Última hora
This content is not available in your region

La rebelión de los restaurantes franceses se salda con diálogo y sin servicio

Por Euronews en español
euronews_icons_loading
La rebelión de los restaurantes franceses se salda con diálogo y sin servicio
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Ver en Francia, hoy por hoy, un restaurante abierto, no es en absoluto algo habitual. Desde el pasado 29 de octubre las salas de estos comercios están cerradas en todo el país. Pero este lunes, Philippe Vieira decidió abrir su establecimiento en Villeurbanne, cerca de Lyon, para 40 comensales.

Como otros 320 colegas en todo el país, Philippe quiso así plantar cara a las autoridades, aunque finalmente no cumplió su objetivo. La amenaza del Gobierno de suspender durante un mes las ayudas estatales en caso de abrir, y de manera definitiva en caso de reincidir, acabó echando para atrás al restaurador.

A pesar de lo cual, la cocinado no se desaprovechó: Los 40 clientes disfrutaron de los platos en sus respectivas casas y la comida restante fue a parar a la Cruz Roja.

"El objetivo del día era abrir el establecimiento", reconoce Philippe, "pero nuestro ministro fue muy claro sobre las sanciones para los que abrieran. Yo necesito esas ayudas, y además si abría la policía tenía que entrar en el establecimiento y poner multas a todos mis clientes. El objetivo no era ese, era concienciar, y creo que lo hemos conseguido, tanto yo como otros colegas en este día excepcional".

A falta de una mesa donde sentarse, algunos clientes decidieron disfrutar de la buena música en directo instalada en el exterior del local para olvidar la penosa situación actual y ayudar a su vez a un sector del ocio también seriamente afectado.

"No tenemos suficientes vacunas, así que nos dan lecciones de porqué no deberíamos abrir", se lamentaba una clienta. "No deberíamos hacer esto, no deberíamos hacer aquello, pero al final no creo que sea algo bueno que el Gobierno nos esté dando lecciones".

Irónicamente, el restaurante en cuestión está justo al lado de la comisaría, y Philippe pudo al menos ser escuchado por la autoridad competente. Ningún propietario fue finalmente multado durante esta pequeña rebelión de los restaurantes, y el diálogo entre las partes fue la nota dominante.

Los restauradores, muchos de ellos al borde de la quiebra, piden al menos que se les permita abrir las terrazas, conscientes de que tal vez hasta mayo o junio no puedan reanudar sus negocios.