Última hora
This content is not available in your region
euronews_icons_loading
Blanca Castro presenta esta edición de The Cube
Blanca Castro presenta esta edición de The Cube   -   Derechos de autor  Euronews

The Cube | ¿Triunfa el miedo al socialismo en Florida? ¿los mexicanos castigan a Trump en Arizona?

Las elecciones de Estados Unidos han terminado, pero aún queda mucho por analizar sobre el voto latino, que fue determinante en esta ajustada contienda electoral.

Para entender qué sucedió en estas elecciones con el voto de las comunidades latinas, hemos entrevistado a Eduardo Gamarra, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida (FIU); Julio Schiling, analista político republicano; Arthur Estopiñán, escritor y analista político, y a Ian Haney López, profesor de Derecho Constitucional y especialista en políticas raciales de la Universidad de Berkely (California).

2020: el año que los latinos contaron más que nunca

Por primera vez 32 millones de latinos estadounidenses estuvieron habilitados para votar, siendo la minoría racial más grande del país por delante de los afroamericanos.

El ahora presidente electo Joe Biden ganó en gran medida el voto latino, incluso en los estados decisivos para estas elecciones como Pensilvania, Georgia, Nevada y Arizona.

Sin embargo, Donald Trump conquistó una gran cantidad de nuevos simpatizantes en esta comunidad a lo largo de los últimos años. Un ejemplo de esto lo vemos en Florida.

Allí Joe Biden lideró el voto latino, aunque fue el presidente Trump el que ganó los votos electorales de Florida. Esto se debió al peso de los condados más poblados, donde la comunidad cubana y sudamericana es más numerosa.

La popularidad de Donald Trump en esas comunidades es enorme. ¿A qué se debe este fenómeno de atracción de Trump y cómo ha influido el fantasma del socialismo que rodeó la campaña de Joe Biden hasta el final?

Ross D. Franklin/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Donald Trump en un acto de "Latinos por Trump"Ross D. Franklin/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

"Uno no va a ganar votantes o adeptos sin hacerles caso. Sin prestarles atención. Sin cortejarlos. Y lo que ha hecho el partido republicano es eso", explica Eduardo Gamarra. "Ha estado en esta comunidad mucho. El presidente Trump ha venido con mucha frecuencia [a Florida], y el vicepresidente Pence también. Y yo creo que eso es un factor determinante, y obviamente el mensaje que trajeron: el mensaje de que solo Trump podía liberar Venezuela, Cuba y Nicaragua; pero también que solo Trump podñia prevenir que el socialismo tomara Estados Unidos". "Mensajes falsos", puntualiza Gamarra, "pero al final uno no puede culpar al mensajero particularmente en una comunidad tan susceptible como esta a ese tipo de mensaje".

Julio Schiling opina que "es totalmente fundada" la "inquietud" de una deriva socialista. "Barack Obama transformó el partido demócrata. O sea, el partido demócrata de Obama no es el partido demócrata de Bill Clinton, por ejemplo. Que había moderación, que había denominadores en común con los republicanos. Hoy está encabezado por marxistas e islamistas", dice Schiling.

La ¿socialista? Kamala Harris

Casi toda la opinión pública concuerda en que el presidente electo Joe Biden es un político moderado dentro del partido demócrata. Pero muchos republicanos han tachado a su vicepresidenta electa Kamala Harris de ser una defensora de las políticas socialistas. Una palabra tabú en la comunidad latina, sobre todo el Florida.

Arthur Estopiñán apoya este temor, pues asegura que "el partido demócrata, desafortunadamente, ha sido secuestrado por la ala izquierdista, socialista de los demócratas en Estados Unidos, y eso le causa mucho temor a estos votantes hispanoamericanos". "La senadora Harris", afirma Estupiñán, "es una de las senadoras más liberales e izquierdistas. Se ha comprometido a las policies del socialismo: salud pública para todo el mundo, educación gratis para todo el mundo... que obviamente no es gratis, es aumentando los impuestos de los contribuyentes".

Mensajes como éste se consiguen en las redes sociales

Ian Haney López opina que tras la retórica del socialismo se esconde que "Donald Trump está buscando un lenguaje que diga que el partido demócrata, en términos de sus cargos electos, quien lo apoya y a quién apoya el partido, es básicamente un partido de gente de color; con Kamala Harris, esa mujer negra como vicepresidenta ejemplificando eso...".

"Pero Trump", explica Haney López, "no puede salir y decir claramente 'los republicanos son el partido de los blancos, y los demócratas son el partido de la gente de color'. Así que usa vocabulario alternativo como por ejemplo diciendo que son socialistas, son extremistas, son anarquistas... ¿es algo de esto cierto? Para nada. Pero su retórica está diseñada para que la gente piense: esa gente es peligrosa."

Black Lives Matter: ¿importante movimiento racial o generador de motines?

El movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, Black Lives Matter, ha creado bastante controversia. Unos lo consideran el mayor movimiento racial del siglo XXI mientras otros lo tachan un generador de peligrosos motines. ¿Qué piensan de él los latinos?

"Todo el movimiento de Black Live Matter... ese tema ha funcionado sumamente bien para los republicanos, al básicamente calificar al movimiento de BLM de un movimiento socialista, como un movimiento que lo que está intentando hacer es intentar incendiar las ciudades en el país, similar a lo que hacen en países de América Latina... y que eso les va a suceder si eligen a los demócratas 'socialistas", analiza Gamarra. "Y ese mensaje ha funcionado muy bien porque, odio decirlo de manera tan directa... porque nosotros los latinoamericanos venimos de sociedades donde existe mucho racismo. Entonces, de alguna manera, es ´fácil explicar el desorden en términos raciales".

"El partido demócrata ba´sicamente ha servido en gran medida de apologista de todos los saqueos y motines señalando a racismo sistémico que categóricamente no existe en los Estados Unidos", apunta Schiling. "Los negros son menos del 13% de la población... dos veces salió electo Barack Obama. Si fuera una sociedad racista o si hubiera racismo institucional eso no sería posible. Piensa en el eslogan solo 'Las Vidas Negras Importan'. ¿Los latinos entonces? ¿Las vidas hispanas?".

Lo que funciona en Florida... es inocuo en Arizona

Mientras en Florida Donald Trump gana miles de adeptos, en Arizona un estado tradicionalmente republicano, el resultado fue totalmente distinto. Los latinos se organizaron para ir a votar en masa. Aquí la comunidad mexicana es la más grande, y la retórica de Trump sobre el socialismo no funcionó. ¿Existe un “efecto Arizona”?

"Los hispanos en Estados Unidos no son un cuerpo monolítico", explica Schiling. "Lo que es la comunidad hispana, por ejemplo en un estado como Arizona es muy diferente al sur de la Florida o a la Florida en general. Ahí hay concentrados más méxicanoamericano. Los hispanos que tradicionalmente han venido a la Florida tienen un trasfondo político importante. Y eso es fundamental para entender eso. En el caso de los mexicanos americanos, no. O sea, es netamente económico."

"En Arizona, como todo Estados Unidos, es un estado que se ha transformado demográficamente en los últimos años. Inclusive desde el 2016. Ha habido un gran flujo de California. Refugiados de los fuegos de California que se están mudando a diferentes parte del país", dice Gamarra. "Pero también ha habido un flujo de migrantes hispanos. Sobre todo inmigrantes mexicanos que son muy diferentes a los que tenemos aquí en Florida. Los mexicanos son tradicionalmente más liberales, en el sentido norteamericano, mucho más identificados con el partido demócrata".

Rogelio V. Solis/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Manifestación contra la criminalización de migrantesRogelio V. Solis/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

"Criminales", "narcotraficantes": las palabras que han podido generar el voto de castigo a Trump

De hecho el presidente Donald Trump no tuvo reparos en llamar a los migrantes de la frontera sur de estados unidos criminales y narcotraficantes. ¿Podría ser el resultado inédito de Arizona, un voto castigo contra Trump?

Eduardo Gamarra no cree que haya habido voto de castigo: "Si, claro, el mexicano se siente mucho más aludido con los insultos del presidente Trump, pero no creo que por eso hayan votado de manera vengativa contra el presidente Trump".

Julio Schiling dice que los adjetivos de Trump no revelan en él un racista. "Yo creo que podemos estar en acuerdo de que las palabras del presidente [Trump] no siempre, en mi apreciación, son las más correctas, ni el estilo se ajusta todo a determinado protocolo", matiza Schiling. "`Pero yo creo que esa es una narrativa que se ha vendido mucho, de que si Trump es racista... que no es cierto, pero sin duda los modos de expresión han trabajado en su contra, y eso los demócratas lo han explotado muy bien".

La gente ha estado diciendo durante años que deberíamos hablar con México. El problema es que México es un "abusador" de los Estados Unidos, que toma pero nunca da. Ha sido así durante décadas. Detendremos la invasión de nuestro país causada por traficantes de drogas, cárteles, traficantes de personas...
Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Publicado en su cuenta de Twitter el 2 de junio de 2019.

El voto latino es un voto muy diverso

Lo que hemos aprendido de las elecciones de noviembre es que el voto latino no es monolítico, y que entender al votante puede ser bastante complejo. ¿Cuáles son las necesidades de los latinoamericanos en Estados Unidos?

"Los latinos han aprendido en este estado que quizás la manera de llegar a algo es por la vía del partido republicano y no por el partido demócrata. El electorado latino de Miami Dade piensa en el sueño americano, y no en la lucha por los derechos civiles. Esos mensajes no son muy efectivos en esta comunidad", dice Gamarra.

Estopiñán describe a los votantes hispanos como "trabajadores y luchadores, y no quieren que el Gobierno los mantenga". "Habrá algún porcentaje bajo que quiere que el Gobierno los mantenga", opina Estopiñán, "pero la mayoría son personas que no tienen un trabajo, o dos trabajos, tienen hasta tres trabajos para poder ayudar a sus hijos. Ambos partidos cometen un error en no considerar las necesidades de los latinos. Porque los latinos, en un futuro lejano, vamos a ser la mayoría en este país".

Queda mucho trabajo por hacer para los dos partidos de cara al electorado latino, la comunidad minoritaria más importante y pujante del país. Los demócratas no pueden darlo por asegurado bajo cualquier circunstancia y los republicanos tienen terreno que ganar a sus rivales políticos.

Gracias por seguir la actualidad con The Cube. Déjennos sus comentarios en nuestras redes sociales Facebook, Twitter y Youtube.