Última hora
This content is not available in your region

Tormenta ETA | El futuro quebrado de cientos de miles de niños en Centroamérica

euronews_icons_loading
Un niño se tumba sobre un neumático hinchado en una calle inundada de Planeta, en Honduras
Un niño se tumba sobre un neumático hinchado en una calle inundada de Planeta, en Honduras   -   Derechos de autor  Delmer Martinez/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Las huellas de la tormenta tropical ETA tardarán muchos años en borrarse. Según un informe de la UNICEF, las vidas de 1,2 millones de menores de edad, contando niños, niñas y adolescentes, se han visto afectadas seriamente por su paso por Centroamérica. Eta, que tocó tierra el martes de la semana pasada como un feroz huracán y luego se transformó en una tormenta tropical, ha dejado más de 270 muertos y desaparecidos en toda la región. La UNICEF estima que unos 44.000 niños fueron llevados a refugiados junto a sus familias, dejando atrás un paisaje desolador: viviendas, escuelas y hospitales dañados por las inundaciones, puentes y carreteras destruidos, campos inundados y cultivos echados a perder...

Como ocurre siempre tras este tipo de desastres naturales, las autoridades sanitarias, que ya están desbordadas debido a las consecuencias de la COVID-19, temen que en las próximas semanas se produzcan brotes epidémicos. También preocupa la marea de pobreza que azotará a una región ya muy castigada económicamente y con grandes desigualdades sociales.

En Panamá, el Gobierno ha aprobado ayudas de emergencia para los agricultores de las zonas más afectadas, en especial de las Tierras Alta. Al paro provocado por la pandemia se suma el alza de precios en los productos agrícolas.

El panorama es aún peor en países como Honduras o Guatemala, donde en algunas zonas Eta descargó más agua que el tristemente célebre huracán Mitch. Tras su paso, hace 22 años, cientos de miles de personas migraron a otros países, muchos para siempre.