Última hora
This content is not available in your region

Protesta en Buenos Aires por falta de alimentos en los comedores sociales

Unas mujeres llevan bolsas con raciones de comida de un comedor social para alimentar a las personas más afectadas por la crisis económica.
Unas mujeres llevan bolsas con raciones de comida de un comedor social para alimentar a las personas más afectadas por la crisis económica.   -   Derechos de autor  RONALDO SCHEMIDT/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

La falta de comida en los comedores sociales ha llevado a varias organizaciones sociales a manifestarse este jueves en Buenos Aires. Frente a la sede del Gobierno argentino estas organizaciones denunciaron una situación que aseguran, se agravó desde el inicio de la pandemia de la COVID-19.

Entre las organizaciones que se manifestaban estaba el movimiento Corriente Clasista Combativa, de la villa 21-24; con Alejandra Lores de referente. Lores ha destacado en declaraciones a EFE que los gramajes de los productos por cada porción de comida se están reduciendo.

"El tema de la mercadería, el tema de los alimentos, que han bajado muchísimo la cantidad, ha bajado la calidad, por lo menos antes recibíamos un pollo que pesaba 2,4 kilogramos, ahora están pesando 1,5 kilogramos con toda la furia", defendía Lores a la agencia de noticias.

Una de las denuncias por parte de las formaciones sociales es la sopa. Aseguran que los comedores sociales ya no sirven sopa en el menú y que la entrega de la carne se ha reducido en comparación a las raciones de antes.

La pandemia de la COVID-19 principal causa del agravamiento social

Sopa, carne, pollo... Son varios los reclamos de las organizaciones sociales, entre las reclamaciones también destaca la necesidad de incrementar los fondos para cubrir necesidades básicas como son el gasto de gas ya que las entidades sociales de Buenos Aires aseguran que con el subsidio que reciben, 40.000 pesos, unos 380 €, "no alcanza".

Una problemática añadida al agravamiento social por la pandemia es el riesgo añadido que tienen en su labor. Las entidades sociales han asegurado mientras protestaban delante del Gobierno de Argentina que por la COVID-19 han fallecido varios de los integrantes de sus organizaciones. La situación dificulta su labor ya que muchas de estas asociaciones trabajan en los barrios más pobres de Buenos Aires.

"El Gobierno de la ciudad piensa que la pandemia ha terminado, pero no es así, de hecho estamos doblando la seguridad para que las compañeras tengan más cuidado, porque está habiendo un rebrote, no puede ser que el Gobierno haga oídos sordos, vista corta y recorte la mercadería a los merenderos y comedores que están atendiendo en los barrios", señaló a Efe Sheina Gómez, integrante de Barrios de Pie.

La única solución que han encontrado a la situación actual es la solidaridad individual pero destacan que no es suficiente. Por ese motivo han empezado a organizarse ante la falta de mercancías en "comités de crisis de cada columna".

Ollas populares en Buenos Aires para pedir que se declare la emergencia alimentaria, publicado el 13/09/2018

"Venimos en una crisis económica y una pandemia donde nadie se la esperaba, por muy buena voluntad que uno pueda tener no alcanza, necesitamos que el Gobierno de la ciudad se haga cargo de la cuestión y baje lo que corresponde, con solo buena voluntad de las compañeras que están 24 horas en los comedores no alcanza", agregó Gómez, de la entidad Barrios de Pie en Argentina.

El Gobierno asegura que sus políticas garantizan la provisión de alimentos

Desde la sede del Gobierno de Argentina pero han asegurado que cumplen su función de servicio público. En declaraciones a EFE, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires, Gobierno encabezado por el opositor Horacio Rodríguez Larreta, asegura que siguen llevando adelante sus políticas en materia de seguridad alimentaria, "garantizando la provisión de alimentos frescos y secos a la red de comedores comunitarios conveniados y asistidos, como así también a través de los refuerzos alimentarios instrumentados excepcionalmente".

"Sostenemos que no hubo ningún recorte en la entrega de alimentos a comedores. El hecho puntual que algunos comedores comunitarios destacan no se trata de una disminución en las raciones sino que hubo un cambio en el menú. Se está entregando el menú de verano que, pudiendo en algunos casos tener un peso inferior en gramaje, su contenido alimenticio posee los mismos valores nutricionales que el menú de invierno", destaca el comunicado que el ministerio hizo llegar a Efe.