Última hora
This content is not available in your region

La intensa agenda de los ministros de Exteriores de Hungría y Grecia

Por Euronews
euronews_icons_loading
La intensa agenda de los ministros de Exteriores de Hungría y Grecia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Había mucho en juego en la reunión que mantuvieron el lunes los ministros de Asuntos Exteriores de la UE. Las posibles sanciones a Rusia por la detención del líder opositor, Alexéi Navalni, ocupaban el primer lugar en la agenda. Pero, también estaban los esfuerzos para rebajar la tensión con Turquía. Tras las conversaciones, Euronews habló con el jefe de la diplomacia de Hungría, Péter Szijjártó, y con el jefe de la diplomacia de Grecia, Nikos Dendias, sobre los próximos pasos de la Unión Europea en sus asuntos más urgentes. Fueron entrevistados por los periodistas Sándor Zsíros y Efi Koutsokostarespectivamente.

©
Euronews©

Señor Szijjártó, usted estuvo en Moscú el pasado viernes. ¿Exigió la liberación del señor Navalni?

"Teníamos asuntos bilaterales muy importantes en la agenda. Tuve que negociar sobre la compra de vacunas a Rusia ya que, nuestro regulador nacional, ha aprobado la autorización del empleo urgente de la vacuna producida por los rusos. Y, por otro lado, tenía que asegurar el suministro de gas del país para el futuro, dado que nuestro acuerdo de compra de gas a largo plazo va a expirar el próximo otoño. Así que, teníamos cuestiones bilaterales muy importantes en la agenda y mis negociaciones solamente versaban sobre cuestiones bilaterales".

"Cuando se habla de la cuestión del gas, mucha gente, aquí en Bruselas, dice que Alemania debería simplemente detener los proyectos del llamado Nord Stream 2 por el asunto de Navalni. ¿Cree que es un escenario realista?"

"Bueno, creo que debemos dejar este asunto para que Alemania lo discuta y decida qué hacer. Lo que sé con certeza es que, la diversificación, cuando se trata del suministro de gas de Europa, ya sea en cuanto a la diversificación de rutas o de fuentes, es importante. El gas sigue desempeñando un papel muy importante en el suministro energético de todo el continente".

"Ahora, con la presidencia de Joe Biden, comenzará una nueva era en las relaciones entre Húngaros y estadounidenses. Hungría fue uno de los pocos países que apoyó abiertamente a Donald Trump. El primer ministro Orbán dijo que no tenía un plan B. ¿Tiene ahora el gobierno húngaro ese plan B?"

"No resulta, en absoluto, una exageración, decir que entre 2016 y 2020 tuvimos la mejor relación política de la historia entre los dos países. Y, eso, se debió sobre todo a una muy buena relación personal entre el expresidente de Estados Unidos y el primer ministro de Hungría. Lo que esperamos, ahora, es que el nivel de esta relación política siga siendo tan elevado como en los últimos cuatro años."

"Usted también criticó personalmente a Joe Biden y a su hijo. Si recuerdo bien, pidió que se aclarara su supuesto asunto de corrupción en Ucrania. ¿Se arrepiente de ello?"

"Creo que cuando se citan los hechos, hay que ser preciso porque, lo que ocurrió, fue lo siguiente. No critiqué a nadie porque no es mi trabajo discutir la calidad de los candidatos a la presidencia de otros países. Ahora bien, el presidente Biden criticó a Hungría y calificó al país de autocrático. Considero que esto es algo que demuestra una especie de falta de respeto y de confianza hacia un país. Aunque ocurrió en la campaña electoral, por lo que podría explicarse por el hecho de que en las campañas electorales se dicen cosas que luego no se repiten. Pero, obviamente, hemos pedido más respeto hacia Hungría en este sentido. Y estamos seguros de que si el nuevo presidente quiere tratar con Europa Central, estamos dispuestos a cooperar con él".

©
Euronews©

En el Gobierno húngaro, ahora, usted también es el responsable de la compra de vacunas contra el coronavirus, desarrolladas fuera del territorio de la UE. Y usted critica muy duramente la estrategia común de vacunas, de Bruselas; esto no es un secreto. Pero me gustaría saber si Hungría estaría mejor sin la estrategia común de vacunas, compitiendo con Alemania, Francia y otros países.

"Lo que veo es lo siguiente. El productor, al que la Unión Europea ha dado mucha prioridad, está suministrando más vacunas a Estados Unidos, al Reino Unido y a Israel en comparación con los Estados miembros de la UE. Esto es un hecho. Y creo que, al menos, hay que explicarlo hasta cierto punto. Las expectativas se exageraron mucho y ahora vemos que las entregas son mucho más lentas y contienen muchas menos vacunas de las que se suponía. Así que, todavía, algunas instituciones y burócratas europeos siguen atacando a los países que buscan fuentes diferentes o alternativas en este sentido. Para nosotros, la vacuna no es una cuestión política. Para nosotros, la vacuna no es una cuestión de ideología. Es una cuestión de vida de las personas a las que tenemos que salvar. Por eso negociamos con los rusos, o llegamos a cuerdos con Rusia, porque nuestro regulador nacional ha aprobado la autorización del empleo urgente de la vacuna rusa; ha autorizado que se utilice con urgencia en Hungría".

¿Quién se responsabilizará del empleo de la vacuna rusa?

"Mire, nuestro regulador nacional ha investigado la vacuna, tanto de forma física como de forma virtual. Hemos recibido muestras y se han realizado visitas a los lugares donde se producen estas vacunas. Se ha estudiado la correspondiente documentación y se ha dado el visto bueno a su empleo.Yo entiendo que a todo el mundo le gustaría hablar de cuestiones filosóficas. Pero, como el regulador nacional ha aprobado la vacuna basándose en la documentación y supongo que, teniendo en cuenta también los posibles efectos secundarios, yo, como político, no podía hacer otra cosa que llegar a un acuerdo con los rusos. Así que, las cuestiones científicas deben dejarse para los que están capacitados para ello".

"Cambiemos de tema. El pasado mes de diciembre, la Unión Europea aprobó, finalmente, el presupuesto para los próximos siete años. Y hay una nueva herramienta adjunta, que se llama mecanismo del Estado de Derecho. ¿Cree que debido a esto, Hungría recibirá menos fondos europeos?"

"No, es decir, ¿por qué habría de ocurrir eso? No tenemos ningún problema con las condiciones del Estado de Derecho y no tenemos ningún problema con las condiciones de la democracia porque somos un país demócrata y el Estado de Derecho se aplica en Hungría de forma muy clara".

©
Euronews©

¿Por qué el veto de Hungría?

"Por experiencia. Desde que estamos en el Gobierno nos atacan por cuestiones políticas e ideológicas. Se hacen llamar Estado de Derecho y no tienen nada que ver con las cuestiones del Estado de Derecho. Nos atacan por nuestras ideas sobre la inmigración, sobre la familia, sobre el patriotismo... no tiene nada que ver con el Estado de Derecho. Nos atacan continuamente por razones políticas, porque lo que hacemos es sencillamente indigerible para la corriente liberal internacional. Nos atacan por el éxito de nuestro enfoque patriótico, nos atacan por el éxito de nuestro enfoque democristiano".

"Ya, pero... 25 Estados miembros apoyaron este mecanismo. ¿Forman parte, todos ellos, de esa corriente liberal?"

"Nunca he comentado las posturas que adoptan otros países porque creo que se trata de una cuestión de mutuo respeto. Respeto sus posturas. Respeto que observen este asunto desde un ángulo diferente. No han sido atacados durante los últimos 11 años. Y entiendo que tengan un enfoque diferente al respecto. Nunca he dicho nada sobre ello. Creo que tienen derecho a hacerlo, al igual que nosotros tenemos derecho a ejercer el veto a este respecto. Porque el ejercicio del veto en esta cuestión y en otras cuestiones está asegurado o establecido como fundamento en el tratado de la UE. Considero que desafiar nuestro derecho a discutir, desafiar nuestro derecho a entrar en un debate es algo muy antidemocrático", concluye el ministro de Asuntos exteriores de Hungría, Péter Szijjártó.

En Bruselas, Efi Koutsokosta habló con el ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, el señor Nikos Dendias.

©
Euronews©

A pesar del llamamiento de algunos Estados miembros, incluidos los países bálticos o Polonia, los ministros de Exteriores decidieron abstenerse de imponer nuevas sanciones a Rusia por la detención de Alexéi Navalni. ¿Está de acuerdo con ello? ¿Cómo debería la UE tratar a Rusia en este momento?

"Bueno, estamos de acuerdo con la posición de la inmensa mayoría de los Estados miembros, expresada por Josep Borrell. Y esta posición es que debemos dar una oportunidad a Rusia para que recapacite. Y al cabo de 30 días, volveremos a discutir el tema".

Hablando de sanciones, las que se discutieron durante meses por las actividades ilegales de Turquía en el Mediterráneo oriental siguen en suspenso, a pesar de la decisión política del Consejo de la UE en diciembre. Hemos oído claramente al ministro de Asuntos Exteriores de Alemania decir que esta nueva atmósfera positiva creada recientemente por la parte turca no debería verse lastrada por nuevas sanciones. ¿Cree que el escenario creado recientemente, justifica que se quiten las sanciones de encima de la mesa?

"Si me permite, le diré que las sanciones no estaban sobre la mesa para ser retiradas. Por supuesto, Heiko Maas dijo exactamente lo que acaba de decir usted pero, no se discutieron las sanciones. No estaban en la agenda. Lo que se discutió fue la actualidad, como usted muy bien ha dicho. Se habló del enorme cambio en la política de Turquía, que ha pasado de una diplomacia 'bélica' a una especie de esfuerzo por persuadir a todo el mundo de que se está convirtiendo en un interlocutor normal y que va a discutir con nosotros sobre la base del derecho internacional. Bueno, esperemos a ver qué van a hacer los turcos".

Dice que todavía están sobre la mesa.

"La Unión Europea dice que las sanciones están sobre la mesa y la Unión Europea espera que no se apliquen. La forma de que no se apliquen es que Turquía se atenga al derecho internacional".

¿No ve riesgo en el hecho de que Turquía haga lo que quiera con esta actitud de positividad hacia la Unión Europea y, finalmente, vuelva a estar donde estaba antes?

"Bueno, esperemos que el presidente Erdogan y mi amigo Mevlut Çavusoglu vean claramente cuál es el interés de la sociedad turca. Yo soy una de esas personas que creen que el verdadero interés de la sociedad turca y de la propia Turquía es mantener buenas relaciones con la Unión Europea. Y, tal vez, quién sabe, en algún momento, en el futuro, que pueda llegar a ser miembro de la Unión Europea. Pero eso significa estrechar las relaciones y suscribir plenamente el acervo comunitario. Pero, permítame recordar que el acervo comunitario consiste también, por supuesto, en la Convención Internacional sobre el Derecho del Mar. Así que, Turquía, tiene que suscribirlo en algún momento".

©
Euronews©

Llegamos a las conversaciones preliminares que se reanudaron, por primera vez, después de cinco años. Me gustaría preguntarle, ¿cuál es su expectativa realista ante este proceso?

"Tengo que estar de acuerdo con quienes dicen que es un paso importante pero, si me permite, puedo decir que no es un gran paso. Las conversaciones preliminares no son negociaciones o conversaciones a nivel de embajadores, que tratan de definir los términos de referencia para entablar verdaderas negociaciones. Ha sido la primera reunión después de cinco años. Por cierto, Turquía detuvo las reuniones en 2016, no fue Grecia, como afirma Turquía. Volver a reunirse está bien. Vamos a ir más allá. Lo importante es que se han reanudado las conversaciones. Entiendo que se trató, simplemente, de una 'nueva reunión'. Veremos hacia dónde vamos a partir de esto".

¿Cuáles son sus líneas rojas en este proceso? ¿Hay alguna?

"Bueno, no definamos una discusión por líneas rojas sino que, tratemos de ver el lado positivo de las cosas. Turquía ha decidido, después de todo, que la diplomacia 'bélica' no conduce a nada y vuelve a esforzarse por lograr un entendimiento con Grecia, con Chipre, con la Unión Europea. Considero que esto es algo extremadamente importante y espero que podamos construir algo positivo sobre esta base".

En este contexto, la semana pasada, Grecia amplió sus aguas territoriales hacia el oeste y el mar Jónico. Por supuesto, dijo que planea hacerlo también en el este. ¿Sigue insistiendo en ello, a pesar, por supuesto, de las renovadas advertencias de Turquía sobre una acción militar si esto ocurre?

"Bueno, tengo que decir que esto fue anunciado por el primer ministro Mitsotakis en agosto de 2020. Y la ampliación de las aguas territoriales del país representa su propia declaración de derechos. No se trata de un derecho que tenga que negociar con nadie más. Así que se refiere a un derecho soberano de Grecia y el país lo ejercerá cuando el Gobierno griego crea que es el momento apropiado. Y además, aparte de eso, no va a negociar sobre esa base con Turquía, ni con nadie más".

©
Euronews©

Hablamos de las diferencias que Grecia tiene con Turquía en el Mediterráneo oriental. Nos centramos principalmente en el análisis de los recursos naturales. Hemos visto que Grecia ha llegado a muchos acuerdos con varios actores de la región, como Israel, Egipto, etc. ¿Significa esto que Grecia puede avanzar en ello sin Turquía?

"No queremos excluir a Turquía de nada. Esto es absolutamente erróneo. Se trata, exactamente, de lo contrario. Queremos involucrar a Turquía en todo. Pero bajo un conjunto de reglas, que son las reglas del derecho internacional. A Grecia le gustaría tener una relación cordial y mutuamente beneficiosa con Turquía. Creo que ese es el camino a seguir para Grecia, para Turquía... Es el camino a seguir, para todos".

Mirando ahora más allá de Europa, hay un nuevo cambio de administración en Estados Unidos. Sabemos que Erdogan acaba de perder a un muy buen amigo en la Casa Blanca. ¿Significa esto para usted que, ahora, la nueva administración será más favorable a los intereses de Grecia?

"Bueno, no buscamos favores de la nueva administración estadounidense. Y hablando de la amistad entre el presidente Trump y el presidente Erdogan, tengo que decir que Grecia no tiene ningún problema con el secretario Pompeo sino, todo lo contrario. El secretario Pompeo contaba con una gran comprensión de los problemas, de la región... creo que todo lo que trató de hacer fue recibido de manera muy positiva por parte de Grecia. La nueva administración Biden está formada por personas que tienen un profundo conocimiento de los Balcanes, un profundo conocimiento del sudeste de Europa, y saben cuál es la situación sobre el terreno. Así que, estamos deseando trabajar con ellos. Pero no porque, de nuevo, lo repito, esperamos favores de ellos, sino porque trabajar con gente que conoce la región, que conoce la zona, sería extremadamente útil para resolver las diferencias existentes".

Hemos oído a muchos líderes de la UE decir que quieren coordinarse en política exterior con la nueva administración en esta nueva era de relaciones transatlánticas. ¿Qué significa esto para ustedes?

"Bueno, seamos francos. Es muy importante que la Unión Europea y Estados Unidos estén en la misma línea. Al fin y al cabo, creemos en las mismas reglas y los mismos principios. Así que es muy importante que acerquemos posturas y que, sean cuales sean las diferencias que existan, intentemos resolver esos problemas y avanzar juntos. Hay un profundo entendimiento entre Estados Unidos y la Unión Europea. Y tengo que decir que esto es algo en lo que podemos basarnos", concluye el jefe de la diplomacia griega, Nikos Dendias".