Última hora
This content is not available in your region

Crece la cólera en el mundo musulmán contra Francia, azuzada por Erdogan

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Crece la cólera en el mundo musulmán contra Francia, azuzada por Erdogan
Derechos de autor  LUDOVIC MARIN/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La cólera contra Francia y contra el presidente francés, Emmanuel Macron, sigue aumentando en el mundo musulmán, azuzada por el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, que mide su influencia y su poder de movilización en la región.

Las protestas y los llamamientos al boicot de los productos franceses se suceden en países como Siria, Irán, Pakistán o Jordania, después de que Macron defendiera la libertad de Francia de caricaturizar a Mahoma y publicar esas caricaturas en el marco de la libertad de expresión.

"Reclamamos al presidente francés que no insulte a nuestra religión -dice un manifestante paquistaní-. Respetamos todas las religiones y a todos los profetas, incluyendo a Jesús, y no queremos que actúen de una forma que ofenda a los musulmanes".

Macron se refirió a las polémicas de caricaturas durante el homenaje nacional rendido en Francia a Samuel Paty, el profesor que fue decapitado por un islamista a las puertas de su colegio por mostrar las caricaturas de Mahoma en una clase sobre la libertad de expresión.

Erdogan acusa a Macron de "dirigir una campaña de odio contra los musulmanes"

La historia podría haber quedado ahí, pero el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, aprovechó la ocasión para lanzar un ataque frontal contra su homólogo francés. Primero puso en duda su estado mental y le acusó de "dirigir una campaña de odio contra los musulmanes" y después hizo un llamamiento a boicotear los productos franceses.

El resultado es que países como Yemen, Qatar, Argelia o Kuwait, los productos franceses están siendo retirados de los comercios.

Tibia defensa de los países europeos y la Unión Europea al presidente Macron

Los países europeos y la UE, que al principio solo defendieron tibiamente a Francia, ahora empiezan a elevar el tono contra el presidente turco.

"Si sigue con la provocación, con la tensión contra la Unión Europea o los países miembros, tendremos que reflexionar seriamente qué vamos a hacer con esas acciones y esas declaraciones", ha dicho Peter Stano, portavoz comunitario, sin entrar en más precisiones sobre las medidas que se podrían tomar.

Nadie quiere chocar frontalmente con Turquía, pero las relaciones entre la Unión Europea y Ankara siguen degradándose. La tensión, en especial con Francia, ha ido creciendo a medida que se multiplicaban las disensiones sobre Siria, Libia o debido al pulso por la extracción hidrocarburos en el Mediterráneo oriental.

Para Erdogan se trata de medir sus fuerzas y su capacidad de movilizar al mundo musulmán. Macron, entretanto, trata de calmar las aguas, pero evitando dar la impresión de que renuncia a su defensa a ultranza de la libertad de expresión y su discurso de su discurso de firmeza contra el islamismo.