Última hora
This content is not available in your region

"Me arrastraron como a un animal": La brutal represión de las protestas de Bielorrusia

La policía detiene a un manifestante mientras dos mujeres tratan de defenderlo durante una manifestación contra las disputadas elecciones presidenciales en Minsk, Bielorrusia.
La policía detiene a un manifestante mientras dos mujeres tratan de defenderlo durante una manifestación contra las disputadas elecciones presidenciales en Minsk, Bielorrusia.   -   Derechos de autor  AP Photo/Sergei Grits, File
Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas que comenzaron después de las elecciones presidenciales no se han apaciguado en Bielorrusia. Sólo el último día, alrededor de 700 personas fueron detenidas en el país.

Los activistas de derechos humanos critican a las autoridades por su injustificada brutalidad contra los manifestantes pacíficos. Euronews ha recogido testimonios de algunos de ellos que han sido detenidos en Minsk.

Irina, 32 años, médico: "Todo lo que podía hacer era gritar de dolor"

AP Photo
Las fuerzas de seguridad deteniendo a un manifestante.AP Photo

El 10 de agosto a las 5 de la tarde fui con un amigo a comprarle a mi hijo una mochila para la escuela. La tienda no estaba lejos de la plaza donde se iba a celebrar la manifestación, que ni siquiera yo conocía. Alrededor de las 7:00 p.m. pasamos por la plaza para llegar al parque y volver a casa. En ese momento mi marido se unió a nosotros y tomó al bebé en sus brazos. Las sandalias del bebé se cayeron y me quedé atrás para recogerlas.

En ese momento un policía se acercó a nosotros y nos dijo: "Chica, vete". Dije: "Sí, sí, pero ¿qué está pasando?" Entonces un coche blindado de las fuerzas de seguridad llegó a gran velocidad, y algunos policías bajaron y se llevaron a dos tipos, y el policía con el que hablaba le dijo que me llevara a mí también. Me reí, no podía creerlo, pensé que me iban a dejar ir. Me metieron en el camión y nos llevaron a la comisaría.

Me arrastraron como a un animal: me doblaron los brazos tan fuerte que mi visión se empañó. Entonces una mujer policía me agarró del pelo, me tiró contra la pared y alguien por detrás me golpeó en las piernas. Todo lo que podía hacer era gritar de dolor. De ellos escuché terribles obscenidades sobre lo insignificante que soy.

Luego me trasladaron al patio, donde había otros prisioneros como yo. Allí esperé unos 40 minutos en la oscuridad sobre un frío suelo de hormigón. Luego me llevaron a firmar el informe. Decía: "Algunos de ellos participaron en una manifestación, discutieron con la policía, participaron en una acción no autorizada". El policía me preguntó: "¿Firmarás?" Le respondí que estaba de acuerdo en que estaba allí y que había pasado por delante de la manifestación, pero que todo lo demás no estaba bien para mí.

Me llevaron de vuelta, después de 10 minutos dijeron que me dejarían ir a casa. Me llevaron por un pasillo, estaba feliz, pensé que se había acabado. Me llevaron a mi celda, abrieron la puerta y me empujaron dentro. En las siguientes dos horas hicieron lo mismo con otras chicas.

Había dos literas y 9-10 personas en la celda. Nos dijeron que nos retendrían durante 24 horas. "Piensa en tu comportamiento", nos dijeron. Pasamos un día allí, la noche fue terrible. Las camas eran bancos de madera que ni siquiera tenían sábanas. Nos sentamos, pegados los unos contra los otros. El baño de la celda estaba tapado. No había forma de usarlo. Le pedimos que lo arreglaran. La respuesta fue: "Cállate, en tu estado deberías estar feliz de tener lo que ya tienes".

Pero no nos dejaron ir al día siguiente. Pedimos explicaciones: "Estáis detenidos tres días en espera del juicio, luego el tribunal decidirá qué pasa después. Lágrimas, pánico. Estábamos en una condición terrible. Los hombres de guardia se burlaban de nosotros cada hora con una actitud repugnante. Nos decían cosas como: "¿Qué clase de personas son ustedes? Deberían romperte los dedos, violarte, matarte". Mi corazón empezó a latir como loco, pedí una aspirina pero se rieron de mí.

Pasé más de dos días en esta condición, luego fui convocada a la corte. Fui a la corte pensando que diría "sí" a cualquier cosa que me pidieran, que estaría de acuerdo en que estaba en esta manifestación, que había hecho algo malo, así que me dejarían ir a casa. Porque es imposible vivir con eso.

El tribunal ha leído las actas. Decía que no estaba allí a las 7, sino a las 10, cuando ocurrieron todos estos eventos. Me duele pensar que he estado sometido a este tipo de tratamiento durante tres días sin saber siquiera lo que estaba pasando. Firmé el informe, me dieron una multa equivalente a veinte sueldos y dijeron que me había librado. "Ve a casa y dile a tu familia y amigos que no salgan después de las 19:00".

Nunca antes había participado en protestas. No tenía intención de hacerlo. Apoyé a la gente moralmente, pero nunca había participado. Y después de esta situación, mis ojos simplemente se abrieron a lo que estaba pasando en el mundo.

No iré a las manifestaciones, pero apoyaré las protestas de todas las maneras posibles en Internet, escribiré publicaciones, apoyaré a la gente. No me quedaré en silencio. Quiero que la gente sepa en qué país vivimos y qué nos espera, qué nos depara el futuro.

Elizaveta, 20 años, empleada de una pizzería: "Rompieron el parabrisas y la metralla voló por todas partes"

Me gustaría contarles cómo se llevó a cabo la detención del 10 al 11 de agosto. Yo, un amigo y otros tres tipos fuimos a una tienda en Minsk. No estábamos en un mitin, estábamos en una tienda. Nos detuvimos y ni siquiera tuvimos tiempo de salir del coche. Tres coches de policía se nos acercaron, nos amenazaron con salir, empezaron a golpear el parabrisas del coche con palos y patadas.

Rompieron el parabrisas y la metralla voló por todas partes: yo tenía vidrio en el pelo, la otra chica del coche incluso en la boca. Fue terrible. Los chicos fueron arrastrados fuera del coche, empezaron a golpear sus cabezas en el asfalto, mi novio empezó a sangrar. Cuando dijo "alto" le golpearon varias veces con una porra.

Después de eso destruyeron sus teléfonos, tiraron todas sus cosas al suelo y confiscaron el coche con dinero y documentos dentro, no sabemos dónde lo llevaron. Más tarde nos enteramos de que había sido abandonado no muy lejos. El dinero había desaparecido pero habían dejado las llaves, cualquiera podría haberlo robado.

AP Photo
Un grupo de manifestantes en el momento de la liberaciónAP Photo

No supimos lo que le pasó a los chicos durante tres días. Luego nos enteramos de que estaban en la cárcel en Zhodino. Y ahora estamos tratando de averiguar qué les pasó.

Seguiremos protestando porque no habrá ninguna diferencia si la gente se siente intimidada. Tenemos que salir a la calle. Mujeres de todo Minsk, de todo Bielorrusia, se manifestaron con flores y demostraron que todo esto puede resolverse pacíficamente. No nos detendremos, pero tenemos miedo de salir tarde en la noche.

Julia Petrova, representante comercial: "El país está en un estado terrible"

Estábamos conduciendo por Minsk en un coche: yo, mi marido y mis vecinos, una pareja casada. Era la noche, alrededor de las 11:30, estábamos en algún lugar de la Avenida Pritytsky. Un coche de la policía de tráfico se acercó a nosotros con las luces encendidas, señalándonos que nos dirigiéramos a un aparcamiento de una tienda. Obedecimos sin provocarlos de ninguna manera.

AP Photo
Un manifestante muestra signos de golpes.AP Photo

Llegamos al estacionamiento, no había nadie. Le pidieron a mi marido que saliera del coche. Lo hizo, y en el camino, me pidió que le entregara los papeles.

Bajé la cabeza para meter los papeles en mi bolso. Cuando la levanté, vi un arma apuntándome. La persona que lo sostenía dijo: "Es un arma de combate, la usaré sin rechistar. Disparo a matar".

Entonces me dijeron que saliera del coche y me tumbara boca abajo en el suelo. Empecé a buscar frenéticamente la manilla de la puerta, la puerta se abrió y otra persona de uniforme, un soldado o un policía, no sé, me agarró la cabeza y me tiró al asfalto. Me ordenaron que me acostara, que no me moviera, que pusiera las manos detrás de la cabeza.

Me volví para ver dónde estaba mi marido. Un hombre de negro se acercó a él y comenzó a golpearlo con un bastón. Otro hombre de azul se arrodilló sobre él y lo esposó.

No se nos permitió hablar. Mi marido fue levantado del suelo y dijo: "Déjanos ir, estábamos de camino a casa". Entonces empezaron a golpearlo en el estómago, cuello y cabeza con una porra.

Los hombres fueron puestos en diferentes coches. Parece que los coches eran policías de tráfico. Mi vecino y yo fuimos arrojados al asfalto. Así que otro hombre con camuflaje militar abrió mi coche y empezó a tirar todo lo que había en él: agua, comida... Mi teléfono, mis papeles de trabajo, dinero y papeles estaban en el coche. Así que se puso al volante del coche y se fue.

Después de eso traté de llamar a la policía, visitar a mi marido y a nuestro vecino. Me dijeron que mi marido estaba en prisión en Zhodino, y a la mañana siguiente ya había sido condenado a 15 días. Cuando llamé para encontrar a mi vecino, me dijeron que ambos ya no estaban en la lista, la policía no sabía dónde estaban. Llamé a la policía para denunciar el robo y secuestro del coche de mi marido. La policía no respondió. Ahora estoy volviendo del Comité de Investigación de Bielorrusia. Tomaron mi informe, pero dijeron que no sería tomado en consideración.

El país está en un estado terrible, nos tratan como animales. Es aterrador. Participaré en las manifestaciones, saldré a las calles pacíficamente. No represento ninguna amenaza, pero lucharé por nuestro país.

AP Photo
Un evento en Minsk, capital de Bielorrusia.AP Photo