Última hora
This content is not available in your region

Luis Arce, la esperanza de los cocaleros bolivianos de Los Yungas

euronews_icons_loading
Campesina en una plantación de hoja de coca en Los Yungas, Bolivia
Campesina en una plantación de hoja de coca en Los Yungas, Bolivia   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Nos encontramos en Bolivia, en la zona de Los Yungas. Aquí, a 1700 metros de altura, las plantaciones de hoja coca constituyen la principal fuente de ingresos de las comunidades campesinas aimaras.

Familias enteras viven de estos verdes cultivos y, contrariamente a lo que se pudiera pensar, están preocupados por la vuelta al poder del Movimiento al Socialismo (MAS) tras su reciente victoria electoral.

La razón es que mantuvieron pésimas relaciones Evo Morales mientras este estuvo en el poder. Su esperanza es que Luis Arce, el nuevo presidente, imponga su propia política y no se deje manipular por el líder del MAS.

"El Arce tiene que amarrarse el pantalón duro para que Evo no se meta"

"Por lo que hemos visto ahora hay otro Gobierno, que también es del MAS, pero estamos viendo que los personajes son diferentes", opina un campesino.

"El Arce tiene que amarrarse el pantalón duro para que Evo no se meta", dice una mujer.

Evo Morales, el presidente que extendió el cultivo legal de coca

Evo Morales duplicó en 2017 el territorio boliviano en el que se podía cultivar legalmente coca. Extendió ese derecho a las tierras tierras bajas de Chapare, en Cochabamba, su cuna política, en detrimento de la zona de Los Yungas, que hasta entonces tenía el monopolio.

Los yungueños defienden los cultivos de coca como una herencia ancestral, pero los expertos sostienen que el 30 % de la producción de estas tierras se destina a la fabricación de cocaína.

Morales prepara su regreso para el 9 de noviembre

Por lo que se refiere a Evo Morales, ya prepara su vuelta a Bolivia. El expresidente ha dicho que posiblemente regresará el 9 de noviembre, un día después de la investidura como presidente de Luis Arce.

Este regreso es posible después de que la justicia boliviana haya retirado la orden de captura que pesaba sobre él por los delitos de terrorismo y sedición.