Última hora
This content is not available in your region

Atrapados en un Beirut destruido

euronews_icons_loading
Aisha con su hijo tras la explosión
Aisha con su hijo tras la explosión   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La devastadora explosión que sacudió la capital del Líbano ha dejado la estabilidad del país pendiendo de un hilo. Beirut se había convertido en el hogar de miles de refugiados sirios que llevaban años huyendo del caos.

Ahora intentan sobrevivir en una ciudad en escombros y un país que no puede ayudarles. Su precaria situación les ha hecho más vulnerables.

"A mi hijo le sangraba la cabeza y no podíamos detenerlo, eso fue lo más difícil de todo. Ni siquiera me di cuenta de que yo también estaba herida", cuenta Aisha, refugiada siria.

Según ACNUR, a finales de 2019 se encontraban en el Líbano unos 914.000 refugiados sirios.

La mayoría de los que están en Beirut viven en campos de refugiados en el este de la ciudad. Los menos afortunados residían en habitáculos para trabajadores cerca del puerto.

Tras la catástrofe UNICEF apunta que hay niños separados de sus familiares, mientras que algunos aún figuran entre los desaparecidos.

Con más del 50% de la estructura sanitaria de Beirut destruida y un preocupante repunte en los casos de coronavirus, miles de refugiados se replantean su situación en el país, sin contar con muchas opciones sobre la mesa.