Última hora
This content is not available in your region

El Gobierno dirigido por mujeres de Finlandia cumple un año: ¿cuánto ha progresado el país?

Ministra de Educación Li Andersson, Ministra del Interior Maria Ohisalo, Primera Ministra Sanna Marin, Ministra de Finanzas Katri Kulmuni.
Ministra de Educación Li Andersson, Ministra del Interior Maria Ohisalo, Primera Ministra Sanna Marin, Ministra de Finanzas Katri Kulmuni.   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Finlandia protagonizó titulares internacionales hace un año, cuando Sanna Marin, de 34 años, se convirtió en la primera ministra en funciones más joven del mundo.

Pero eso no fue todo lo que lo que puso al país del norte de Europa en el foco de la actualidad mundial: Marin forma parte de un Gobierno de coalición de cinco partidos liderados todos por mujeres.

Con Marin entraron a este nuevo Gobierno: Li Andersson (Alianza de Izquierda), 32; Maria Ohisalo (Liga Verde), 34; Anna-Maja Henriksson (Partido Popular Sueco de Finlandia), 55; y Katri Kulmuni (Partido de Centro), 32.

Un año después, ¿cómo le ha ido a este Gobierno dirigido por mujeres?

AP Photo
El presidente francés Emmanuel Macron, a la derecha, saluda a la primera ministra finlandesa Sanna Marin durante una mesa redonda en una cumbre de la UE en Bruselas.AP Photo

"La igualdad es parte de la identidad del país"

Aunque las mujeres siguen estando muy poco representadas en los Gobiernos de todo el mundo, en Finlandia, Marin es la cuarta primera ministra.

"Tenemos una tradición de mujeres líderes en la política, por lo que no fue muy excepcional", explicó a Euronews Johanna Kantola, profesora de estudios de género en la Universidad de Tampere, quien dijo que los finlandeses empezaron a darse cuenta de que era especial tras el "bombo internacional".

"Somos un país pequeño, por lo que estamos muy interesados en lo que otras personas piensan de nosotros. La igualdad es parte de la identidad del país, así que la gente siguió muy de cerca lo que este Gobierno estaba haciendo".

Procedente de una familia de clase trabajadora, Marin fue elegida para el Consejo de la Ciudad de Tampere a la edad de 27 años y por primera vez al Parlamento de Finlandia en 2015.

Líder del Partido Social Demócrata, llegó al cargo tras una huelga de correos que obligó al anterior primer ministro y líder del partido Antti Rinne a dimitir.

Al igual que el Gobierno que fue elegido en abril de 2019 bajo Rinne, Marin tiene una agenda que incluye políticas progresistas sobre la igualdad de género y el cambio climático.

Pero la COVID-19 ha sido un desafío inicial para las cinco líderes del partido, ahora ministras en el Gobierno de coalición.

"Este primer año es el año de la pandemia. Así que la mayoría de las políticas que se han visto obligadas a hacer están relacionadas con la lucha de esta pandemia de la COVID", dijo a Euronews Kimmo Elo, investigador principal de Estudios Europeos de la Universidad de Turku, lo que significa que muchos de los planes de política del Gobierno aún no se han llevado a cabo.

Liderazgo femenino ante la pandemia

El Gobierno de Finlandia ha sido elogiado por su pronta respuesta a la crisis de la COVID-19. A diferencia de su vecina Suecia, que mantuvo abiertos la mayoría de los negocios, Finlandia cerró las escuelas y confinó al país el 16 de marzo con poco menos de 300 casos registrados del nuevo virus.

Para muchos expertos, está en una lista de países que parecieron reaccionar bien desde el principio, en parte debido a las claras y tempranas medidas para hacer frente a la pandemia.

"Lo que hizo que la respuesta fuera buena al principio y lo que se atribuyó a la primera ministra fue este tipo de habilidad de comunicación muy clara", dijo Kantola, quien añadió que Marin también confió en "expertos externos" para ayudarla a manejar la crisis.

Finlandia inicialmente redujo las infecciones por COVID-19 a menos de 20 nuevos casos diarios en julio y agosto, pero ahora está en medio de una segunda ola.

El liderazgo de Marin se ha vinculado al de otras líderes femeninos en anécdotas y estudios que sugieren que los países dirigidos por mujeres previnieron más infecciones y muertes.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Reading y Liverpool reveló que había una diferencia "significativa y sistémica" en el número de muertes y casos relacionados con la COVID-19 en países con mujeres al mando.

Ello se debía en parte a que "las mujeres dirigentes reaccionaban con mayor rapidez y decisión ante las posibles muertes".

En el estudio se analiza también el estilo de comunicación de las mujeres dirigentes y se sopesa el riesgo para la vida humana frente al riesgo para la economía.

La prueba de fuego para la popularidad del Gobierno de Marin

A pesar de esos éxitos tempranos, el Gobierno de Marin ahora se enfrenta a fuertes críticas por su respuesta a la COVID-19.

Finlandia está en medio de una segunda ola de la COVID-19 con cientos de contagios al día. Hasta ahora, ha habido menos muertes que durante la primera ola.

El canciller de Justicia del país dijo la semana pasada que la respuesta, la organización y la cooperación de los ministerios finlandeses eran insuficientes para luchar contra la pandemia.

"Según las explicaciones recibidas por el canciller de Justicia, la cooperación interministerial no funcionó inicialmente de manera eficaz y la división de responsabilidades dentro del Ministerio de Asuntos Sociales y Salud no fue lo suficientemente clara", detalló el Canciller de Justicia Tuomas Poysti en un comunicado.

Esta denuncia llega cuando el apoyo al Gobierno ha caído en las encuestas. La emisora nacional YLE apunta a una subida del apoyo al populista Partido Finlandés que amenza con superar a los socialdemócratas.

Esto se debe en parte a la vuelta a la "normalidad", según los expertos, puesto que la popularidad que el Gobierno disfrutó en marzo fue más bien atípico.

"Desde mediados del verano, la satisfacción con los partidos del Gobierno ha caído y una vez más la bajada [de la popularidad] que tuvimos en primavera con respecto a los partidos populistas ha cambiado, y se están recuperando en los sondeos de opinión en toda Europa", dijo Elo de la Universidad de Turku.

"La oposición de derecha se alineó en la primavera para apoyar al Gobierno en su lucha contra la crisis", dijo Anne Holli, profesora de política en la Universidad de Helsinki.

Pero los desacuerdos "entre el equilibrio de las preocupaciones económicas y las preocupaciones de política social/salud pública se han exacerbado desde el verano, ya que la oposición también ha agudizado sus críticas al Gobierno", añadió.

Avances clave hacia la igualdad de género

El Gobierno de Marin ha ya dado algunos pasos hacia políticas de género más progresistas, dicen los expertos.

Por un lado, ha recuperado el derecho de los ciudadanos a la atención infantil para los menores de siete años, que el anterior "Gobierno de derecha dejó de ejercer en 2016 después de 20 años de existencia y que ha sido aclamado como el sello distintivo del 'estado de bienestar favorable a las mujeres' finlandesas", dijo Holli de la Universidad de Helsinki.

Además, el Gobierno ha presentado propuestas para una nueva política de permiso de paternidad que concedería a los padres los mismos derechos a las madres.

Es un plan que cuenta con apoyo ya que el sistema actual "supone una carga excesiva para las madres en el hogar y es necesario que haya una mayor cuota para que los padres se queden en casa con los niños más pequeños", dijo Kantola.

En comparación con muchos otros países, es un programa muy progresista. Muchos países dan poco o ningún permiso a los padres.

Cuatro de las cinco mujeres líderes de los partidos finlandeses son menores de 36 años y también están utilizando las redes sociales para comunicarse mejor con la gente. Marin ha publicado fotos de su vida familiar, incluyendo la lactancia materna y otras fotos de su vida en familia.

"Muchas mujeres políticas en Finlandia están usando Instagram de maneras muy específicas para compartir su embarazo o el hecho de tener hijos pequeños y llevar una carrera política, por lo que también es cuestión de controlar esta historia por sí mismas", dijo Kantola.

Pero no siempre funciona de la manera que la gente quiere.

En un error inicial del año pasado, la ministra de finanzas de Finlandia, Katri Kulmuni, preguntó en una encuesta de Instagram si las mujeres y los niños vinculados al llamado Estado Islámico deberían poder volver al país.

Más tarde se disculpó por la acción que, según las organizaciones de derechos humanos, fue "mal juzgada".

Jussi Nukari/Lehtikuva via AP
Cuatro de las cinco mujeres líderes de los partidos finlandeses después de la primera reunión del nuevo Gobierno en Helsinki el martes 10 de diciembre de 2019.Jussi Nukari/Lehtikuva via AP

Los derechos de los transexuales o los inmigrantes, áreas estancadas

Muchos expertos dicen que es difícil juzgar al Gobierno actual porque no han avanzado en muchas de sus prioridades.

"Aún no estamos allí donde las verdaderas luchas políticas se ponen en marcha y donde podemos ver lo que se ha logrado", dijo Kantola.

Por ejemplo, las políticas sobre transexuales del país no son muy progresistas, según los expertos, aunque el Gobierno ha dicho que está comprometido a cambiar eso.

"Se habla de que es importante pero no hay progreso", dice Kantola. Por el momento, Finlandia sigue exigiendo a los transexuales que se esterilicen después de cambiar de género, una práctica que un informe de la ONU denunció como "tortura".

Mientras tanto, en septiembre, la Comisión contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa también pidió a Finlandia que "haga frente al creciente discurso de odio racista e intolerante" y "coordine mejor las actividades de integración de los inmigrantes".

Las próximas elecciones del país no están previstas hasta abril de 2023, por lo que si no se disuelve el Parlamento, el Gobierno seguirá teniendo tiempo para seguir su agenda, pero probablemente lo hará en medio de una situación económica complicada debido a la pandemia de la COVID-19.

Para muchos, sin embargo, queda por ver cómo este Gobierno cooperará para hacerlo.