Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: Un impulso inesperado para el sector ecólogico español

COVID-19: Un impulso inesperado para el sector ecólogico español
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Nuevos estudios dicen que la crisis de la COVID-19 ha motivado a los europeos a comprar alimentos de mayor calidad.

Un informe de Mckinsey dice que la pandemia ha cambiado los hábitos alimenticios de la población europea, que está cambiando su dieta apuntando al bienestar y la sostenibilidad.

La tendencia se ha reflejado en las ventas de productos ecológicos. María Miró Arias, una productora de aceite de oliva ecológico en el sur de España, dice que sus ventas online y privadas se han disparado en más de un 40% en los últimos meses.

Miró dice que la empresa se quedará sin reservas casi cuatro meses antes de lo esperado.

"Creo que hay una mayor conciencia del producto local. La gente ha desarrollado empatía por las tiendas pequeñas y ha desarrollado un mayor interés por productos ecológicos", dice Arias. "La gente quiere cuidarse, y comer más sano".

Las números también subieron para Las Pencas, una granja ecológica en el sur de España. "Fue casi aterrador, la rapidez con la que se dispararon las ventas", dice la gerente de la granja, Serafina Donatella Zanca. "Creo que la gente quería comer más sano en medio de lo que estaba pasando."

Los agricultores españoles podrían beneficiarse de la creciente demanda de alimentos ecológicos. España es uno de los principales exportadores de alimentos de la UE, y el país tiene la mayor cantidad de tierras dedicadas a la agricultura ecológica en Europa.

El creciente entusiasmo por comer más sano se ha sentido en todo el sector. Joan Mir, director general de una de las mayores cooperativas alimentarias de España, ANECOOP, dice que hubo un aumento sustancial en las ventas de productos asociados a reforzar el sistema inmunológico, como los cítricos y algunas verduras como las zanahorias.

Las exportaciones de frutas y verduras frescas de España aumentaron un 3,6% en volumen durante el mes de marzo, en comparación con el mes anterior, según los datos de aduanas del Ministerio de Economía español.

España también experimentó un aumento del 12% en el consumo de productos ecológicos durante los meses de marzo y abril, en relación con los mismos meses de 2019, según Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia, la asociación profesional española de productores de alimentos ecológicos.

Barrera piensa que España será un actor central para un continente que apunta a ser cada vez más verde, "el hecho de que España esté liderando la producción ecológica en Europa no es casualidad: tenemos las condiciones agronómicas para desarrollarla".

La gerente de las Pencas, Donatella Zanca, dice que los huevos orgánicos de su granja también se vieron en alta demanda. "Está claro que la gente se está volviendo más consciente e interesada en trazar la ruta desde el productor hasta la mesa. Este es el futuro, y los españoles lo saben."

Pero mientras la situación ha sido favorable para algunos productores ecológicos, otros han sufrido el golpe de la pandemia.

Rosa Vañó es propietaria de Castillo de Canena, una plantación de aceite de oliva en el sur de España. El 80% de su negocio dependía de la restauración. Y en vista de que los restaurantes tuvieron que cerrar durante el confinamiento, sus ventas cayeron en picada.

"Es evidente que se ha dado un cambio en las prioridades de los consumidores en España, e internacionalmente. Hay una introspección muy diferente a la que teníamos antes de la COVID-19. Las nuevas prioridades favorecen el deseo de consumir productos identificables, trazables, saludables y ecológicos", afirma.

Vañó dice que las motivaciones de los consumidores han cambiado, pero también los canales que de elección para adquirir los productos. "Y éste ha sido el mayor reto para nosotros".

La pandemia ha acelerado el uso de plataformas digitales para la compra de alimentos. La entrega en línea, el ‘click y recojo’, y los pedidos sin contacto están en aumento. Sin embargo, muchos negocios, como el de Vañó, no estaban preparados para el comercio electrónico.

"Tuvimos que desarrollar una nueva estrategia para estar más presentes en el mercado online. Ahora estamos reforzando significativamente el ‘retail’ y reduciendo nuestra dependencia de los restaurantes", dice.

Castillo de Canena también está diversificando su línea de productos: "Estamos lanzando un nuevo aceite de oliva virgen extra orgánico fortificado, diseñado para fortalecer el sistema inmunológico y apoyar el desarrollo cognitivo".

Tras 50 años de producir exclusivamente aceite de oliva, ahora también añadirán miel y vinagre orgánicos a su gama de productos.

"Seguiremos garantizando nuestras prácticas sostenibles y justas al mismo tiempo que aseguramos la trazabilidad, que es fundamental en este momento. La gente quiere saber de dónde vienen las cosas, cómo tratamos la tierra y luego las mercancías. Realmente va más allá del cultivo ahora".