Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 en Europa: La Policía disuelve de forma contundente una concentración en Madrid

euronews_icons_loading
La Policía detiene a una persona durante la concentración ante la Asamblea de Madrid
La Policía detiene a una persona durante la concentración ante la Asamblea de Madrid   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Carga policial en Madrid. La Policía intervino este jueves con contundencia para disolver una concentración frente a la Asamblea de Madrid, para protestar contra las restricciones por COVID-19 y pedir la dimisión de la presidenta regional, Isabel Díaz-Ayuso. Hubo tres detenidos y seis heridos.

Los concentrados, alrededor de medio centenar, habían cortado la calle Pablo Neruda, algo que no estaba autorizado.

El enfado crece entre los vecinos de las zonas confinadas de la capital española

Bajo el lema #LosBarriosseLevantan, este jueves hubo protestas ante más de 50 centros sanitarios para pedir, entre otras medidas, una mejora de la atención primaria. Además denuncian que los confinamientos selectivos, que afectan a algunos de los barrios más deprimidos de Madrid, son "injustos, segregadores y poco eficaces".

Estos confinamientos están colocando contra las cuerdas a muchos comercios.

"El negocio va fatal. Más que nada porque estamos entre dos zonas restringidas. De la vía para allá es San Blas y de este lado es Isabel II. La gente no puede cruzar", se lamenta la dueña de un restaurante.

España superó este jueves los 700.000 casos, con más de 10.600 nuevos contagios.

Récord de contagios en el Reino Unido

El Reino Unido ha batido el récord de contagios en un solo día, más de 6.600, superando el máximo alcanzado el pasado 1 de mayo. A eso se suman 40 muertes. El Gobierno admite que las restricciones, que no descarta endurecer, podrían estar en vigor seis meses.

"Tenemos que seguir en esta línea a partir de ahora para que esto no continúe durante meses y meses", opina un hombre.

Indignación en Marsella contra el Gobierno francés por las restricciones

La segunda ola de la pandemia también golpea con fuerza a Francia, con más de 16.000 casos en 24 horas. La indignación crece en lugares como Marsella. El Gobierno ha colocado la ciudad en alerta máxima y ordenado el cierre de todos los bares y restaurantes. Las autoridades locales se sienten maltratadas por el ejecutivo.

El primer ministro, Jean Castex, aseguró en una entrevista televisada que no tiene dos varas de medir a la hora de tomar medidas, sino que solo se está adaptando a diferentes situaciones sanitarias.

"Nos adaptamos a cada territorio. No hay ninguna razón para que yo tome las mismas decisiones en Lot-et-Garonne, donde los indicadores epidemiológicos son satisfactorios, que en Marsella o París", afirmó.

Las restricciones siguen sumándose en París y en otras grandes ciudades como Lyon. En total, 69 departamentos están en alerta roja. El aumento de las hospitalizaciones ya ha obligado a reprogramar el 20 % de las operaciones quirúrgicas en la capital.