Última hora
This content is not available in your region

El Ejército y la Policía se desplegarán el lunes en Madrid para luchar contra la COVID

euronews_icons_loading
Una policía realiza un control en Vallecas, Madrid
Una policía realiza un control en Vallecas, Madrid   -   Derechos de autor  AP Photo/Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

La petición de ayuda militar lanzada por las autoridades de Madrid al Gobierno de España ya ha recibido respuesta. El Ejército y la Policía empezarán a desplegarse el próximo lunes.

La región ha solicitado la intervención urgente de las Fuerzas Armadas, así como de la Policía y la Guardia Civil para luchar contra la expansión sin control del coronavirus. Dicen que necesitan los uniformados para instalar carpas, realizar test, llevar a cabo labores de desinfección y controlar las restricciones.

Madrid necesita cientos de médicos

Pero, sobre todo, necesitan más sanitarios. El Gobierno madrileño va a proceder a una reforma legislativa urgente para poder recuperar los 300 médicos extracomunitarios que estuvieron trabajando en Madrid durante la primera ola de la pandemia.

Las autoridades se resisten a declarar el confinamiento de toda la región

Todas las costuras del sistema sanitario están al límite. Las unidades de cuidados intensivos están al 95 % de su capacidad.

El ejecutivo madrileño se resiste a declarar un confinamiento en toda la región, pero este viernes anunciará restricciones en más áreas. Ya se superan los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes en 16 zonas no sometidas a confinamiento.

España presenta las peores tasas de positividad -positivos por cada test realizado-de Europa. Supera ya el 10% cuando la Organización Mundial de la Salud estima que más allá del 5% supone un descontrol de la pandemia.

El pasado viernes la Comunidad de Madrid decidió aislar las zonas más afectadas. En total 37 zonas básicas de salud con cerca de un millón de habitantes muy afectadas por los rebrotes. La mayoría, barrios y suburbios pobres al sur de la capital.

Sus habitantes sólo pueden salir del barrio para trabajar, gestiones imprescindibles y para llevar a sus hijos al colegio.

Distintas plataformas ciudadanas y de la izquierda denuncian una política segregacionista y han organizado movilizaciones.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha avisado que "vienen semanas duras en Madrid" por lo que "hay que tomar el control y actuar con determinación". Illa hacía estos comentarios después de una reunión con las Comunidades Autónomas para analizar el inicio del curso en pandemia.