Última hora
This content is not available in your region

Tijanóvskaya reclama ante la ONU una investigación sobre los abusos del Gobierno bielorruso

euronews_icons_loading
Consejo de Seguriad de la ONU, Ginebra
Consejo de Seguriad de la ONU, Ginebra   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Torturas, abusos sexuales, secuestros... Son algunas de las muchas denuncias presentadas este viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU contra las fuerzas del orden del Gobierno de Bielorrusia.

La líder opositora Svetlana Tijanovskaya fue una vez más, y de nuevo por videoconferencia, la principal protagonista de un debate urgente sobre Bielorrusia en el que también intervino el propio Gobierno de Lukashenko, que negó rotundamente las acusaciones presentadas:

"Negamos las acusaciones infundadas de violencia sexual contra los manifestantes", decía el embajador de Bielorrusia ante Naciones Unidas, Yuri Ambrazevich. "No hay ningún registro oficial sobre este asunto, y tampoco hay confirmación alguna sobre las presuntas desapariciones de personas durante las protestas. En cuanto a las detenciones políticas, esto no ha ocurrido. Algunas personas han sido detenidas en cumplimiento del código de procedimiento legal en relación con las investigaciones judiciales", se defendía Ambrazevich.

Lee: El Parlamento Europeo se niega a reconocer a Lukashenko como presidente de Bielorrusia.

Sin acuerdo en torno a las sanciones

A pesar de la defensa bielorrusa, y como se esperaba, la mayoría de los diputados respaldaron la aplicación de una serie de medidas de sanción contra el presidente Alexander Lukashenko. El Consejo tambien confirmó no reconocer los resultados electorales del pasado 9 de agosto.

Los jefes de Gobierno del Consejo Europeo se reunirán en Bruselas la próxima semana para discutir la aplicación de estas sanciones contra Lukashenko. Pero hay un estado miembro que amenaza con bloquear las sanciones: Chipre asegura que no votará contra Lukashenko y Bielorrusia a menos que la Unión Europea esté de acuerdo en sancionar a Turquía en relación a la crisis del Mediterráneo oriental.

Fuentes cercanas a la Unión Europea, también oficiales, han confirmado a Euronews que la situación es muy grave, y que actualmente se está intentando persuadir a Chipre para que se retracte de su actual posición.

Ajeno a las condenas y las sanciones, Bielorrusia se mantiene en una posición firme y desafiante, sabiéndose respaldada por Rusia. Hasta el próximo día 25, ambos países llevan a cabo muy cerca de la frontera con Polonia unos ejercicios militares cuyo nombre habla por sí solo: Hermandad Eslava.

No son estos los únicos ejercicios militares en la zona que tensan la cuerda diplomática. Desde este jueves y hasta el próximo 28 de septiembre, en la región ucraniana de Yavoriv, Estados Unidos y Ucrania llevarán a cabo conjuntamente el simulacro Rapid Trident, con la participación de más de 4000 militares de nueve países diferentes.