Última hora
This content is not available in your region

Supervivientes en Beirut sin techo, medios ni esperanza

euronews_icons_loading
Supervivientes en Beirut sin techo, medios ni esperanza
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Han dos semanas desde la terrible explosión en el puerto de Beirut y las huellas de la devastación siguen presentes por toda la ciudad. Arrasó barrios enteros llenos de vida, muchos edificios fueron reducidos a escombros multitud de viviendas quedaron completamente inhabitables, con paredes agrietadas, ventanas rotas o incluso sin techo. Unos 300.000 libaneses han perdido su hogar.

"No nos moverán"

Esta familia de cuatro miembros se niega a marcharse a pesar de las advertencias de los expertos de que el edificio es inestable y puede derrumbarse.

Han permanecido aquí sin techo sobre sus cabezas a pesar de las lluvias de los últimos días.

"No tenemos electricidad ni teléfono por los daños causados por la explosión. ¿Adónde vamos ahora? ¿Cómo vamos a dejar nuestra casa? La puerta no cierra, entrarán los ladrones. Ya han robado nuestras cosas", se lamenta Joseph Mitri, del barrio Mar Mijael.

A la mayoría de los habitantes de la capital les resulta imposible pagar la reconstrucción de sus casas, mientras el país se enfrenta a una crisis económica sin precedentes con la inflación por las nubes.

Distintos barrios, misma miseria

En diferentes zonas de Beirut los más necesitados se sienten abandonados por la clase dirigente. Muchos están convencidos de que vivirán toda su vida con el trauma de la explosión.

"Sigo sintiendo que va a pasar algo malo. Mucha gente que conocía ha muerto. Estoy muy triste. He perdido un ojo", cuenta Anulla Armao, residente en el barrio de Karantina.

01.11 Soundbite - Samira Helou- Gemmayze Resident

"No hemos visto a nadie del Gobierno, solo a grupos de voluntarios ofreciéndonos ayuda", denuncia Samira Helou, del barrio de Gemazye.

"Todavía tengo que someterme a varias operaciones quirúrgicas. Aquí todo es muy caro. No podemos pagar atención médica ni recontruir nuestras casas", dice Tony Helou.

Un sistema sanitario colapsado

La explosión, que también dejó miles de heridos, no pudo suceder en peor momento. El sistema sanitario libanés sufre desde hace tiempo una gran carencia de material y medicamentos tan necesarios ahora.

Más de la mitad de las instalaciones médicas de Beirut no están en funcionamiento, según la Organización Mundial de la Salud.

Mientras, se registran récords diarios de contagios y muertes por coronavirus.

"Se necesitan dos cosas: reconstuir las instalaciones que han sido destruidas y , para las que están funcionando, ayuda financiera, encontrar formas creativas y presupuestos sostenibles", comenta Eiy Azar, màedico del Hospital Universitario Saint George.

Crisis económica, política y social

Muchos países han enviado material sanitario, hospitales de campaña y apoyo humanitario y técnico.

El Gobierno libanés dimitió el pasado día diez entre la ira y las protestas masivas que culpan a la clase dirigente de la negligencia que provocó la tragedia, así como de decenios de mala gestión, corrupción y nepotismo.

Los manifestantes reclaman justicia, y piden también la apertura de una investigación internacional.

"Los libaneses creen que una nueva generación de jóvenes debería gobernar el país ahora , una generación que pueda restaurar la confianza interna y externa en El Líbano".