Última hora
This content is not available in your region

Portugal impone el toque de queda y Suiza moviliza al Ejército contra la COVID-19

euronews_icons_loading
Estatuas cubiertas con mascarillas en Lisboa, Portugal
Estatuas cubiertas con mascarillas en Lisboa, Portugal   -   Derechos de autor  Armando Franca/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Portugal impone desde este lunes el toque de queda para luchar contra el coronavirus. Comenzará cada noche a las once y durará hasta las 5 de la mañana. Los fines de semanas, será aún más estricto, pues comenzará a la una de la tarde en un centenar de comarcas, entre ellas Lisboa y Oporto.

Los contagios han pasado en el último mes de 2000 a más de 6000 diarios. El primer ministro, António Costa, explicó la gravedad de la pandemia, que está azotando Portugal de forma mucho más dura que durante la primera ola.

"La situación fue muy difícil durante la primera ola, cuando llegamos a tener, en el peor momento, 1300 personas hospitalizadas -explicó Costa-. Pero hoy la situación es mucho más grave, porque ya hay más de 2500 pacientes en los hospitales".

Grecia, a ralentí en su primer fin de semana de reconfinamiento

Grecia ha vivido su primer fin de semana de confinamiento, para tratar de frenar el aumento exponencial de contagios de COVID-19. Las hospitalizaciones se han duplicado en un mes.

El país vuelve a moverse a ralentí, como aturdido por el cierre, que durará tres semanas. Francia, Irlanda, Inglaterra y algunas regiones de Italia también sufren los efectos del reconfinamiento.

Suiza moviliza al Ejército

La respuesta de Suiza ha sido llamar al Ejército. Alrededor de 2.500 militares han sido movilizados para luchar en primera línea contra el virus. Se encargarán, sobre todo, de realizar pruebas y ayudar en los hospitales de las zonas más afectadas, que están a un paso de la saturación.

El endurecimiento de las restricciones en toda Europa, que vuelve a ser el epicentro de la pandemia, está trayendo consigo cada vez más protestas. Este fin de semana hubo concentraciones en Madrid, Leipzig, Bucarest y Zagreb, en las que destacó la importante presencia de negacionistas, que enarbolan supuestas teorías conspiratorias.

"No estamos satisfechos con las medidas, especialmente con el uso de mascarillas. Trabajo en la hostelería y no podemos trabajar normalmente", dice un manifestante croata.

"No hay ninguna pandemia. La gente tiene miedo de algo que no existe. Esa es mi opinión", dice otro.

Biden pone en marcha una célula de crisis para luchar contra el coronavirus

Mientras tanto, el planeta ha superado los 50 millones de contagios. Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado, con más de 238.000 muertos. El presidente electo, Joe Biden, ha anunciado la puesta en marcha, este mismo lunes, de una célula de crisis para tratar de contener la pandemia en su país.