas Paschal Donohoe. "Por eso la decisión de esta mañana es tan importante, porque deja claro que no había pruebas para demostrar que Irlanda había concedido un trato preferente a un contribuyente".

Sobre el papel, la decisión supone una gran noticia para todas aquellas multinacionales que gozan de claros beneficios fiscales en varios países dentro de la Unión. La sentencia del Tribunal General, no obstante, se puede recurrir ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La batalla judicial probablemente continúe.