Última hora
This content is not available in your region

Varias voces en el Parlamento Europeo se alzan para pedir mano dura contra Bielorrusia

euronews_icons_loading
Varias voces en el Parlamento Europeo se alzan para pedir mano dura contra Bielorrusia
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Numerosas voces en el Parlamento Europeo se han alzado para exigir mano dura contra Bielorrusia

"Necesitamos amplias sanciones específicas, ahora, incluso contra el propio Lukashenko", ha exigido Kati Piri, eurodiputada holandesa del grupo Socialista, durante un debate en el hemiciclo.

Los eurodiputados están divididos entre los que quieren que las sanciones incluyan al presidente, y los que prefieren limitarlas a las empresas y los funcionarios implicados en el fraude electoral y en la represión de las manifestaciones.

Los embajadores de la UE están trabajando en la lista de personalidades que serán sancionadas y el jefe de la diplomacia europea quiere que sean graduales.

"Queremos mantener la credibilidad europea. Estamos tratando de aplicar un enfoque gradual y si la situación se deteriora aún más, se prevén sanciones adicionales", ha explicado el Alto Representante Josep Borrell.

Las sanciones europeas chocan sin embargo con el apoyo que el presidente ruso, Vladimir Putin, está prestando a Lukashenko, a quien ha concedido un préstamo de 1.500 millones de dólares.

Desde Minsk, los opositores insisisten en que la Unión Europea nunca debería reconocerlo como presidente legítimo.

"Básicamente, los políticos europeos han respaldado a Lukashenko durante muchos años, se han reunido con él, le han proporcionando dinero, han negociando con él. Y cuando llegó la represión de agosto, puede decirse que fue indirectamente habilitada por la Unión Europea", afirma el analista Franak Viačork, del Atlantic Council.

Polonia está preparando por su parte una propuesta, que presentará a los líderes europeos en la cumbre de la semana que viene. La idea es ofrecer ayuda económica a Bielorrusia a cambio de que repita las elecciones. Considera que lo importante es mantener la vía del diálogo abierta, evitando las acusaciones de ingerencia.