Última hora
This content is not available in your region

La exploraciones mar´inas tensan la relación entre Grecia y Turquía

Prospeción en el mar
Prospeción en el mar   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La historia de Chipre ha estado envuelta en tensiones entre sus habitantes griegos y turcos. En 1974, tras la invasión por parte del Ejército turco, como respuesta a un golpe militar respaldado por el Gobierno griego, la isla se dividió en dos mitades.

Los turcochipriotas se concentraron en la mitad septentrional, representando algo más de un tercio del territorio, mientras que en el resto se encuentran los grecochipriotas.

Tanto Chipre como la Unión Europea consideran que la parte norte pertenece a la República de Chipre. Con lo cual, las aguas que lo rodean son parte de su Zona Económica Exclusiva. Los países miembros de la unión pueden realizar actividades económicas en este área.

Algo con lo que no está de acuerdo Turquía, que reconoce a Chipre del Norte como independiente, por lo que asegura que puede explorar sus aguas. Lejos de cesar, la tensión entre Turquía y Grecia sigue aumentando. al reanudarse las actividades de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental.

"Todo el mundo sabe que el riesgo de que haya un accidente aumenta al reunirse tantos militares en una zona tan delicada. En tal caso, la responsabilidad recae sobre el que da pie a estas circunstancias", asegura el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis.

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, responde que "la actitud de Grecia en el Egeo y el Mediterráneo no es buena" y añade que "no queremos interferir en los derechos ajenos, pero no dejaremos que ningún país nos quite los nuestros".

Ambos países no logran ponerse de acuerdo sobre cómo calcular la extensión de la plataforma continental. Y si las islas deberían estar incluídas. Turquía sostiene que no deberían. Mientras Grecia señala que esto va en contra de la ley internacional y dice que el área que se disputan se encuentra en su plataforma continental.

Algo que desde Ankara rechazan y no tienen intención de frenar su exploración de yacimientos de hidrocarburos. Lejos de cesar, la tensión entre Turquía y Grecia sigue aumentando con una escalada de tensión en una zona del Mediterráneo oriental que tanto Grecia como Turquía reclaman como propia.

La escalada de tensiones se disparó el viernes pasado, cuando Grecia y Egipto firmaron un acuerdo para delimitar sus zonas económicas exclusivas. Este gesto invalidaba un tratado similar acordado hace casi un año entre Turquía y el Gobierno libio.

A modo de respuesta, Ankara ha reanudado las actividades de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental. Una exploración que suspendió en julio, a petición de Alemania, como gesto para buscar el diálogo con Grecia.

Las autoridades turcas han asegurado que el buque Oruç Reis, cuyo objetivo es identificar posibles yacimientos de hidrocarburos, seguirá con esta actividad hasta el próximo 23 de agosto.

Este mismo martes, el Gobierno turco ha declarado que continuará con las exploraciones de hidrocarburos en el Este del Mediterráneo y advirtió que defenderá los derechos marítimos de Turquía "sin concesiones".

Las tensiones entre Turquía y Grecia han aumentado por la reanudación este lunes de las exploraciones turcas de gas entre su costa de la provincia de Antalya y la isla de Chipre, un espacio en disputa.