Última hora
This content is not available in your region

Pro y antiinmigrantes cara a cara

euronews_icons_loading
Pro y antiinmigrantes cara a cara
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Tres punto de vista cualificados. Tres profundos conocedores de la migración con ángulos opuestos comparten sus opiniones con Euronews sobre el nuevo Pacto Europeo para la Migración y el Asilo.

La eurodiputada socialista por Malta, Miriam Dalli, dice mantenerse prudente sobre la viabilidad del Pacto en el seno del Parlamento Europeo. La propuesta de la Comisión Europea no solo deberá ser aprobada sino "realmente aplicada después".

"Dicen que los problemas siempre están en los detalles y son los detalles que marcarán la diferencia", puntualiza Dalli.

El nuevo pacto endurece las políticas del proceso de selección de migrantes y las repatriaciones. Pero, desconociéndose aún quiénes serán los ejecutores, Dalli cuestiona la repartición de las responsabilidades entre los Estados miembros.

"Hasta donde llego, tal y como están las cosas, este proceso de selección probablemente será responsabilidad de los países receptores. Así que los países en la primera línea tendremos mucha más responsabilidad y mucho más peso. Algo que yo misma y las personas que creen en la solidaridad piensan que esto debe ser abordado. No tiene sentido quere tener solidaridad y ayudar a los países receptores y seguir presionando mucho más o intentar administrar la presión solo sobre estos países".

AP / Petros Giannakouris
A solo semanas del incendio del campamento de refugiados en Moria, el nuevo Pacto para la Migración y el Asilo de la Comisión llegaría en tiempo oportuno.AP / Petros Giannakouris

- Euronews, Ana Lázaro: La Comisión Europea quiere que la solidaridad sea obligatoria. Algunos países aceptarán refugiados y otros países pagarán o financiarán el retorno de los solicitantes de asilo que hayan sido rechazados. ¿Cree que la solidaridad puede ser forzada?

Miriam Dalli:La solidaridad es un principio de la Unión Europea. Por lo tanto, debe ser tomado como el paso natural que todos los Estados miembros enfrenten este desafío juntos. Ahora, cuando estamos vinculando la reubicación y los retornos, es un paso en la dirección correcta. Porque seamos honestos, tenemos países que en la actualidad no quieren asumir ninguna responsabilidad, y creo que la Comisión Europea hizo esta propuesta consciente que probablemente para estos países sería mucho más fácil patrocinar los retornos. Pero necesito entender también cómo va a funcionar esto para aliviar los problemas de los principales Estados miembros receptores.

P: ¿Pero tiene la impresión de que se han hecho demasiadas concesiones a países populistas como Hungría o Polonia que pedían políticas más duras?

R:¿Se han hecho demasiadas concesiones? Hasta ahora teníamos propuestas que intentaban no hacer demasiadas concesiones. Como ciudadana de un país en primera línea, puedo decirle que la verdad es que no funcionaron. Creo que lo que la Comisión trata de hacer es intentar unir a los Estados miembros. Yo, por mi parte, estoy totalmente a favor de la reubicación obligatoria, y no está siendo así.

La opinión antiinmigración del eurodiputado húngaro Balazs Hidveghi

Balazs Hidveghi, eurodiputado del partido del gobierno de Hungría, Fidetsz, representa al gobierno radicalmente antiinmigración de Viktor Orban en Bruselas.

Sandor Zsiros**, Euronews: Señor Hidveghi, ¿cuál es su primera impresión del nuevo proyecto de la Comisión Europea?**

Balazs Hidveghi, Fidetsz: La primera valoración es que parece que tiene algunos elementos nuevos que indicarían un paso en la buena dirección. Subraya una estricta necesidad de proteger las fronteras exteriores. Habla mucho sobre el regreso de aquellas personas que no tienen derecho a seguir en la Unión Europea. Por otro lado, todavía habla de la inmigración como algo deseable, todavía habla de una migración que hay que gestionar.

Y algo que falta, desde nuestra perspectiva, desde nuestro punto de vista es que las peticiones de los inmigrantes deberían gestionarse desde fuera de la Unión Europea en lugar de permitir que entren en territorio de la UE para luego llevarlas a todo tipo de lugares, a veces fuera del control de las autoridades.

P: Pero no es posible detener la inmigración a Europa sin más. Esa es la realidad. ¿Cómo detener por completo la inmigración, por ejemplo, en la frontera marítima?

R: Hungría ha demostrado los últimos cinco años que una frontera exterior puede protegerse. No puede defenderse si no hay voluntad política.

Creamos, construimos una valla fronteriza. Hemos aumentado las patrullas en la frontera. La policía, los aduaneros están ahí. Y esa frontera ya no es una frontera que puedan cruzar los inmigrantes ilegales.

Ahora, sé que una frontera marítima es mucho más difícil, es un tipo de frontera diferente. Pero, ya sabe, no es aceptable decir que una frontera marítima sea imposible de defender tan solo porque esté en el mar. Claro que sería posible defenderla. Italia lo demostró cuando Salvini fue ministro del Interior.

AP / Santi Palacios
La tripulación del humanitario Open Arms rescata a los migrantes que naufragan en el mar Mediterráneo.AP / Santi Palacios

P: ¿Se solidarizaría Hungría con Italia y Grecia?

R: ¿Solidaridad con la falta de control fronterizo? No. ¿Solidaridad con los traficantes de personas y las ONG que contribuyen a ello? No, de ninguna manera.

La protección efectiva de una frontera exterior de la UE es una forma de mostrar solidaridad con los socios europeos, con los países miembros.

Y también en esta nueva propuesta se habla de "devolución patrocinada". Según tengo entendido por el texto de la propuesta, los países que no acepten la reubicación de inmigrantes ilegales o de migrantes, pueden contribuir al esfuerzo conjunto financiando y gestionando el retorno de personas que no tienen derecho a permanecer en Europa, que no son refugiados y que tienen que irse, pero que no se han ido en los dos últimos años.

Creo que lo veremos en las negociaciones, si es algo que podemos aportar, creo que lo haremos.

P: ¿Y qué tipo de ayuda ofrece Hungría a la gente de Moria?

R: Creo que la gente de estos campos de Moria y de otros lugares, la gente en las embarcaciones en el Mediterráneo, la gente que le paga todo lo que tiene a los traficantes de personas para que intenten venir a Europa, son víctimas. Y tenemos simpatía por esas personas, obviamente.

Pero son víctimas porque han recibido mensajes erróneos de la Unión Europea. Mucha gente piensa en esas zonas del norte de África y de Oriente Medio que lo único que tienen que hacer es entrar de alguna manera en el territorio de la Unión Europea.

Y si lo hacen, entonces lo han conseguido, podrán quedarse aquí todo el tiempo que quieran. Y esta ha sido la realidad de los últimos cinco años. Pero eso está mal. Europa no puede acoger al mundo entero aquí en la Unión Europea.

Esto va en contra de la voluntad de los europeos. Y la migración es algo que al fin y al cabo debe seguir siendo competencia de los estados miembros.

P: ¿Pero Hungría no está en contra de aceptar refugiados?

R: Por supuesto que no. Hemos sido muy claros al respecto. Y aquellas personas que tienen derecho al estatus de refugiado, también obtuvieron el estatus de refugiado en Hungría. Eso no es un debate. El debate realmente es sobre la migración económica ilegal en masa. Eso no es aceptable. Eso hay que pararlo.

AP / Francisco Seco
una protesta frente al Parlamento Europeo para exigir la reubicación de los refugiados que quedaron sin hogar tras el incendio del campamento de Moria. Bruselas, Bélgica.AP / Francisco Seco

Óscar Camps, director de Open Arms: "Tendran que tolerar nuestra presencia".

En Europa hay profundos conocedores de lo que es la inmigración porque la han seguido muy de cerca. La ONG española Proactiva Open Arms ha rescatado a miles de migrantes en alta mar y ha pasado incontables horas y días esperando que un puerto europeo les autorice a desembarcar.

El también fundador de la organización humanitaria, Óscar Camps, no se muestra muy optimista por el camino de Bruselas hacia la migración.

Ana Lázaro, Euronews: La Comisión Europea ha presentado un pacto por la migración y el asilo. ¿Qué piensa usted al respecto?

R: No parece un buen comienzo ... porque formaliza las políticas xenófobas existentes, externaliza la responsabilidad, sobre todo en los centros de detención en territorio libio ... Esta propuesta habla de potenciar las deportaciones pero no de reforzar la humanitaria rescates, en absoluto.

P: De hecho, la comisionada de Interior, Ylva Johansson, sí hizo una mención a las operaciones de rescate. Dijo que espera que haya menos barcos como el tuyo en el Mediterráneo. Ella piensa que ya no será necesario, porque las nuevas medidas jugarán un papel disuasorio, de modo que los migrantes dejarán de venir a Europa porque saben que serán expulsados. ¿Cree que es realista?

R: Deseo que no sea necesario que estemos en el mar con nuestros barcos. Ni nosotros, ni otras ONG, ni ningún otro barco humanitario. Porque eso significaría que la Unión Europea se ha hecho cargo de las operaciones de rescate por su cuenta, ya sea por una misión militar o una misión civil, o incluso por la Guardia Costera Europea.

Mientras no sea así, es evidente que tendrán que tolerar nuestra presencia como observadores y como testigos de lo que realmente está sucediendo… y cómo se están violando los convenios internacionales de derechos humanos y las leyes marítimas internacionales. No solo por Malta, sino también por la llamada guardia costera libia.

AP / Santi Palacios
La ONG Open ArmsAP / Santi Palacios

P: ¿Qué opina de los acuerdos con terceros países? ¿Funcionan, cree que son viables? ¿Con qué países es posible negociar por ejemplo, en África?

R: Tengo muchas dudas sobre la idea de la subcontratación. Tenemos otros puntos de vista. Creemos que la solución está en el punto de origen. Necesitamos países seguros donde los ciudadanos se sientan seguros. Eso obviamente evitará muchos flujos migratorios. Si detenemos los conflictos, también detendremos gran parte del flujo migratorio. Subcontratar fronteras, pagar a terceros países para que hagan el trabajo sucio, pagar a Libia para que tenga centros de detención ilegales donde se practican la tortura, la extorsión y las violaciones de todos los derechos, no me parece una buena solución.

P: Hace unos años, ONG como la suya eran consideradas ángeles de la guarda. Hubo una imagen positiva. En cambio, ahora existe una tendencia a etiquetarlos como criminales. De hecho, su organización y también algunos miembros de su tripulación incluso se metieron en problemas con la ley. ¿Qué ha sucedido?

R: Hemos pasado de ser ciudadanos europeos muy respetados a ser perseguidos, procesados, extorsionados, secuestrados, fusilados o amenazados en aguas internacionales. Y todo es obviamente una campaña de desprestigio. Porque, desde el punto de vista judicial, no se puede hacer nada. Simplemente estamos respetando los convenios internacionales y el derecho marítimo.

P: El Pacto que se ha presentado en Bruselas es una propuesta que aún debe debatirse antes de ser aprobada por el Parlamento y por los Estados miembros. ¿Qué debería cambiarse en este texto?

R: Quisiera recordar a la presidenta de la Comisión Europea las palabras de su propio discurso: el rescate en el mar no es opcional. Pero en el texto de la propuesta, casi no menciona el rescate humanitario.

Obviamente hay que tener en cuenta esas treinta mil muertes que hemos tenido en los últimos cinco años. Claramente necesitamos una operación de rescate como la que tuvimos en 2014.