Última hora
This content is not available in your region

Perú y Argentina avanzan en el desconfinamiento

euronews_icons_loading
Un cocinero trabaja en un restaurante de Perú
Un cocinero trabaja en un restaurante de Perú   -   Derechos de autor  ERNESTO BENAVIDES/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Los restaurantes de Perú han vuelto a abrir sus puertas tras cuatro meses de cierre impuesto por la pandemia de covid-19.

Las restricciones son importantes, con medidas sanitarias estrictas, mesas distanciadas y un aforo reducido a menos de la mitad. Pese a todo, los dueños de los locales se muestran optimistas y los clientes, confiados.

"Me siento muy seguro y muy contento", afirma un hombre. "Acá sí -añade otro-. ¡Con todos los protocolos que tienen!"

Gastronomía de fama internacional y sector clave que emplea a un millón de personas

La gastronomía peruana, con el cebiche de pescado como plato insignia, goza de fama internacional y atrae a muchos turistas. Antes de la pandemia, el país contaba con 220.000 restaurantes, pero muchos no han sobrevivido al largo confinamiento.

"En el camino se nos han quedado aproximadamente unos 70.000 negocios que han tenido que cerrar, que han tenido que devolver locales, porque eran rentados y, obviamente, el personal a su casa -explica Carlos Canales, presidente de la Cámara de Comercio de Perú-. _Y es muy complicado porque estamos hablando de un sector restauración que genera un millón de puestos de trabajo". _

La reapertura del sector gastronómico forma parte del plan gradual de desescalada que trata de reactivar la economía peruana, que ha sufrido una caída del PIB del 13 % en los primeros cuatro meses del año.

Se desconfina, pero con miedo, pues dos semanas y media después de levantar la cuarentena nacional, los contagios de coronavirus están empezando a aumentar de nuevo y se vuelven a rondar los 100.000 casos activos.

Perú es el segundo país de Latinoamérica con más casos confirmados, 357.000, y el tercero por número de muertos, más de 13.300.

Buenos Aires empieza lentamente a recuperar el pulso

En Argentina, Buenos Aires también empieza a recuperar lentamente el pulso. Los comercios de proximidad fueron los primeros en abrir este lunes, en el primer paso en un proceso de flexibilización que prevé retomar de forma progresiva todas las actividades industriales y comerciales en las próximas semanas.

"Tenemos que aprender a convivir con el virus -dice un comerciante-, _porque si no va a ser peor el daño económico que el daño que produce el virus". _

El regreso de actividades suscita esperanzas en una economía en recesión desde 2018 y golpeada por la pandemia. Según un estudio de la consultora Ecolatina, el desempleo alcanzó un 15% en el segundo trimestre. Uno de cada tres argentinos vive por debajo del umbral de pobreza y la ONU estima que la crisis sanitaria podría aumentar esa cifra hasta el 40 %.

La reapertura también supone oxígeno para el ánimo de la población, que puede volver a salir a la calle a hacer deporte.

"No me aguantaba más. Me faltaba el aire. Era horrible estar encerrada", asegura una mujer que ha salido a correr.

El área metropolitana de Buenos Aires, que suma 16 millones y medio de habitantes, es también donde se concentran el 90 % de los casos de coronavirus. De hecho, acaba de pasar por dos semanas de aislamiento estricto tras una aceleración de los contagios.