Última hora
This content is not available in your region

El Nobel de Física 2020 premia a los investigadores de "los secretos más oscuros del universo"

euronews_icons_loading
Esta representación artística proporcionada por la NASA muestra una estrella siendo tragada por un agujero negro, y emitiendo una llamarada de rayos X.
Esta representación artística proporcionada por la NASA muestra una estrella siendo tragada por un agujero negro, y emitiendo una llamarada de rayos X.   -   Derechos de autor  NASA/Chandra X-ray Observatory/M.Weiss via AP
Tamaño de texto Aa Aa

Este año, el Nobel de Física 2020 ha decidido premiar a aquellos que investigan "los secretos más oscuros del universo", ha asegurado el secretario general de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran Hansson, antes de anunciar a los galardonados.

Se trata de un premio compartido entre el físico matemático británico Roger Penrose, el astrofísico alemán Reinhard Genzel y la astrónoma estadounidense Andrea Ghez, por sus descubrimientos en torno a los agujeros negros y su relación con la Teoría de la Relatividad, y por hallar en el centro de la Vía Láctea uno de ellos, anunció la Real Academia de las Ciencias Sueca en Estocolmo.

Los premios celebran "uno de los objetos más exóticos del universo", los agujeros negros, que se han convertido en un elemento básico de tanto la ciencia real como la ficción y donde el tiempo parece incluso detenerse, dijeron los científicos del comité del Nobel.

Podríamos definir un agujero negro como una especie de aspirador gigante situado en un punto del espacio que tiene tanta fuerza gravitatoria que engulle todo lo que se encuentra a su alrededor. Su potencia es tan grande que puede incluso aspirar la luz.

Roger Penrose demostró con matemáticas que la formación de agujeros negros era posible, basándose en gran medida en la teoría general de la relatividad de Albert Einstein. Genzel y Ghez observaron el centro cubierto de polvo de nuestra galaxia de la Vía Láctea donde algo extraño estaba pasando, varias estrellas moviéndose alrededor de algo que no podían ver.

Era un agujero negro. No sólo un agujero negro ordinario, sino un agujero negro supermasivo, cuatro millones de veces la masa de nuestro sol.

Ahora los científicos saben que todas las galaxias tienen agujeros negros supermasivos.

En la ronda de preguntas posterior al anuncio del premio, Andrea Ghez dijo que "no tenemos idea de lo que hay dentro de un agujero negro y eso lo hace tan exótico".

La investigadora estadounidense añadió que explorar esta intriga "está empujando hacia delante la frontera de nuestro conocimiento" sobre astrofísica y el conocimiento del universo.

Ghez es la cuarta mujer en recibir un premio Nobel de Física desde su fundación en 1901, en el que han sido premiados 211 hombres. La primera mujer en ganarlo fue Marie Curie, en 1903.

El anuncio del premio de Física sigue al de Medicina, que fue para los virólogos estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice y el británico Michael Houghton por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.