Última hora
This content is not available in your region

Misión: "salvar la Antártida" de la COVID-19

euronews_icons_loading
Misión: "salvar la Antártida" de la COVID-19
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Este lugar es lo más parecido a la tierra del fin del mundo. Aquí la pandemia de COVID-19 no ha llegado. Estamos en la Antártida, un continente aislado, el más austral de la Tierra, donde alrededor de 400 personas viven en 13 bases científicas argentinas, ajenas al seísmo sanitario que hace temblar al resto del planeta.

"Tratamos de mantener el nivel de seguridad. Nuestro objetivo prioritario es limitar o minimizar el riesgo de contagio por COVID-19 en la Antártida para mantener el continente limpio de COVID", explica el coronel del Ejército argentino Edgar Calandin.

Seis de las bases son permanentes. Acogen a militares y a decenas de científicos. Mientras el mundo se estremece, ellos siguen con su vida normal, como si nada ocurriera. En la base Esperanza hay incluso un colegio para 15 niños y adolescentes. Para ellos, lo peor no es el aislamiento, asistir en la distancia a lo que ocurre en su país.

"Obviamente, todo el personal de la dotación está muy pendiente de (la situación de) sus seres queridos, de sus familiares de la seguridad y de la salud de ellos. Siguiéndolos a través de las redes sociales. Y a través de los medios de comunicación de cómo va el país. (Para nosotros) No va a ser fácil volver a la normalidad de ustedes. Nosotros tomamos mate todos los días y va a ser algo que no vamos a poder hacer con normalidad. Es algo muy argentino. Una costumbre muy nuestra", añade el capitán argentino Nicolás Barrios.

En las bases de la Antártida, han descubierto, sin buscarlo, que estar aislado también tiene ventajas. En el próximo verano austral, que comienza en noviembre, Argentina solo enviará a sus bases a 400 militares y científicos, en lugar de los 2000 habituales. Todos tendrán que respetar una cuarentena y serán testados antes y después para mantener el continente helado libre de COVID-19.