Última hora
This content is not available in your region

En el presupuesto europeo falta cultura, educación y medioambiente

euronews_icons_loading
En el presupuesto europeo falta cultura, educación y medioambiente
Derechos de autor  Martin Meissner/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Tímidamente, los artistas vuelven a los escenarios tras el confinamiento. Entre ellos, Salvador Sobral, al que muchos recuerdan por su victoria en el festival de Eurovisión.

El músico portugués ha firmado una carta, junto a otros 45 artistas, en la que piden a los líderes europeos que inviertan en cultura porque, según recuerdan, ayudó a hacer frente a “una gran adversidad personal y social" durante la pandemia. Entre los españoles que firmaron el manifiesto se cuentan Isabel Coixet, Agustín Almodóvar, Alberto Iglesias y Joan Fontcuberta.

La respuesta ha sido tímida. El el marco de presupuesto plurianual aprobado durante la cumbre, el programa Creative Europe ha recibido una asignación de 1.600 millones de euros.

La carta también había sido firmada por el director del BOZAR, uno de los principales centros culturales de Bruselas. “Creo que el futuro del presupuesto común debe estar en manos de los artistas, que son los que tienen una mejor visión de lo que se puede hacer. Necesitamos mostrar mucha empatía hacia los artistas porque se necesitan ideas. Sin ideas creativas, no habrá innovación”, explica su director Paul Dujardin.

Uno de sus proyectos más recientes ha dado lugar a la aparición de una serie de murales en tres ciudades belgas. Objetivo: mostrar la diversidad del país. Pero Dujardin cree que es necesario reflexionar sobre cómo ganar espacio a nivel internacional.

"¿Cómo competiremos con otras potencias regionales como Estados Unidos, Asia, China... ? ¿Cómo esta fantástica Europa llena de gente creativa puede ser la primera en marcar la diferencia?¿Cómo estimular la inversión y tener un visión a largo plazo en términos de coproducciones e inversiones?, se pregunta.

Menos presupuesto para Erasmus+

Quien dice cultura, dice movilidad y educación. El confinamiento afectó a los estudiantes que soñaban con unirse a Erasmus+, uno de los programas más populares de la Unión Europea. Pero su presupuesto se ha visto reducido a 21 mil millones de euros. El Parlamento Europeo está en contra de estos recortes.

Además, en septiembre, votará una resolución pidiendo que este programa juegue su propio papel en el Pacto Verde, prestando atención al transporte.

"No hay ningún estímulo para la movilidad ecológica. Dicen que hay que optar por la forma más barata y rápida, pero esta opción no es siempre la más ecológica. Por lo tanto, debemos considerar el tren y los otros transportes disponibles”, afirma la eurodiputada francesa Laurence Farreng, del grupo liberal Renovar Europa. “Deberíamos reembolsar las opciones que si bien son un poco más caras que las compañías de bajo coste, son más respetuosas en términos ecológicos".

La Comisión de Cultura defiende la creación de una etiqueta ecológica para Erasmus+, y también para el programa Creative Europe.